Pasar al contenido principal

La Fiscalía Anticorrupción pide imponer una fianza de 300.000 euros al exjefe de seguridad de BBVA implicado en el caso Villarejo

Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, y Francisco González, presidente de BBVA.
BBVA
  • La Fiscalía Anticorrupción pide a la Audiencia Nacional que imponga una fianza de 300.000 euros al exjefe de seguridad de BBVA, Julio Corrochano, implicado en el caso Villarejo.
  • La acusación asegura que Corrochano colaboraba con el encarcelado excomisario José Manuel Villarejo, al que se acusa de 14 delitos: 3 de cohecho, 8 de revelación de secretos, 1 de falsedad documental, otro de organización criminal y un último de blanqueo de capitales.
  • El expresidente de BBVA, Francisco González, tuvo que abandonar sus cargos en la entidad por sus vínculos con Villarejo, al que supuestamente ordenó espiar al exministro Miguel Sebastián.

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que imponga como medida cautelar una libertad bajo fianza de 300.000 euros al que fuese jefe de seguridad del BBVA Julio Corrochano, por su relación con el comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo en el marco de los trabajos que realizaba para la entidad.

Corrochano había sido citado a declarar este viernes en calidad de investigado, dado que se trataría del interlocutor con Villarejo en sus relaciones con el BBVA, contratos por prestación de supuestos servicios de inteligencia que se prolongaron durante una década a cambio de cantidades millonarias.

Leer más: Francisco González deja "temporalmente" BBVA hasta que acabe la investigación del caso Villarejo

Tras comparecer y acogerse a su derecho a no declarar, la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado que se le imponga esa medida cautelar sobre la que ahora deberá decidir el magistrado, según informan fuentes jurídicas.

Este viernes han comparecido asimismo Inés Ochagavía, que sustituyó a Corrochano en el cargo y otro de los responsables del área de seguridad del banco, Nazario Campo Campuzano. Ambos se han acogido a su derecho a no declarar alegando que la causa está secreta.

Mientras, el socio de Villarejo en la mercantil con la que contrataba el BBVA, Rafael Redondo, ha comparecido y sí ha prestado declaración.

Y además