El carsharing Zity busca reponerse de las caídas de sus usuarios con una solución desinfectante que se aplica una vez al mes

El CEO de Zity, Javier Mateos.
El CEO de Zity, Javier Mateos.
Zity
  • La pandemia del coronavirus ha obligado a las empresas de carsharing a limpiar más a menudo sus vehículos, con el consiguiente aumento de costes, pero siguen sin tener los mismos usuarios que el año pasado.
  • Ahora Zity, el servicio impulsado por Ferrovial y Renault, acaba de integrar un desinfectante que promete mantener las superficies de sus coches libres de virus durante 30 días.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El servicio de carsharing Zity, impulsado por Ferrovial y Renault, está buscando recuperar la confianza de los usuarios en plena pandemia del coronavirus, para lo que acaba de integrar una solución desinfectante que promete mantener las superficies de sus coches libres de virus durante 30 días.

Así, la semana pasada la compañía empezó a utilizar un desinfectante de larga duración que ha desarrollado Ditecpesa, filial de Ferrovial, bautizado como LCS: Long Clean Surface. Por ahora, no ha aportado ningún certificado que pruebe su fiabilidad, pero desde la empresa apuntan que se están realizando tests para ello.

"El 20,7% de los usuarios de Zity no querría usar sus servicios durante la pandemia", afirma su consejero delegado, Javier Mateos, en conversación con Business Insider España, cifras con las que coinciden otros estudios independientes.

Ahora mismo, la empresa cuenta con entre un 60 y un 70% de los usuarios que estaban activos hace un año, y además estos realizan trayectos más cortos, entre un 15 y un 20% inferiores, "debido al menor tráfico, aunque son igual de largos en kilómetros". Asimismo, cada coche se usa de media entre unas 6 y 8 veces al día.

La limpieza de los vehículos, un quebradero de cabeza para las empresas de carsharing durante la pandemia

Hasta el momento, la limpieza de los vehículos de carsharing durante la pandemia ha supuesto un quebradero de cabeza para las empresas responsables, ya que han empezado a desinfectarlos más a menudo que antes, con el consecuente aumento de costes, pero al mismo tiempo ninguna ha asegurado que lo haga entre uso y uso, algo que ha podido generar recelos entre sus usuarios.

En la mayoría llevar mascarilla dentro de los vehículos solo es una recomendación, especialmente si viajan juntos no convivientes.

En el caso de Zity, la empresa asegura que sus equipos itinerantes desinfectaban los vehículos "varias veces" al día, así como cada vez que pasaba por la base, hasta esta semana. Con este nuevo producto que ahora implementa, "el 100% de las veces que una persona entre en un coche de Zity el vehículo estará totalmente desinfectado", indica Mateos, además, sin necesidad de que intervenga el personal.

Las empresas de sharing no pagan por el uso que hacen del espacio público: la tasa de Barcelona abre el camino para que los ayuntamientos recauden millones de euros cada año

La empresa también asegura que estas desinfecciones han supuesto un 20% de más de carga de trabajo para su plantilla de 60 personas, que gestionan una flota de unos 800 coches —con 370.000 usuarios registrados en Madrid y 25.000 en París—. No comparten cifras concretas, pero Mateos asegura que la pandemia "está suponiendo un sobrecoste muy importante". Aunque también concreta que esta solución desinfectante no busca rebajar costes.

"No hemos puesto el foco en el ahorro", constata, indicando que se trata de una "inversión potente", de nuevo, sin compartir cifras, así como que aun así la iniciativa "es rentable para la empresa". "Es algo que va a cambiar el juego del carsharing en medio de la pandemia".

Un momento peliagudo, pero que no interferirá en el boom del sector

En una encuesta elaborada por la web de investigación de compras de automóviles CarGurus entre estadounidenses, el 11% contestó en abril que no utilizarían más ni taxis, ni Uber y Lyft, ni coches compartidos, cuando terminase la pandemia. El 28% respondió que los usaría menos. De forma parecida opinan desde Articonf, un proyecto dentro del programa Horizonte Europeo 2020 que estudia la movilidad. 

"La pandemia del coronavirus ha afectado a la economía colaborativa, incluido el carsharing y los coches VTC", indican. "Por ejemplo, si quieres un piso de Airbnb, quieres que se haya limpiado especialmente, de forma que se garantice una completa desinfección. Si quieres usar Uber, necesitas confiar en que se han hecho esfuerzos para prevenir contagios del conductor o del vehículo. Pero los carsharing se enfrentan a aún desafíos mayores porque no es posible que sus dueños se hagan cargo del vehículo después de cada servicio".

Los vehículos de propiedad privada desaparecerán antes de lo que piensas, según el CEO de Vamos, la empresa española de renting que ha alcanzado la rentabilidad en menos de un año

Además, el coronavirus ha llegado en un momento en que el sector estaba experimentando un boom: casi 1.000 nuevas ciudades han lanzado servicios de carsharing en los últimos 3 años en todo el mundo.

Según un informe de la firma Strategy Analytics, las perspectivas del sector son positivas a pesar de las circunstancias, esperando un crecimiento interanual del 8,8% y del 8,3% en tamaño de flota e ingresos, hasta finales de 2025. En ese momento los ingresos del sector habrán sobrepasado los 5.600 millones de dólares y los 700.000 vehículos en todo el mundo.

LEER TAMBIÉN: El jefe de Lime en España cree que las bicicletas de Uber que acaba de adquirir podrían ser la solución para los ayuntamientos españoles que no tienen su propio sistema público

LEER TAMBIÉN: El CEO de Cooltra prevé un proceso de concentración en el sector del sharing en los próximos 18 meses que terminará con 3 o 4 actores globales como Uber y FreeNow

LEER TAMBIÉN: Los patinetes eléctricos sustituyen mayormente a caminar y a la bicicleta pero no al coche, según un estudio

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Coches
  2. Trending
  3. Top
  4. Movilidad
  5. Coche eléctrico