Pasar al contenido principal

Los casos récord de coronavirus en Australia dan una pista de cómo será el invierno en el hemisferio norte

Coronavirus en Australia en invierno
Sandra Sanders

Reuters

  • En Australia es invierno, lo que anticipa cómo será la evolución del virus a partir de septiembre en el hemisferio norte, cuando llegue el frío. 
  • Según Bloomberg, allí se han contabilizado este jueves 723 nuevos contagios, la cifra más alta hasta la fecha. 
  • Ahora, en el país, las temperaturas mínimas parten de los 3 grados y las máximas están en los 17.
  • Descubre más historias en Business Insider España

En Australia es invierno. Su situación actual puede darnos una pista de cómo serán los venideros meses fríos del hemisferio norte. 

En algunos puntos del país, como en la ciudad de Melbourne, en el estado de Victoria, ha habido récord de casos, más de los que se registraron al iniciarse la pandemia. Según Bloomberg, allí se han contabilizado este jueves 723 nuevos contagios, 200 más de lo que había sido anteriormente su cifra más alta

Asimismo, en Melbourne se inició a principios de mes un nuevo confinamiento y se implantaron restricciones de movilidad para entrar y salir del estado. 

Leer más: Un estudio sugiere que los resfriados comunes podrían ofrecer protección ante el nuevo coronavirus

Mientras se confiaba en que el verano ayudase a remitir la transmisión del virus, se sigue sin saber cómo evolucionará la situación, una vez pase el calor. Efectivamente, el frío contribuye a los contagios. Y, en Australia, con temperaturas mínimas de 3 grados y máximas de 17, los casos han alcanzado récord. 

El país es un lugar al que mirar para hacerse una idea de lo que podría ocurrir en el hemisferio norte a partir de septiembre y anticipar la toma de decisiones. 

Que el coronavirus se expanda con mayor o menor dificultad también tiene que ver, entre otras cuestiones, con la humedad del ambiente. Según The South China Morning Postsi se reduce el vapor del aire en un 1%, las personas que contraigan el COVID-19 aumentarán un 6%. 

Leer más: "La mascarilla es para ti, no para la naturaleza", la campaña del Gobierno para evitar que los residuos sanitarios se tiren entre 300 y 400 años en el mar

A esa conclusión se llegó tras hacerse un estudio en el sureste de Australia entre enero y marzo, que analizó 749 casos de personas contagiadas. Según esos resultados, a los ambientes más secos, se suman los más fríoses la combinación que favorece una transmisión más rápida de la enfermedad. 

En ese sentido, el jefe de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió al inicio de la pandemia que no se podía afirmar que el virus iba a desaparecer en verano ni que los contagios eran estacionales. Lo que sí se ha analizado en diversos estudios es que el calor ayuda a luchar contra la enfermedad, mientras que el frío entorpece los esfuerzos para parar el virus. 

Y además