La carga en marcha de coches eléctricos se pone a prueba en Italia con colaboración española

Los vehículos de prueba en la carretera construida para la inducción dinámica.
Los vehículos de prueba en la carretera construida para la inducción dinámica.

Stellantis.

  • Este modelo de electrificación vial se basa en tramos de carretera con receptores de vehículos y emisores de campos magnéticos bajo el asfalto.
  • La concesionaria española Aleática y la compañía de automoción Stellantis están desarrollando el sistema Dynamic Wireless Power Transfer.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La carga en marcha de los coches eléctricos podría estar cerca de solucionarse, y la inducción dinámica podría llegar para quedarse. 

En un mercado (el de los vehículos eléctricos) que sigue avanzando firme en su consolidación como alternativa a los vehículos de gasolina y diésel, la implementación de la inducción dinámica supone un factor diferencial para los próximos años.

Según avanza Cinco Días, la española Aleática (plataforma de concesiones que IFM compró a OHL en 2018) y la compañía de automoción Stellantis (la empresa alumbrada tras la fusión de Fiat Chrysler Automobiles y PSA), junto a un consorcio multidisciplinar de empresas, están desarrollando el sistema Dynamic Wireless Power Transfer (DWPT). 

Este modelo de electrificación vial se basa en tramos de carretera con receptores de vehículos y emisores de campos magnéticos bajo el asfalto. Si este sistema funcionara, podrían desarrollarse modelos de negocio de pago por recarga o incentivarse el tráfico por autopistas con peaje.

Para saber si todo este proyecto va a dar resultado, la concesionaria española Aleática y la compañía de automoción Stellantis han unido sus fuerzas y están utilizando la autopista A35 de Aleática en Italia, donde se están llevando a cabo las pruebas. 

El proyecto se encuentra en la tercera fase de su desarrollo, se ha construido un circuito con forma de anillo y un kilómetro de perímetro junto a la A35, y en este momento se analiza el resultado y eficiencia del sistema con un Fiat 500 y un Iveco E-Way.

Gracias al sistema Dynamic Wireless Power Transfer (DWPT), los vehículos eléctricos se recargan dando vueltas en el anillo, que es alimentado por una central de 1 MW. 

Esta interacción es posible gracias a que las placas o bovinas emisoras bajo el pavimento generan un campo magnético, con la aplicación de corriente alterna, que es recibido por el receptor que viaja a bordo. Y este transfiere la energía a la batería.

Uno de los desafíos ha sido el del diseño de una capa de rodadura lo suficientemente resistente, que preserve la integridad de los sensores y cableado y permita transmitir la energía de modo inalámbrico. 

Los patrocinadores del experimento creen haber dado con una estructura incluso más duradera que las construidas hasta ahora. Otro reto, este relacionado con las tecnologías de detectores de proximidad, es facilitar el alineamiento del vehículo con las placas de la carretera para maximizar la carga.

Pero la alianza italoespañola no es la única que está inmersa en un proceso de estas características.

En Suecia ya trabajan con el plan SmartRoad Gotland. Con financiación de la Administración sueca de Carreteras, el modelo de carga por inducción se prueba en los alrededores de la ciudad de Visby, en un tramo de kilómetro y medio de la carretera que va al aeropuerto. 

En Israel, la startup Electreon Wireless está desarrollando carreteras que pueden cargar vehículos eléctricos mientras se conducen.

Concretamente, la compañía comercializa su sistema a gobiernos, ciudades y operadores de flotas, con el objetivo de aumentar la eficiencia, al reducir el tamaño, el coste y el peso de la batería. 

Las bobinas eléctricas instaladas debajo de las carreteras pueden transmitir energía a los vehículos que circulen por ellas, cargándolas a medida que avanzan.

En 2019, la compañía presentó la primera carretera eléctrica del mundo y ha elegido empezar a trabajar en el ámbito del transporte público, en especial en los transbordadores entre estaciones de tren y aeropuertos. 

Según su web, la razón se debe a la gran población que hace uso del transporte público y su papel como gran contaminador. Además, la empresa espera expandirse hacia el sector de la economía colaborativa a través de los viajes, trenes y vehículos autónomos.

La carga de las baterías para vehículos, cada vez más rápidas

Más allá de que el desarrollo de estas carreteras sean capaces de cargar de manera inalámbrica la batería de los actuales vehículos eléctricos, se siguen dando pasos para reducir al máximo el tiempo de carga de las baterías de dichos vehículos.

Y aquí, Israel también está a la cabeza de las investigaciones. La compañía israelí StoreDot ha desarrollado una tecnología de batería de carga extremadamente rápida (XFC) capaz de recargarse en tan solo 10 minutos. 

La compañía que ha presentado esta tecnología lo ha denominado como el "primer prototipo de batería del mundo en silicio" y ha estado en desarrollo durante 3 años e incluye 5 patentes en el diseño de celdas. 

La batería de formato 4680 estará lista para la producción a escala en 2024, así como su celda de carga rápida de primera generación, que va dirigida al mercado de vehículos eléctricos. 

Otros artículos interesantes:

5 errores que todo nuevo comprador de coche eléctrico suele cometer

Los lentos tiempos de carga ahuyentan a los potenciales compradores de coches eléctricos: estas 5 startups están creando las baterías de carga rápida que podrían conquistarlos

La escasez de baterías para vehículos eléctricos se perfila como la próxima gran crisis de la industria automovilística

Te recomendamos