Pasar al contenido principal

Inversores extranjeros, bancos centrales e instituciones europeas: estos son los dueños de la deuda pública de España y esta es la comparativa con otros países

Un inversor sonríe durante una subasta de bonos del Tesoro
Reuters
  • El 48% de la deuda pública española está en manos de inversores extranjeros, según los datos del Tesoro Público de septiembre.
  • Este dato está cerca del máximo histórico del 48,5% que se marcó en 2006.
  • En otros países, como Italia o Reino Unido, los inversores extranjeros aglutinan entre un 20% y un 28% de la deuda, mientras que en Austria representan un 66,5% y, en Chipre, un 76,5%.
  • Además de la presencia extranjera, el Banco de España y el BCE son dueños de un 21% de la deuda española y los bancos locales, de un 15%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La deuda del conjunto de las administraciones públicas españolas alcanzó en junio pasado su máximo histórico, al situarse en 1,21 billones de euros, equivalentes al 99% del PIB. A pesar de que se ha moderado en los últimos datos hasta el 97,7% del PIB, supone uno de los ratios de deuda sobre el peso total de la economía más altos de la UE y supera en más de 2 puntos porcentuales el objetivo para 2019.

En octubre de 2008, la deuda pública española marcaba su último mínimo, de 387.000 millones de euros. A partir de ese mes, espoleado por la crisis económica y los vaivenes de la prima de riesgo, el endeudamiento público se disparó, hasta casi cuadriplicar su volumen en algo más de una década, en pleno rally alcista en el mercado de deuda soberana a pesar de la caída en los rendimientos de los bonos.

Casi la mitad de la deuda, en manos extranjeras

De este modo, la deuda pública española equivale a 1,207 billones de euros y un 48,08% de esa cifra está en manos de inversores extranjeros. Esa presencia foránea en la tenencia de bonos, letras y obligaciones del Estado no supone una novedad, dado que en las últimas 2 décadas han supuesto más de un 40% del total, salvo en 2003, 2011 y 2012, como indican las estadísticas del Tesoro Público.

Leer más: El planeta se ahoga bajo el peso de una monstruosa deuda de 220 billones de euros, que equivale a un 320% del PIB mundial

Ese porcentaje se aproxima a su máximo histórico, que se alcanzó en 2006, cuando el 48,5% de los bonos, obligaciones y letras del Tesoro estaba en manos extranjeras. Además, esta presencia foránea ha ido aumentando de forma casi ininterrumpida desde 2011, cuando marcó su mínimo con un 34,55% en pleno debate sobre el rescate a la banca española, que se concretaría en junio de 2012.

Desde 2011, el Tesoro no desglosa por países los datos de tenedores extranjeros. Hace 8 años, Francia era el mayor dueño de deuda soberana española, con un 27%, seguido de los países del Benelux, con un 14%; Alemania, con un 9%; e Italia, con un 5%, mientras que a EE.UU. le correspondía apenas un 2%.

Esta baja presencia estadounidense se explica porque, como aseguró Miguel Otero-Iglesias, investigador del Real Instituto Elcano, en el blog del think tank, "mucha de la deuda española comprada por agentes estadounidenses tiene que estar canalizada por Londres y los países del Benelux". Respecto a China, el investigador consideraba que tenía en 2011 un 5,7% del total.

"Las estadísticas comunitarias sobre la estructura de la deuda nos llevan a pensar que ha habido una mayor demanda procedente de países terceros", destaca Aitor Méndez, analista de mercados de IG. "Tradicionalmente, países de nuestro entorno como Francia y Alemania eran los que más se interesaban por nuestra deuda pero, según Eurostat, en torno al 45% de la deuda española ya no está en manos de residentes de la UE", apunta el experto.

Concretamente, Méndez destaca que "el propio secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, reconocía recientemente en una comparecencia en el Senado que países como Japón duplicaron su inversión en deuda española en 2018". Además, el analista asegura que no hay que olvidarse de China, apuntando que su apetito "por la deuda soberana occidental es también sobradamente conocido".

El Banco de España y la banca privada lideran la inversión local

Como muestra el siguiente gráfico de Renta4, el 52% restante de la deuda soberana está en manos españolas. En concreto, el Banco de España y el Banco Central Europeo tienen un 21,33% del total, a pesar de que ambas instituciones no alcanzaban hasta 2014 el 5% del total. Los bancos centrales han incrementado su presencia en los últimos 5 años gracias a la flexibilización cuantitativa del BCE, como señala Aitor Méndez.

