Cenar después de esta hora puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama, colon y próstata

Hora de cenar

Tristan Gassert/Unsplash

  • La hora de desayunar, comer o cenar puede contribuir a mejorar la salud y a prevenir la aparición de numerosas enfermedades.
  • Un estudio de 2018 concluyó que cenar antes de las 21.00 horas se asocia a un menor riesgo de padecer varios tipos de cáncer como los de próstata y mama.
  • La evidencia científica coincide en que la mejor estrategia es desayunar y cenar temprano, así como ayunar durante toda la noche. La razón principal es alinear la alimentación con el ciclo natural de luz y oscuridad que regula el ritmo circadiano.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El vínculo entre la alimentación y la aparición de enfermedades lleva tiempo siendo explorado por la comunidad científica: entre las comidas que ayudan a prevenir el cáncer destacan las verduras crucíferas, las legumbres, el aceite de oliva, los pescados azules, el ajo o los alimentos ricos en licopeno, como el tomate y la calabaza.  

Por otra parte, una dieta poco saludable es uno de los factores de riesgo de cáncer, según advierte la Organización Mundial de la Salud. Así, deberías reducir y minimizar en la medida de lo posible el consumo de carne roja, ultraprocesados, aceites hidrogenados, azúcares refinados, embutidos y alimentos quemados

Sin embargo, no es suficiente con comer bien. Además de aquello que pones en tu plato, el cuándo también importa: la hora a la que desayunas, comes y cenas influye en la aparición de futuros problemas de salud. 

Todo comienza por saber que tu organismo funciona con un ritmo circadiano que regula la liberación de hormonas, el cambio de temperatura y los ciclos de vigilia y sueño. Este proceso natural e interno está influido por la luz. Pero, además, puede alterarse por estímulos externos.

Lo explica la investigadora Anna Palomar en un reciente artículo en The Conversation. "El simple hecho de comer o hacer deporte mandan señales a nuestros relojes periféricos situados en órganos como por ejemplo el músculo, el páncreas o el hígado", afirma.

Son algunos factores que influyen en la cronodisrupción, que es la alteración prolongada en el orden temporal interno, un desajuste que predispone la aparición de diferentes patologías.

Uno de los principales causantes es el trabajo nocturno, categorizado por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) como probablemente carcinógeno. El turno de noche está ligado a un mayor riesgo de cáncer de próstata, mama y colon. 

Según este organismo, exponerse a luz artificial durante la noche reduce la producción de melatonina y puede debilitar el sistema inmunitario, así como empeorar los mecanismos de inflamación crónica. 

La hora de cenar puede aumentar o reducir el riesgo de cáncer

Cena

Louis Hansel/Unsplash

¿Cómo influye la hora de comer o cenar en el riesgo de cáncer? En especial cuando se habla de la última comida del día, las agujas del reloj son importantes: cenar tarde es un mal hábito y, en general, comer a deshoras puede impactar negativamente en la salud.

El dato procede de un estudio publicado en 2018 y liderado por Manolis Kogevinas, que concluyó que cenar antes de las 21.00 horas se asociaba a un menor riesgo de padecer cáncer de próstata y mama en comparación con cenar más tarde de las 22.00 horas.

Según la investigación, también es recomendable dejar un margen de tiempo de 2 horas o más entre la cena y la hora de dormir, ya que presenta un menor riesgo que entre quienes se acuestan inmediatamente después de cenar.

Ha habido más evidencias al respecto: otro informe de Bernard Srour con datos de NutriNet-Santé asociaba cenar más tarde de las 21.30 horas a un mayor riesgo de cáncer de próstata y mama, independientemente de la calidad de la dieta de los participantes, la práctica de deporte o el consumo de alcohol. La explicación puede residir en los mecanismos inflamatorios.

El ayuno nocturno prolongado, de más de 11 horas, también puede ser beneficioso en términos de salud: la investigación más reciente señala que está asociado a un riesgo menor de cáncer de próstata, aunque recalca que es importante desayunar temprano para romper el ayuno pronto. 

En definitiva, cenar pronto puede ser un considerable apoyo para reducir el riesgo de cáncer y alinearse con el ritmo circadiano de tu cuerpo. No olvides incluir granos enteros, fuentes de proteína de calidad, grasas saludables como el aceite de oliva, frutos secos, verduras y frutas frescas, mejor todavía si son de temporada.

Otros artículos interesantes:

Hacer 300 minutos a la semana de ejercicio moderado puede ayudar a reducir el riesgo de padecer algunos de los cánceres más comunes

Estos son los síntomas más comunes que podrían indicar que padeces Cáncer de próstata y los tratamientos e investigaciones actuales

¿Ayuda a dormir tomar un vaso de leche antes de ir a la cama? La ciencia responde

Te recomendamos

Y además