Pasar al contenido principal

Carsten Hoffmann, Director General de Lufthansa Group para España y Portugal, nos habla del futuro de la aviación: "La sociedad tiene que cambiar para que cada vez haya más mujeres pilotando aviones"

Carsten Hoffmann - Lufthansa
Javier Gómez
  • Carsten Hoffmann, 43 años, es Director General del Grupo Lufthansa para España y Portugal desde 2015, aunque en la compañía lleva 15 años desde que entró como becario.
  • Lufthansa Group es uno de los grupos de aviación más importantes del mundo, y el mayor en número del empleados, 120.000. Fue refundada en 1953 tal y como la conocemos hoy, aunque sus orígenes se remontan a 1926
  • En 2017 el Grupo Lufthansa facturó 35.579 millones de euros, un 12,4% más que el año anterior, con un beneficio neto récord de 2.364 millones, un 33,1% más respecto a 2016.

La aviación comercial se enfrenta a un futuro lleno de retos, y el Grupo Lufthansa, que además de la principal compañía que le da nombre incluye las líneas aéreas SWISS, Austrian Airlines, Brussels y Eurowings, va a seguir siendo uno de los actores principales.

La aviación comercial crece a un ritmo del 5% anual, lo que significa que a finales de siglo habrá 20 veces más vuelos que ahora. Mientras, al igual que sucede en el sector de la automoción, se debe asumir la subida del precio del petróleo, la búsqueda de nuevas formas de propulsión o la reducción de la contaminación acústica y las emisiones de CO2

En este año, el Grupo Lufthansa ha reducido su beneficio neto hasta septiembre en un 6% (1.742 millones de euros), precisamente por el aumento del precio del combustible -que supuso 536 millones más de costes con respecto al mismo periodo de 2017-, aunque también por los costes de integración de Air Berlin en Eurowings.

En España, para Lufthansa está siendo un año de récord, según su Director General Carsten Hoffmann, en el que se van a aumentar las frecuencias de vuelos de SWISS con Zurich y Ginebra (aprovechando la compra de los Airbus Serie C, los aviones más innovadores del momento) y el objetivo en el corto plazo es completar cada vez más puntos del mapa en España, además de convertirse en la línea aérea favorita para volar a Norteamérica y Asia.

Carsten Hoffmann llegó para dirigir las operaciones del Grupo en España en 2015, aunque su trayectoria en la compañía comenzó hace 15 años cuando se incorporó como becario. Además de los imponentes desafíos que debe abordar el sector, la compañía también quiere hacer una apuesta fuerte por el Better Capitalism.

Entrevistas institucionales

EL SECTOR DE LA AVIACIÓN

¿Volar en avión es ya un commodity o todavía tiene un margen de exclusividad? ¿Dónde está el valor diferencial de Lufthansa?

Para nosotros la clave está en la hospitalidad, nos consideramos "anfitriones a bordo", ofrecemos siempre comida y bebida gratuita, siempre de alta calidad desde First a Economy Class. También ofrecemos internet a bordo, que aunque es de pago, ofrece mucha calidad.

Por otro lado nuestras instalaciones en tierra también se distinguen por su alta calidad, más aún para los clientes VIP. Quiero recordar que la Terminal 2 del Aeropuerto de Munich que pertenece a Lufthansa tiene el reconocimiento de 5 estrellas, una calificación que apenas tienen 5 aeropuertos en el mundo. No podemos competir con precios, somos una línea aérea de calidad.

¿La tendencia de los usuarios es a mirar más el precio o la calidad en los vuelos?

No se pueden separar 100% estos grupos. Normalmente lo que se busca son las dos cosas, la relación calidad-precio. No vamos a ser nunca los más baratos, pero sí queremos ofrecer la mejor relación calidad precio. Desde luego que vamos a mirar precios y ser competitivos, pero siempre bajo el prisma de la calidad. Nuestra diferencia también está en las soluciones, cuando hay problemas tratamos de ayudar a nuestros pasajeros de la mejor manera posible, esa es una gran diferencia con las low-cost.

Carsten Hoffmann- Lufthansa
Javier Gómez

FUTURO Y MEDIO AMBIENTE

La subida del petróleo ha hecho que las acciones de Lufthansa y otras compañías áreas caiga, ¿acabará repercutiendo esta cuestión en el precio de los billetes?

Este año hemos tenido una subida de casi 550 millones de euros en combustible en los primeros 9 meses del año, y para el año que viene se prevén otros 900 millones más. Eso supone casi la mitad de nuestra rentabilidad.