Tenedores de la deuda española en 2019
Renta4/Banco de España

El otro 31% de la deuda española se reparte entre inversores locales y la mitad de ese porcentaje corresponde a la banca. Las entidades españolas han ido reduciendo sus posiciones desde 2011, cuando contaba con el 30% del total, casi el doble que en la actualidad, aunque en términos reales se tratase de 20.000 millones de euros más que los 151.820 millones que atesoraba el pasado septiembre.

El analista de mercados de IG califica de "drástica" la reducción del porcentaje de deuda en manos de bancos españoles, afirmando que "se ha desplomado en apenas 5 años, desde el 29% que suponía en 2014, al 15,28% del último informe", al tiempo que señala que el porcentaje que ostenta el Banco de España "ha seguido el camino contrario, desde el 3,82%, al 21,33%" por el programa de compra de activos del BCE.

Tras la banca, aparecen las aseguradoras, con un 9,61%; los fondos de inversión, con un 2,85%; los fondos de pensiones, con un 1,49%; y las administraciones públicas, con un 1,06%, que han reducido drásticamente su tenencia de deuda española desde 2012, cuando contaban con un 10,6% del total. Mientras, los particulares cuentan con un 0,14% del total, muy lejos del 2% que alcanzaban antes de la crisis financiera.

¿Cómo se reparte la deuda en otros países?

Más allá de los cambios que ha experimentado el reparto de la deuda española en los últimos años, es interesante comparar esa distribución con la de otros países. El siguiente gráfico de Eurostat muestra cómo se reparte la tenencia de deuda soberana en los 28 y en Noruega, mostrando a los inversores extranjeros en color verde, al sector financiero local en azul y a los hogares y corporaciones no financieras en morado.

Cómo se reparte la deuda soberana en la UE y Noruega entre inversores locales y extranjeros
Eurostat

De este modo, la presencia extranjera en la deuda soberana europea oscila entre el 13% de Malta y el 76,5% de Chipre, aunque la media europea está por debajo del 50%, como sucede en España. De hecho, solo 12 países de los 29 analizados superan ese porcentaje, con Portugal y Bélgica en torno al 52%, Irlanda en el 59,7%, Finlandia con un 63,3% o Austria en el 66,5%, entre otros.

Mientras, España está entre los países con un menor peso del sector financiero local, que agrupa bancos y aseguradoras. En nuestro país, ese segmento supone un 25%, un dato similar a los de Chipre, Letonia, Irlanda o Lituania, pero muy lejos de los máximos que marcan los países escandinavos, con un 72,3% en Dinamarca o un 69,8% en Suecia, en los que hay una menor representación extranjera.

Leer más: Este gráfico explica por qué la deuda soberana en Europa no consigue volver a los niveles precrisis

Aitor Méndez considera que "la tendencia es muy similar en toda la región". El analista de IG apunta a la demanda intracomunitaria y señala que "países como Alemania y Francia presentan ratios de tenedores residentes en Europa muy similares a los de España, mientras que otros estados como la estable Dinamarca o la turbulenta Italia muestran un grado de posesión comunitaria muy superior, en torno al 70%". 

Si comparamos con más detalle a los dueños de la deuda española con los de otro país de la eurozona, como Italia, encontramos similitudes. Así, el BCE y el banco central local cuenta en España con un 21% del total y en el país transalpino con un 18%, según CEPS, que revela que los hogares italianos tienen un 5% del total de su deuda, mientras que los particulares españoles suponen menos de 2 décimas.

Fuera de la moneda única, las diferencias son aún mayores. Por ejemplo, los mayores inversores en deuda pública de Reino Unido son las aseguradoras y fondos de pensiones británicos, que ostentan un 31%, seguido de los inversores extranjeros con un 28% y del Banco de Inglaterra, como muestra este gráfico del Tesoro británico, en el que se refleja además cómo la banca ha ido ganando peso desde 2009.

Los dueños de la deuda británica desde 2003 a 2017
HM Treasury

Si extendemos la comparación más allá del Viejo Continente, el contraste es aún más chocante. En Japón, un país que ha duplicado su inversión en deuda española, la presencia extranjera es menos importante en la distribución de la deuda soberana y supone un 12,8%, según el Ministerio de Finanzas nipón, casi 4 veces menos del porcentaje que supone la inversión foránea en España o en la mayoría de la UE.

De este modo, el Banco de Japón es el mayor inversor en deuda local, con un 43,5%, seguido de aseguradoras y bancos, con un 19,6% y un 15,2%, respectivamente. Sin embargo, de forma similar a lo que sucede en España, la participación de los hogares en la deuda japonesa es muy minoritaria, en este caso de un 1,2% del total.

Y además