Qué es el CBD: todo lo que tienes que saber sobre sus beneficios, usos y riesgos antes de tomarlo

CBD

El CBD o cannabidiol es uno de los compuestos de la planta de cannabis Cannabis Sativa. Esta sustancia no contiene tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo que se encuentra en la marihuana. Por consiguiente, no causa los efectos asociados a su consumo habitual, es decir, no genera euforia ni adicción.

Su forma habitual es en aceite, aunque puede encontrarse en otras muchas formulaciones, desde vaporizados a cápsulas o productos de belleza como cremas. Incluso en alimentos,bebidas o suplementos, aunque su uso en alimentación no está aprobado en Europa.

La fiebre por esta sustancia se debe en parte a los beneficios para la salud que se le atribuyen al CBD. Combatir la ansiedad, el dolor muscular, el insomnio o ayudar a controlar el apetito o las cefaleas son algunas de las muchas propiedades a las que se ha asociado.

Si bien el CBD dispone de usos médicos aprobados para un número muy limitado de enfermedades (entre estas la epilepsia), no existe por el momento evidencia científica que respalde el resto de usos.

Qué es el CBD

El CBD, o cannabidiol, es el segundo ingrediente activo más frecuente en el cannabis. Las flores y los extractos de esta planta —también conocida como cáñamo o marihuana— contienen una amplia variedad de sustancias químicamente relacionadas, que se conocen en su conjunto como cannabinoides. 

El porcentaje de cada cannabinoide puede variar según la variedad de la planta y la técnica de cultivo. Los más estudiados son el THC y el CBD. El primero genera lo que se conoce como "colocón" —sensación de relajación y percepción alterada, signos asociados al uso recreativo del cannabis— mientras que el CBD no produce los efectos psicoactivos que el THC.

Esto es lo que le hace la marihuana a tu cuerpo y a tu cerebro

En 2017 el Comité de Expertos de la OMS en Farmacodependencia concluyó que, en estado puro, "el cannabidiol no parece ser nocivo ni conllevar riesgo de dependencia". 

¿Para qué sirve? 

Aunque se ha promocionado para una amplia variedad de problemas de salud, la evidencia científica hasta ahora solo respalda el uso del CBD como tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia infantil más severos,— como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), que generalmente no responden a los medicamentos anticonvulsivos—.

Actualmente, solo hay un tratamiento a base de CBD aprobado por los organismos sanitarios de EEUU, Europa y España (FDA, EMEA y Aemps, respectivamente). Se trata de Epidiolex, el primer medicamento derivado del cannabis, aprobado para estos trastornos convulsivos.

Se suele afirmar que esta sustancia ayuda contra la ansiedad, el insomnio, la pérdida de apetito, las migrañas, los problemas respiratorios, y que actúa como antidepresivo y analgésico. Un estudio en animales del European Journal of Pain sugiere que el CBD ayuda a reducir el dolor y la inflamación debido a la artritis. Pero hasta ahora la investigación sobre todo ello sigue siendo limitada.

¿Cómo se puede tomar el CBD?

De acuerdo a la legislación actual, el CBD no se puede incluir en alimentos o suplementos dietéticos.  Solo es legal su uso tópico, por lo que no puede consumirse oralmente. No obstante esto suele pasarse por alto en muchos productos comercializados. Administrados con cuentagotas suelen incluir como método de empleo tomarlo "diluido en agua"

Lo más frecuente es encontrarlo incluido en aceites, cremas, extractos o vaporizadores. Si se busca reducir la inflamación y aliviar el dolor muscular y articular, la mejor opción puede ser un un uso tópico con infusión de CBD, o incluso una bomba de baño, aconsejan desde Farmacia Angulo.

Riesgos y efectos secundarios

Según el portal médico de Harvard, los efectos secundarios del CBD incluyen náuseas, fatiga e irritabilidad. Puede aumentar el nivel de anticoagulantes y otros medicamentos en la sangre al competir por las enzimas hepáticas que descomponen estos medicamentos. 

Como enfatizan, hasta la fecha no se conocen la dosis terapéutica más efectiva de CBD para una condición médica en particular. Lo que hace difícil establecer una ingesta segura.

Desde la Biblioteca de Medicina de EEUU se señalan algunas advertencias especiales sobre los posibles riesgos del CBD.

  • Embarazo y lactancia: Los productos de CBD pueden estar contaminados con otros ingredientes que pueden ser dañinos para el feto o el bebé, por lo que no se recomienda el consumo.
  • Niños: El medicamento Epidiolex está aprobado para su uso en niños con ciertas afecciones que tienen al menos 1 año de edad. No está claro si otros productos de CBD son seguros para los niños.
  • Enfermedad hepática: Las personas con enfermedad hepática pueden necesitar usar dosis más bajas de CBD.
  • Enfermedad de Parkinson: Algunas investigaciones preliminares sugieren que tomar altas dosis podría empeorar el movimiento muscular y los temblores en algunas personas con enfermedad de Parkinson.

“Hay que reconocer que el CBD es un compuesto muy seguro y nadie ha demostrado efectos secundarios en estudios clínicos por debajo de 10 mg/kilo, que equivaldría a 600-700 mg por día en una persona normal”, indica sin embargo el catedrático de de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Manuel Guzmán que investiga los efectos terapéuticos del cannabis, en Cuídate Plus.

Como señala, la ingesta habitual en consumidores de aceites de CBD se sitúa en unos 20-30 mg al día, lo cual “supone un margen de seguridad bastante alto”. Ahora bien, “esto no quiere decir que dentro de 20 años no puedan empezar a aparecer efectos graves, pero es poco probable”, matiza.

Otros artículos interesantes:

Fiebre por el CBD: grandes empresas como Nestlé apuestan por este derivado del cannabis que ya mueve más de 2.000 millones de dólares solo en EEUU

Este es el aspecto que tiene la marihuana bajo el microscopio

10 datos sobre la marihuana en su Día Mundial: desde objetos históricos elaborados con cannabis hasta su reciente escasez en Jamaica

Te recomendamos