La renovación de la flota es fundamental, invertimos en aviones que consumen mucho menos combustible. La Serie C de Airbus consume hasta un 25% menos que otros aviones similares. Otro buen ejemplo es el Airbus 320 NEO, que gracias a sus turbinas más eficientes consumen un 15% menos, y de esa forma tratamos de compensar estas subidas en los precios del petróleo.

Se trata de una apuesta también por el medio ambiente. Ten en cuenta que en nuestra compañía hay tres pilares de costes: infraestructura, personal y combustible.

La aviación tiene exenciones en los impuestos por el combustible en base a un acuerdo tras la Segunda Guerra Mundial que pretendía impulsar este sector, algo que se calcula supone unos 32.000 millones de euros anuales en ahorros para las aerolíneas, y es algo que puede cambiar en el medio plazo en base a una propuesta que se ha presentado en Bruselas. ¿Repercutirá en el precio del billete si finalmente se aprueba?

La aviación ya paga otros muchos impuestos. Te pongo un ejemplo, todos mis amigos piensan que yo tengo un gran descuento por trabajar en Lufthansa, y en realidad así es, pero en la práctica solo pago unos 10€ menos que ellos, y eso es por la cantidad de impuestos y tasas que se incluyen. En Alemania incluso hay una tasa que no existe en ningún otro país, por la cual se paga por cada despegue.

La aviación es un motor de internacionalización, es un motor de la economía, por lo tanto no tiene sentido frenar ese motor.

Pero la aviación es también uno de los grandes emisores de CO2, y el incremento de vuelos no hará si no agravarlas, ¿hay un futuro en la aviación sin dependencia del petróleo?

La aviación tiene muchos retos. Por un lado están las emisiones de CO2, está claro. Por otro el incremento de vuelos que ya provocan verdaderos atascos en los aeropuertos. Y a la vez, resulta que por un problema de ruidos los aeropuertos cierran 4 o 5 horas por la noche, lo que supone parar la producción de una "fábrica" entera durante un tiempo considerable. Algo impensable en otras industrias.

Nuestros ingenieros ya están trabajando en encontrar nuevas formas de propulsión, por ejemplo combinando el queroseno de siempre con el Bio Combustible, biodegradable. Si hizo una prueba de 6 meses entre Frankfurt y Hamburgo y los resultados son muy esperanzadores.

En cuanto a la electrificación, los primeros pasos se están dando en los coches que se utilizan en los aeropuertos, que ya son 100% eléctricos en algunos lugares de Alemania.

También se habla de modelos híbridos que puedan recargarse en pleno vuelo

No soy ingeniero y no puedo decirlo con seguridad, pero la infraestructura es clave, y para llegar a tenerla en una hipotética electrificación queda mucho tiempo. No hablamos de 2025, desde luego. Lo que sí puedo asegurarte es que nuestros nuevos aviones no solo consumen menos, también reducen el ruido a la mitad.

¿Y cómo ves las infraestructuras en tierra? ¿Tienen también que sufrir drásticos cambios?

 Quiero destacar de nuevo el tipo de aeropuerto que tenemos, sobre todo en Munich, Viena y Zurich, que no son excesivamente grandes y son muy cómodos. En ellos se puede conectar con otro vuelo en apenas 30 minutos. También estamos innovando mucho en el servicio de Apps que pueden ayudar de forma considerable a los pasajeros en su tránsito por los aeropuertos.

Carsten Hoffmann- Lufthansa
Carsten Hoffmann muestra la App que ofrece múltiples servicios a los usuarios. Javier Gómez

MIEDO A VOLAR

¿Por qué la gente sigue teniendo tanto miedo a volar?

Buena pregunta. Es curioso cuando la prioridad principal de la aviación es la seguridad. Uno de nuestros mejores ingenieros y pilotos me decía que las tres prioridades en la aviación son seguridad, seguridad y seguridad, y luego viene el resto. El miedo no se puede explicar. Pero todo lo que es posible hacer en seguridad, lo hacemos.

Ya sé que es un tópico, pero el avión sigue siendo el medio de transporte más seguro con mucha diferencia. En mi opinión tiene que ver con la pérdida de control, tú te sientas y no controlas nada.

Desde Lufthansa se ofrecen cursos para superar ese miedo a volar. Explican cómo vuela un avión o por qué se producen las turbulencias. Conozco a gente que lo ha hecho y han perdido definitivamente su miedo a volar.

¿Puede contribuir a eliminar ese miedo la aviación autónoma o todo lo contrario?

Actualmente la mayoría de los vuelos se podrían operar automáticamente, pero se sigue necesitando la intervención humana para volar con total seguridad. No veo en absoluto aviones sin pilotos. Sé que se está investigado con vuelos con un solo piloto. Tampoco lo veo porque los procesos de seguridad exigen mucha redundancia, todo se comprueba al menos dos veces.

