Pasar al contenido principal

Un grupo de científicos y economistas alertan a los gobiernos mundiales: el cambio climático va a acabar con el capitalismo que conocemos

Warren Buffett se toma un helado antes de una junta de accionistas de Berkshire Hathaway
Warren Buffett se toma un helado antes de una junta de accionistas de Berkshire Hathaway. REUTERS/Rick Wilking
  • El fin de los combustibles fósiles acerca el fin del capitalismo que hoy conocemos, según un grupo de investigadores finlandeses de una Unidad llamada BIOS.
  • Han publicado un informe en el que advierten de la necesidad de modificar nuestras infraestructuras energéticas y de transporte así como nuestros hábitos alimentarios.
  • El informe advierte que solo contamos entre 15 o 30 años para acometer estas medidas y considera que los mercados globales no son capaces de proporcionar una respuesta.
  • Apunta a los estados y los gobiernos: son ellos los actores "que están legtimados" para actuar, a pesar de que ahora aparezcan administraciones negacionistas como la de Trump.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

El capitalismo se acaba. Al menos el capitalismo tal y como hoy lo conocemos.

Es lo que acaban de decir un grupo de científicos de la Unidad de Investigación BIOS, radicada en Finlandia. Uno de sus portavoces, el economista Paavo Järvensivu, ha participado en un reportaje de BBC Mundo en el que detalla que "el capitalismo tal como lo conocemos ha dependido de la energía barata". Ahora, ha llegado una nueva etapa.

Para Järvensivu, la energía barata "ha sido el motor de este crecimiento que hemos visto en los últimos 200 años", pero "la era de la energía barata está llegando a su fin: si no disponemos de ella, no podemos tener este tipo de capitalismo".

Los mercados no son capaces de proporcionar soluciones al problema

Para este economista, la incidencia del cambio climático es evidente. Debido a su auge, muchos mercados y estados están acudiendo a energías que —de momento— requieren más esfuerzo generarlas y aun así son menos eficientes. "Se necesita un gran esfuerzo para cortar nuestra relación y dependencia de los combustibles fósiles".

Leer más: Un CEO ya cobra 278 veces más que sus empleados y en 1965 cobraba "solo" 20 veces más

Todo lo que detalla Järvensivu se relata pormenorizadamente en el informe que ha publicado su unidad de investigación, BIOS. El Informe BIOS, por ejemplo, considera que los mercados mundiales no están siendo capaces de proporcionar soluciones a este problema. No son suficientes para atajarlo. Por ello, apela a que los estados adquieran más protagonismo en la lucha contra el cambio climático.

El mismo documento no es el primero que avala esta tesis: la de que las teorías económicas que dominan hoy el escenario geopolítico se desarrollaron en momentos de abundancia energetica, con lo que "son inadecuadas para explicar el momento de agitación actual".

Vivimos un escenario similar al del término de la II Guerra Mundial

Järvensivu ha detallado en el reportaje de BBC Mundo que vivimos en un periodo similar al que tuvo Europa al término de la Segunda Guerra Mundial. "En el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, las sociedades reconstruyeron sus infraestructuras y prácticas; ahora necesitamos algo similar para que nuestras economías y nuestras prácticas puedan funcionar sin combustibles fósiles".

El científico considera que contamos con un margen de hasta 30 años para ello, aunque en cualquier caso puede entenderse como un plazo optimista que puede verse reducido únicamente a los 15 años.

"Tenemos que comenzar a ver cuáles son las tareas concretas a afrontar: por ejemplo, cómo vamos a reconstruir nuestros sistemas de energía y sistemas de transporte. Los gobiernos deben descubrir cómo hacerlo y cómo organizar la economía", apunta el portavoz de BIOS.

"El resultado debe ser una producción y un consumo que brinden oportunidades decentes para una buena vida, al tiempo que reduzca drásticamente la carga sobre los ecosistemas naturales".

Leer más: Es hora de un 'better capitalism'

A principios de agosto la ONU advertía que sería necesario cambiar los hábitos dietéticos y el consumo de carne de cara a reducir el cambio climático. En términos similares se expresa Järvensivu y el informe BIOS, ya que en BBC Mundo aduce que "los productos lácteos y la carne deberían dar paso en gran medida a dietas basadas en plantas".

Este informe además considera que son los estados y los gobiernos los únicos actores legitimados para afrontar estas medidas.

Sobre la llegada al poder de gobiernos negacionistas con el cambio climático, como es el caso de la administración Trump, Järvensivu lo tiene claro: "Ha habido más espacio para movimientos populistas que ofrecen soluciones fáciles que en realidad no lo son" porque los partidos progresistas "no han sabido proporcionar respuestas lo suficientemente buenas sobre cómo resolver los problemas de desigualdad".

Y además