Los hongos que salvarán el mundo: reemplazar el 20% del consumo de carne de vaca por micoproteínas reduciría a la mitad las emisiones de CO₂

Carne de laboratorio

Getty Images

El mercado de las proteínas vegetales y la carne de laboratorio es una promesa en ciernes que no ha dejado de crecer en la presente década. Con importantes beneficios nutricionales, sabor cada vez más logrado, y la esperanza de que la escalabilidad reduzca sus precios, ahora un estudio cuantifica por primera vez las ventajas medioambientales de las alternativas a la carne convencional. 

"La carne de rumiantes proporciona proteínas valiosas para los humanos, pero la producción ganadera tiene muchos impactos ambientales negativos, especialmente en términos de deforestación, emisiones de gases de efecto invernadero, uso del agua y eutrofización", recalca la investigación, que ha sido publicada en Nature.

Según los cálculos de este análisis, reemplazar solo el 20% del consumo mundial de carne de res y cordero con alternativas a la carne podría generar relevantes reducciones en la deforestación anual y la contaminación por CO₂. De hecho, este cambio permitiría cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

"Con un cambio relativamente pequeño en el consumo de carne de rumiantes, las emisiones de gases de efecto invernadero de la deforestación tropical pueden reducirse considerablemente", dijo en declaraciones a AFP el autor principal, Florian Humpenoder, científico del Instituto de Investigación de Impacto Climático (PIK) de Potsdam.

La carne cultivada en laboratorio tiene letra pequeña: implica sacrificio animal por el uso de esta sustancia

En concreto, reemplazar gradualmente el 20% de la carne con micoproteínas reduciría a la mitad las emisiones de CO₂ relacionadas con la agricultura y la deforestación para 2050. Si se cambiase la mitad del consumo de carne roja, la bajada de la deforestación y la contaminación por CO₂ sobrepasaría el 80%.

El sistema alimentario mundial representa aproximadamente un tercio de toda la contaminación por carbono, y la producción de carne de res es el principal culpable dentro del sector agrícola, según el panel asesor de ciencia climática de la ONU.

Consumo de carne per capita

La industria ganadera constituye una doblen amenaza: por una parte, es la principal causante de la destrucción de los bosques tropicales —importantes sumideros de carbono—, convertidos en cultivos destinados a pastos para alimentar al ganado. Por otra, es la mayor fuente de metano, 30 veces más potente que el CO₂ en una escala de tiempo de 100 años. 

La carne falsa derivada del cultivo de células microbianas o basadas en hongos se somete a un proceso de fermentación, análogo al del vino o la cerveza. Estas células se alimentan de glucosa, como la procedente de remolacha o caña de azúcar, para la producción de proteínas, pero necesitan mucho menos terreno de cultivo que la carne roja. 

El secreto está en las setas: Innomy, la increíble startup española que planta filetes, salchichas o hamburguesas cultivando hongos fermentados en laboratorio

El estudio tiene en cuenta que si los agrícolas actuales y los patrones de consumo de carne continúan igual durante los próximos 30 años, se espera que el área global de cultivos agrícolas aumente en casi un millón de kilómetros cuadrados.

Los beneficios de la proteína hecha de microbios u hongos se extienden más allá del impacto climático y ambiental, según Hanna Tuomisto, investigadora de la Universidad de Helsinki, tal y como recoge Phys.org. Destaca que la micoproteína aporta proteínas de alta calidad, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales.

También se reduciría el uso agrícola del agua, junto con las emisiones de otro gas de efecto invernadero, el óxido nitroso.

Un mercado que sigue creciendo

La carne de laboratorio aspira a conquistar un mercado de 25.000 millones de dólares (unos 21.000 millones de euros) para 2030, según el informe Cultivated meat: Out of the lab, into the frying pan elaborado por la consultora McKinsey. 

Referentes del sector de la carne vegetal como Marc Coloma, CEO de Heura Foods, consideran que los animales "formarán una parte obsoleta de la cadena de suministro" en 2050 y apuntan a la proteína alternativa como la mayor "macrotendencia" en la industria agroalimentaria. 

En este marco, un informe de Bloomberg Intelligence estima que el mercado mundial de productos a base de plantas podría superar los 160.000 millones de dólares en 2030 y llegar a representar un 7,7% del mercado mundial de proteínas.

Las alternativas a la carne a base de plantas sobrepasarían así los 74.000 millones de dólares para final de la década, gracias al papel de compañías como Beyond Meat, Impossible Foods, Eat Just y Oatly.

Otros artículos interesantes:

Mucho más que hamburguesas 'falsas': 13 alimentos que las startups de 'foodtech' ya han conseguido imprimir en 3D o cultivar en un laboratorio

Quesos cheddar o gruyere sacados del laboratorio: una startup alemana capta 42 millones en la mayor ronda serie A hasta la fecha de una 'foodtech' europea

Pescado sin espinas, microplásticos ni mercurio: Portugal se atreve con la lubina cultivada en laboratorio

Te recomendamos