LUFTHANSA POR DENTRO

Hablando de pilotos, las primeras mujeres piloto llegaron en 1988 a la compañía,  hoy hay ya unas 600 mujeres. Hay una previsión de contratar 900 nuevos pilotos en los próximos años con la idea de incrementar ese porcentaje, ¿cómo hacerlo sin caer en la discriminación positiva? ¿Cómo incrementar el porcentaje de mujeres piloto en un trabajo que tradicionalmente ha sido masculino?

Buena pregunta. Por supuesto que es algo en lo que debemos seguir trabajando por el bien de la sociedad. Hace unas semanas vi que empezaba el nuevo cursillo de formación de pilotos en Bremmen, y había como 30 personas en él, de las cuales solo 2 eran mujeres. El curso no tiene ningún requerimiento de género, y por eso resulta tan difícil de entender ese pequeño porcentaje de mujeres. Creo que el problema sigue estando en el concepto de sociedad, en la que todavía el papel de la persona que mayoritariamente cuida de sus hijos sigue estando en la madre, y eso es poco compatible con la profesión de piloto. Si eso cambiara quizá habría más mujeres en el curso. En tierra es mucho más fácil, porque las políticas de conciliación que tenemos en la compañía permiten una libertad mucho mayor

Sin embargo la profesión de auxiliar de vuelo también requiere pasar tiempo fuera y sin embargo hay muchas más mujeres.

Cierto, aunque también suelen tener turnos mucho más flexibles, en los que por ejemplo trabajan 5 días y luego libran 10. Es algo que quizá en el futuro se deba hacer con los pilotos también, aunque en este caso hay que tener en cuenta que se necesitan un mínimo de horas de vuelo para mantener la licencia de piloto. Además creo que es un problema cultural y de tradiciones, todavía hay profesiones que se asocian más a hombres y otras más a mujeres, y es algo que tenemos que cambiar. Dicho esto, en nuestra compañía la posición de pilotos está abierta por igual a hombres y mujeres, y por eso estamos este año celebrando los 30 años de las primeras mujeres pilotos en Lufthansa. Pero queda mucho camino por delante, eso está claro.

Carsten Hoffmann- Lufthansa
Javier Gómez

En verano se permitió volar a los auxiliares de vuelo en zapatillas, en un momento en el que es tan importante la calidad en el trabajo de los empleados y en la aviación sigue habiendo un gran componente de tradición y formalidad, ¿cuál es el margen de mejora?

La tradición no tiene por qué ser algo negativo. Nosotros nos sentimos muy orgullosos de nuestra historia. Pero es cierto que también tiene sus desventajas y en Lufthansa cuesta cambiar ciertas cosas. Dicho esto, en la compañía tenemos una cultura muy abierta, que se ve favorecida por el hecho de que muchos de nuestros empleados recorren muchos países a lo largo del año. Y surgen iniciativas divertidas, como el reciente sneaker day, un día en el nuestros empleados de uniforme podían acudir a trabajar en zapatillas de deporte. También hay una cultura de confianza, en la que el trabajo desde casa ya no es una excepción sino algo habitual. En Frankfurt hemos comenzado con el proyecto de oficinas abiertas, sin despachos para nadie ni siquiera los directivos, y cada persona tiene que buscar su mesa cada mañana, de forma que te sientas con alguien distinto y de un departamento diferente casi cada día y eso favorece que un porcentaje de empleados trabaje desde casa, porque ni siquiera hay sitio para todos al mismo tiempo en las oficinas.

También diría que hay otros valores como la curiosidad y las ganas de aprender o la hospitalidad y la actitud de servicio. Ten en cuenta que tenemos 126 nacionalidades distintas, y eso nos aporta un valor incalculable. Eso sí, no niego que también mantenemos fuertes rasgos de la cultura alemana, como la planificación, el método, y eso a veces nos lleva a tener poca espontaneidad.

¿Hay mucha rotación en la compañía?

No. Tienes un buen ejemplo conmigo, nunca he trabajado en otra compañía, toda mi carrera la he desarrollado aquí y es algo que le pasa a mucha gente en Lufthansa. Yo entré hace más de 15 años como becario, y aquí sigo. A la gente le gusta la compañía, y les gusta el trato que reciben de ella. También esto tiene su parte negativa, y es que a veces en algunos departamentos falta sangre nueva.

¿Y cómo estáis gestionando la digitalización?

Para nosotros es clave. Hemos invertido más de 500 millones de euros en proyectos de digitalización y tenemos nuestro propio centro de innovación en Berlín, donde trabajan en las apps que facilitan la vida a los viajeros. Incluso hay un programa para incorporar a nuevos perfiles digitales que impulsen ese proceso.

