Caravelo, la startup española que pretende revolucionar la manera en la que compramos billetes de avión con suscripciones a las aerolíneas al estilo Netflix

Parte del equipo de la startup española Caravelo.
Parte del equipo de la startup española Caravelo.
Caravelo
  • La startup española Caravelo ha creado una tecnología para que las aerolíneas puedan utilizar modelos de suscripción al estilo de Netflix o Spotify.
  • Las aerolíneas llevan meses advirtiendo de que muchas podrían quebrar ante el parón en los viajes por la pandemia del coronavirus, que les está impidiendo volar, y por tanto, ingresar dinero.
  • Por eso, asegura la startup, un modelo de suscripción anual podría contribuir a aliviar situaciones de parón en la facturación como la que ha generado el coronavirus.
  • Uno de los clientes de Caravelo es la aerolínea mexicana Volaris, que ofrece esta opción desde hace dos años. Una suscripción de un billete de ida y vuelta nacional cuesta 25 euros al mes, sin tasas aeroportuarias.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El parón en la movilidad a nivel mundial por la pandemia del coronavirus ha provocado un serio problema a las aerolíneas, uno de los sectores más afectados por esta crisis. Si no hay público que compre sus billetes de avión, se quedan sin ingresos, y sin ingresos se les complica pagar los alquileres de sus aviones, los parkings, y toda una serie de costes fijos.

Ante este tipo de problemas, una posible solución —parcial— pasaría por incorporar el modelo de suscripción, como Netflix, en el sector, que dé acceso a los viajeros a determinados servicios por una cantidad fija al mes, según propone la tecnológica española Caravelo.

Iñaki Uriz, su fundador y CEO, lo explica comparándolo con el caso de los gimnasios: sus clientes siguen pagando su abono mensual pase lo que pase, vayan o no, por lo que los gimnasios tienen garantizados esos ingresos, mientras que las aerolíneas ahora tienen que convencer a clientes de que compren billetes para facturar algo de dinero.

"Cuando viene una pandemia, tú lo primero que piensas no es 'me voy a borrar del gym porque no voy a ir'. Eso lo piensas en el mes dos, o habrá gente que ni lo piense. Desapuntarte de algo requiere mucho más esfuerzo que no hacer nada", narra. 

"Lo que sí ocurre es que todo el mundo deja de ir a Skyscanner [el comparador] a buscar vuelos para sus vacaciones. Eso se para radical. Pero lo que no se para radical es la gente que está suscrita y va pagando cada mes", apunta.

Así, aunque muchos gimnasios hayan decidido "devolver" estos meses abonados pero no disfrutados, por ejemplo, no pagando más una vez vuelvan a abrir, los establecimientos han contado con cash en plena pandemia... a diferencia de las aerolíneas.

25 euros al mes por un billete de ida y vuelta nacional: la propuesta de Volaris

Bajo esta premisa, Caravelo, fundada en 2010 con sede en Barcelona, y 40 empleados, lleva dos años trabajando de la mano de la aerolínea mexicana Volaris para ofrecerle su tecnología, que está detrás de su Vpass, o suscripción mensual.

La startup presume de ser la única que facilita esta tecnología a aerolíneas, y Volaris es, junto con Air Canada y Lufthansa, de las pocas que ofrecen un servicio parecido. 

Con dicho Vpass el cliente habitual de Volaris tiene acceso a un vuelo de ida y vuelta al mes por 639 pesos (25 euros), o a un vuelo de ida al mes por 399 pesos mexicanos (es decir, 16 euros).

También puede acceder a una maleta facturada por 299 pesos, 12 euros, más, y a otros servicios premium opcionales. Las distintas tarifas pueden consultarse en la web de la aerolínea. Todo ello sin contar las tasas aeroportuarias, que se pagan aparte. En marzo, la aerolínea contaba con 30.000 suscriptores.

Leer más: Aerolíneas 'low cost' como Ryanair, Easyjet o Wizz Air podrían jugar con ventaja para superar la pandemia frente a las grandes compañías, según anticipan varios analistas

Al pasajero le interesa por la personalización de servicio y el menor precio, a la aerolínea, por los ingresos que consigue y la segmentación

A Uriz le parece que el modelo de suscripción, frente al únicamente transaccional que ahora utilizan las aerolíneas, "está aquí para quedarse", y que eso va en beneficio tanto de las compañías como de los usuarios.

De las primeras, porque supone un modelo más "estable" y más "robusto", y porque con él se generan una base de clientes que las aerolíneas pueden segmentar, con los que pueden interaccionar y establecer relaciones a largo plazo.

De los segundos, porque, si son viajeros habituales, cuentan así con unos servicios contratados a su gusto, y lo único que tienen que hacer es seleccionar la fecha y hora del billete que más les convenga, "como cuando eliges una película en Netflix".

Estos servicios pueden ser distintos según la compañía, pero pueden incluir embarque prioritario, transfer con Uber de casa al aeropuerto y del aeropuerto al destino, maletas extra, etc.

Leer más: Los asientos de primera clase abren una inesperada fuente de ingresos a las aerolíneas cuando se empiece a volar tras el coronavirus

Caravelo ha rechazado compartir datos de sus ingresos o beneficio con este medio, pero su CEO asegura que durante los últimos 3 años han duplicado interanualmente su facturación. La startup apareció en 2018 en Business Insider España como una de las 20 startups y empresas españolas que iban a revolucionar nuestras vidas.

También se dedican a gestionar tecnología de chatbots para otras compañías.

LEER TAMBIÉN: Todo lo que debes tener en cuenta antes de viajar en avión durante el desconfinamiento

LEER TAMBIÉN: Este gráfico ilustra el desplome sin precedentes del transporte de viajeros en España por el coronavirus: así se evaporaron los viajes en autobús, tren y avión

LEER TAMBIÉN: Cabify descarta cambiar su sede de Delaware a España como prometió en 2018: "No hay ninguna ventaja fiscal"

VER AHORA: 10 años de Instagram: qué le espera a la red social en el futuro

    Más:

  1. Aerolíneas
  2. Coronavirus
  3. Aviones
  4. Trending
  5. Top
  6. España
  7. Startups
  8. Empresa
  9. Emprendimiento
  10. Smart Business