Un juez casi se carga Telegram en España pero Twitch es el mejor sitio para ver fútbol pirata, pelis y series y nadie dice nada

futbol pirata

Generado por IA

  • Twitch tiene un enorme problema de piratería pero no se conoce ninguna denuncia en España por parte de las productoras contra el servicio de Amazon.
  • Hace un mes, Telegram estuvo a punto de ser bloqueada judicialmente en España precisamente porque sus usuarios comparten ilícitamente contenidos protegidos.

"La guerra por el abuso del copyright nunca terminó, simplemente se abandonó porque no hubo relevo de los que la sostenían".

Quien escribió estas palabras hace un mes fue el abogado David Bravo, una figura muy destacada por su desempeño durante años en el ámbito del derecho informático, la propiedad intelectual o la libertad de expresión.

Hace algo más de una década los debates en España en torno a los límites a la propiedad intelectual y la libertad de expresión adquirían especial relevancia. Fue un momento en el que el Gobierno de Rodríguez Zapatero trató de sacar adelante su impopular ley Sinde.

La SGAE de Teddy Bautista y su canon digital era la gran villana para muchos internautas y fue una época en la que en España irrumpió el movimiento hacktivista Anonymous y la máscara de Guy Fawkes, popularizada por la adaptación al cine de V de Vendetta, se empezó a ver en protestas por la calle.

Javier Tebas, presidente de LaLiga.

Tiempo después, en 2021, el Gobierno transpuso la directiva europea de copyright en la también polémica ley Iceta pero no se escuchó mayor ruido. Hace apenas unas semanas Javier Tebas y La Liga iniciaron una formidable ofensiva contra la piratería en el fútbol, intentando infundir miedo en los usuarios finales, y la bronca ahí quedó.

Hace ahora apenas un mes un juez de la Audiencia Nacional anunció el bloqueo en España de una aplicación de mensajería usada por millones de personas. En este caso, tuvo que rectificar a las 48 horas porque el magistrado entendió el alcance de su medida tras leer los medios. Ahí quedó la cosa.

"Todo está bien si seguimos teniendo TikTok, YouTube y recibimos dopamina por cada like. Esa es la internet que nos quedará. Otra tele", continuó Bravo en aquel mensaje, publicado en uno de sus perfiles en redes.

Telegram no colabora demasiado con las autoridades

La razón que motivaba el bloqueo de Telegram en España fue la falta de respuesta de la plataforma a los requerimientos judiciales que practicó la Audiencia Nacional en verano del año pasado, tras hacer curso de una denuncia presentada por Atresmedia, Mediaset, Movistar Plus y EGEDA, la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales.

En su escrito, las productoras acusaban a la plataforma de mensajería de permitir el intercambio no autorizado de sus contenidos.

Telegram a día de hoy no ha reaccionado a la polémica que ha protagonizado en España. La app fundada por Pável Dúrov no ha atendido a los medios ni se ha pronunciado sobre el casi bloqueo que se le iba a imponer aquí —en Brasil sí estuvo bloqueada varios meses acusada de obstaculizar la investigación de un grupo neonazi, por cierto—.

Pero es remarcable la diligencia que ha mostrado la justicia española para frenar la piratería en una app de mensajería —que, efectivamente, existe— cuando hay otras plataformas en las que hay contenidos protegidos por copyright que se están difundiendo con mayor facilidad.

Uno de ellos es Twitch, el popular servicio de streaming de Amazon que hace unos meses se sumó a la oleada de despidos masivos de la industria tecnológica.

No hay que llamar a equívocos. Twitch es "una de las plataformas más colaborativas a la hora de revisar y eliminar contenidos que infringen los derechos de propiedad intelectual", según reconocían fuentes de Red Points ya el año pasado a Business Insider España. Red Points es una de las startups españolas líderes en el mercado de la protección de marcas.

Y Telegram no lo es en absoluto.

Mientras que si en Twitch el propietario de derechos detecta y denuncia el uso fraudulento de sus contenidos, el servicio los elimina. Sin embargo, "es cierto que los contenidos en directo implican una rapidez y una proactividad superior para que la eliminación se produzca antes de la finalización del directo".

"Para ello es necesaria una solución tecnológica para poder encontrar y denunciar este tipo de infracciones de forma eficaz y a escala", abundaban las mismas fuentes de la firma española.