También hemos avanzado mucho en nuestro proyecto de etiqueta de equipaje electrónica . Y hemos empezado en Los Angeles un proyecto para realizar el embarque mediante datos biométricos, sin enseñar el pasaporte ni la tarjeta de embarque, lo que permitió embarcar a 350 personas en un Airbus 380 en menos de 20 minutos.

Ponme un ejemplo de cómo Lufthansa está contribuyendo a hacer del mundo un lugar mejor

Nos vemos como un motor de internacionalización, conectamos países y culturas, acercamos amigos, familias, etc. Para daros un ejemplo, tenemos una iniciativa que hemos puesto en marcha ahora que se llama Meet Me Half Way, con el objetivo de acercar a las personas, y consiste en encontrar el punto intermedio y el trayecto de vuelos adecuado para que dos personas que viven en lugares muy alejados del planeta se encuentren más a menudo. Eso lo puede gestionar cualquiera en nuestra web. Tiene mucho que ver con nuestro nuevo lema Say Yes to the World.

¿Qué tipo de iniciativas de RSC lleva a cabo Lufthansa?

Tenemos nuestra propia Fundación llamada Help Alliance, que incluye muchas iniciativas promovidas por nuestros propios empleados para recaudar fondos para proyectos principalmente destinados a los niños y a la educación. También recaudamos a través de subastas. Y lo mejor es que siempre hay una persona de Lufthansa liderando cada uno de estos proyectos, es decir, no se trata solo de recaudar y donar el dinero, sino de gestionar cómo se hacen las cosas desde la propia compañía.

Carsten Hoffmann- Lufthansa
Javier Gómez

ESPAÑA

¿Cuál es tu visión de España, desde el punto de vista de un ciudadano alemán que lleva tres años viviendo en España?

Hay notables diferencias. Por ejemplo en España hay todavía mayor vinculación entre empleados y compañía. También he notado un gran componente de creatividad, la gente trabaja de una forma más espontánea y con muchas ganas. Y las relaciones desde luego tienen mucha más importancia en España. Y la verdad es que ayuda mucho.

Cuéntanos tu trayectoria dentro de Lufthansa, llevas 15 años en la compañía...

Empecé dos años como becario en diferentes departamentos de la compañía, eso me ha ayudado a tener muchos contactos dentro de la compañía y también a tener una visión más global. Después pasé a ser empleado y de ahí a jefe de un equipo en Marketing. La gestión de equipos es un aprendizaje tremendo, el primero de ellos es saber delegar. Todavía en Alemania llegué a un puesto de dirección pero dentro de una estructura muy cerrada, dentro de un departamento muy coordinado, sin capacidad de decisión. Y eso es algo que quería cambiar, tanto salir del país como tener más poder de decisión. Y así llegó esta oportunidad de venir a España, donde llevo ya tres años. Desde entonces siento que he crecido muchísimo, tanto como persona como manager. Y el hecho de estar con un idioma, una cultura, unas costumbres diferentes… eso es todo un reto que te ayuda a madurar. Para mí es fundamental integrarme, y eso supuso un gran esfuerzo que me ha ayudado a crecer.

Carsten Hoffmann - Lufthansa
Carsten Hoffmann con Manuel del Campo, CEO de Axel Springer España y autor de la entrevista. Javier Gómez

Y cómo ves la situación en España, a todos los niveles, político, económico, el desempleo…

Es verdad que la tasa de desempleo todavía es muy alta, especialmente en una generación de jóvenes muy bien formados, que tienen que buscar otros empleos de menor calidad o irse fuera. Y también es cierto que la tasa de desempleo se ha reducido, pero aún existe mucho trabajo de condiciones precarias. Por otro lado, el PIB sigue creciendo a buen ritmo, a un 3%, el más alto en Europa Occidental.

Creo que un buen reto para España es hacer crecer el consumo doméstico, y seguir bajando la tasa de paro con empleos de mejor calidad.

¿Qué le dirías a nuestra audiencia más joven para animarles a trabajar en el sector de la aviación y en tu compañía en concreto?

Se trata de una generación muy preparada, pero desde luego los idiomas, al menos en inglés, es absolutamente fundamental. Trabajar fuera de España les puede ayudar, tanto en los idiomas con para conseguir tener una visión más amplia y más objetiva de tu país.

Si se lo pueden permitir, yo les diría que tras acabar la Universidad se dediquen a viajar, a aprender todo lo que puedan. Explorar y descubrir qué hay fuera. Tened en cuenta que la esperanza de vida y la vida laboral va a ser cada vez más extensa, así que que se tomen su tiempo, sin parar de aprender.

Te puede interesar

Lo más popular