Europa seguirá usando carbón y energía nuclear para eliminar la dependencia energética de Rusia

Mina de carbón en Pensilvania.
Mina de carbón en Pensilvania.

Reuters

La Comisión Europea (CE) presentó el pasado miércoles, 18 de mayo de 2022, el Plan para poner fin a la dependencia de la UE con respecto a los combustibles fósiles rusos (REPowerEU). Eliminar la dependencia energética de Rusia supondrá, en lo económico, una inversión de 297.000 millones de euros. En cuanto a las medidas, destaca el hecho de que se usará más carbón y energía nuclear.

Tal y como apuntó el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, reducir el uso del gas natural, al menos en esta fase de transición, implicará utilizar carbón y energía nuclear durante más tiempo del previsto, con el impacto negativo en las emisiones que ello conlleva. 

Así están las reservas de gas en España: ¿hay riesgo de desabastecimiento por la invasión de Rusia a Ucrania?

No obstante, apuntó Timmermans, si paralelamente se acelera la introducción de energías renovables, "el efecto será el opuesto".

Además de lo comentado anteriormente, el plan se asienta en 3 patas básicas: ahorro de energía, diversificación del suministro de energía y despliegue acelerado de las energías renovables para sustituir a los combustibles fósiles en los hogares, la industria y la producción de electricidad.

Ahorro de energía

El ahorro de energía, anotan, es la forma más rápida y barata de hacer frente a la actual crisis energética y de reducir las facturas. Propone mejorar las medidas de eficiencia energética a largo plazo, incluido un aumento del 9% al 13% del objetivo vinculante de eficiencia energética en el marco del paquete Objetivo 55 de la legislación sobre el Pacto Verde Europeo

Además, desde la CE afirman que los cambios de comportamiento a corto plazo podrían reducir la demanda de gas y petróleo en un 5%. 

Por ello, animan a los Estados miembros a iniciar campañas de comunicación específicas dirigidas a los hogares y la industria y a que utilicen medidas fiscales para fomentar el ahorro de energía, como tipos reducidos del IVA para los sistemas de calefacción energéticamente eficientes, el aislamiento de edificios, y los aparatos y productos.

Diversificación de los suministros y apoyo a los socios internacionales

La UE, resaltan, lleva varios meses trabajando con socios internacionales para diversificar los suministros y ha garantizado niveles sin precedentes de importaciones de gas natural licuado (GNL) y mayores entregas de gas por gasoducto. 

Como siguiente paso, y reproduciendo la ambición del programa común de adquisición de vacunas, explican, la CE estudiará el desarrollo de un mecanismo de compra conjunta que negociará y contratará compras de gas en nombre de los Estados miembros participantes. 

Por añadidura, estudiará medidas legislativas para exigir la diversificación del suministro de gas a lo largo del tiempo por parte de los Estados y fomentará la adquisición conjunta de hidrógeno renovable. De hecho, en el Mediterráneo y el mar del Norte se desarrollarán grandes corredores de hidrógeno

Aceleración del despliegue de las energías renovables

Una expansión y una aceleración enormes de las energías renovables en la producción de la electricidad, la industria, los edificios y el transporte, reseñan, "acelerará nuestra independencia, impulsarán la transición ecológica y reducirán los precios a largo plazo. La Comisión propone aumentar el objetivo principal para 2030 en materia de energías renovables del 40% al 45%".

Entre las medidas contempladas en este apartado: 

  • Una Estrategia de energía solar de la UE específica para duplicar la capacidad solar fotovoltaica de aquí a 2025 e instalar 600 GW de aquí a 2030.
  • Una Iniciativa de energía solar en los tejados con la obligación legal de instalar paneles solares en nuevos edificios públicos y comerciales y edificios residenciales nuevos.
  • Duplicación de la tasa de despliegue de bombas de calor y medidas para integrar la energía geotérmica y solar térmica en los sistemas de calefacción urbana y comunitaria modernizados.
  • Establecer un objetivo de 10 millones de toneladas de producción nacional de hidrógeno renovable y de 10 millones de toneladas de importaciones para 2030, a fin de sustituir el gas natural, el carbón y el petróleo en industrias y sectores del transporte difíciles de descarbonizar. 
  • Un Plan de acción sobre el biometano, que establece herramientas como una nueva Alianza Industrial del Biometano e incentivos financieros para aumentar la producción a 35 millones de metros cúbicos de aquí a 2030, en particular a través de la política agrícola común.

Reducción del consumo de combustibles fósiles en la industria y el transporte

La sustitución del carbón, el petróleo y el gas natural en los procesos industriales, indican en el comunicado de la CE, reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero y reforzará la seguridad y la competitividad. 

El ahorro de energía, la eficiencia, la sustitución de combustibles, la electrificación y una mayor aceptación del hidrógeno renovable, el biogás y el biometano por parte de la industria podrían ahorrar hasta 35 millones de metros cúbicos de gas natural de aquí a 2030.

25 megaciudades son responsables de más de la mitad de las emisiones urbanas de gases de efecto invernadero a nivel mundial

Para aumentar el ahorro de energía y la eficiencia energética en el sector del transporte y acelerar la transición hacia vehículos sin emisiones, Europa presentará un paquete de medidas sobre la ecologización del transporte de mercancías, con el objetivo de aumentar significativamente su eficiencia energética.

Asimismo, estudiará una iniciativa legislativa para aumentar el porcentaje de vehículos sin emisiones en los parques automovilísticos públicos y empresariales por encima de cierto tamaño. 

300.000 millones de euros para eliminar la dependencia energética de Rusia

El ambicioso plan expuesto por la Comisión Europea para reducir la dependencia energética de Rusia, además de postergar la eliminación del carbón y de las centrales nucleares, supondrá una inversión total de 297.000 millones de euros (225.000 en préstamos y 72.000 en subvenciones).

Esto supone, subrayan, una inversión adicional de 210.000 millones de euros hasta 2027. Se trata, sostienen, "de un pago a cuenta por nuestra independencia y nuestra seguridad". 

Inciden, además, en que reducir las importaciones de combustibles fósiles procedentes de Rusia "también puede ahorrarnos casi 100.000 millones de euros al año. Estas inversiones deben ser realizadas por los sectores público y privado, así como a escala nacional, transfronteriza y de la UE".

Otros artículos interesantes:

Dinamarca construirá 2 islas que abastecerán de energía limpia a más de 10 millones de hogares en Europa

¿Nacionalizar la energía? Alemania baraja tomar el control de empresas para hacer frente al fin de las importaciones de gas ruso

Qué es el certificado energético, para qué sirve y cómo solicitarlo

Te recomendamos