Twitch sí, pero tiene un problema cada vez más grande de piratería

Cuando se conoció el planteamiento del magistrado Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional para bloquear Telegram en España corrieron ríos de tinta. Algunos de ellos, de hecho, abundaban en cómo esto se producía sobre una plataforma extranjera registrada en las Islas Vírgenes y con sede en Dubái, y no sobre un titán tecnológico estadounidense.

El componente geopolítico es un factor a tener en cuenta, más cuando en EEUU el debate sobre una eventual prohibición de TikTok —de origen chino— está sobre la mesa. Sin embargo, algunos aspectos parecen explicarse más con el desconocimiento que con la intencionalidad.

Twitch goza de una enorme popularidad desde que su audiencia se multiplicara tras el estallido de la pandemia por el coronavirus. Aunque las métricas parecen estar disminuyendo en los últimos tiempos, lo cierto es que la plataforma ya no es únicamente un espacio para que aficionados a los videojuegos compartan sus partidas.

Estrellas como Ibai Llanos han logrado abrir el espectro de la plataforma a otros públicos, y fenómenos como la Kings League de Gerard Piqué están atrayendo al servicio a muchos aficionados al deporte. No en vano, el presidente de La Liga, ante el estreno de esta competición el año pasado, se acabó pronunciando: "Es un circo".

En Telegram hay piratería y poca colaboración de la propiedad de la plataforma para abordar ese y otros asuntos sobre moderación con las autoridades. Pero también es cierto que la búsqueda de esa piratería exige proactividad y unos conocimientos mínimos a los usuarios que quieran atreverse a indagar en un sinfín de canales y grupos de la aplicación.

Sin embargo, en Twitch, un servicio de retransmisiones en directo que goza de buena popularidad en España, es posible ver cómo la propia plataforma llega a recomendar a sus usuarios canales que están emitiendo en bucle series y películas protegidas por derechos de autor en canales de terceros. Basta echar un vistazo en categorías como Anime Squad.

Pantallazo de contenidos protegidos siendo emitidos en Twitch.

Business Insider España

En España es impensable que se plantee siquiera el bloqueo judicial de Twitch y por el momento no se ha conocido ninguna denuncia al respecto sobre la plataforma de Amazon por parte de las propietarias de esos derechos.

Eso no evita que muchos usuarios, en sustitución de la televisión lineal o de plataformas de streaming convencionales, opten por canales de terceros usuarios en servicios como Twitch para disfrutar de series de ayer y hoy tanto españolas como internacionales.

Desde Aída, Los hombres de Paco, Aquí no hay quien viva, La que se avecina a Cómo conocí a vuestra madre, Los Simpson, Padre de familia e incluso leyendas de la animación japonesa como Doraemon, Dragon Ball, Pokémon o Shin Chan.

El auge de plataformas de contenidos bajo demanda ha contribuido a que en España las ratios de contenidos pirateados se hayan desplomado, si bien en 2022 se detectó un incremento del 3,3%. La multiplicidad de ofertas, así como algunas medidas recientes —el fin de las cuentas compartidas, la irrupción de la publicidad en muchos servicios— puede explicarlo.

Buena parte del incremento se puede explicar con la facilidad que se puede consumir contenidos ilícitamente en algunas plataformas que no logran moderar a sus comunidades eficazmente. Antes había que hacer uso de servicios peer to peer o de clientes torrent. Hoy en día es complicado acceder a muchos de esos torrent porque muchas de las páginas que los compartían están censuradas.

Mientras la defensa de la propiedad intelectual ha vuelto a generar un dilema sobre la libertad de expresión, lo sorprendente es que haya plataformas alojando este tipo de contenidos de terceros. Ya no es extraño que una plataforma no logre moderar adecuadamente —es muy fácil encontrar series o pelis en Twitch—. Por supuesto, retransmitir esos contenidos contraviene las políticas de Twitch.

Lo extraño es que las propietarias de esos derechos no hayan presentado una demanda como la que se presentó frente a Telegram. Es cierto que muchos contenidos que se encuentran en Twitch son obsoletos o directamente nostálgicos, pero no son de dominio público igualmente.

Business Insider España intentó en 2023 consultar a varias televisiones o productoras qué pensaban de lo que sucedía en Twitch. No hubo respuesta por parte de la mayoría. Solo una productora respondió amablemente, declinando hacer comentarios.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: Redes Sociales, Televisión, Justicia, Twitch, Política Nacional, Internet, Streaming