Pasar al contenido principal

La capacidad diplomática del CEO de Apple va a acabar determinando si el iPhone esquiva o no el impacto de la guerra comercial

Tim Cook, CEO de Apple
El CEO Tim Cook ha dicho que está centrado en averiguar cómo puede Apple mejorar la salud de las personas. Richard Drew/AP
  • El CEO de Apple, Tim Cook, tira de su relación con el presidente Trump para proteger a la compañía de una nueva ola de aranceles a las importaciones de productos chinos.
  • Apple presentó una solicitud ante el Representante Comercial de Estados Unidos para que quitará de la lista de productos con aranceles a los iPhone, las tabletas y los ordenadores de Apple. 
  • Trump y Cook se reunieron la pasada semana en la Casa Blanca para hablar de las relaciones comerciales. De la diplomacia de Cook podría depender los próximos resultados de la compañía.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La relación entre el CEO de Apple, Tim Cook, y Donald Trump se enfrenta a un tira y afloja y es que el ejecutivo de la compañía tecnológica trata de salvaguardar los intereses de Apple del impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Apple trata de esquivar el impacto de una nueva ronda de aranceles a las importaciones de productos chinos que el Gobierno de Trump tiene previsto aprobar. 

La compañía tecnológica se ha apoyado, hasta ahora, en la relación entre Cook y Trump para evitar que la guerra comercial afecte a la empresa tecnológica, una táctica que ya había utilizado previamente. Tanto es así que Trump definió a Cook como “ un amigo mío” que “ha traído mucho dinero de vuelta a nuestro país”.

La relación entre ambos podría ser clave para determinar el futuro de Apple, que realizó este jueves una solicitud ante la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos para que quitara de la lista sus productos. De esta manera, ni el iPhone, ni las tablets y ordenadores se verían sometidos a la última oleada de aranceles que el gobierno de Trump tiene sobre la mesa. Una propuesta que afectaría a los productos fabricados en China por un valor de 300.000 millones de dólares.  

Leer más: La demanda de Apple por abuso de monopolio no es ninguna sorpresa: solo hay que mirar su historial de demandas

En su carta, Apple señala que es uno de los mayores contribuyentes a las arcas públicas estadounidenses y que “los aranceles que Estados Unidos quiere aplicar a Apple podrían resultar en una reducción de la contribución de la compañía a la economía del país” y “pesarán sobre la competitividad global de Apple”. 

La pasada semana el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lightizer, hizo público que entre el 17 y 25 de junio tendría lugar un periodo de reflexión durante el cual las empresas podrían remitir sus comentarios a la propuesta de imponer unos aranceles del 25% a importaciones de productos chinos, valoradas en 300.000 millones de dólares.

La pasada semana, Cook visitó a Trump en la Casa Blanca en la que ambos hablaron de las relaciones comerciales, entre otras cuestiones. Aunque no ha trascendido la conversación entre ambos, los resultados financieros de Apple podrían depender de la capacidad diplomática de Cook. 

Leer más: Tim Cook desvela lo que Steve Jobs le dijo para convencerlo de que dejase su trabajo y se uniese a Apple aunque estaba al borde de la bancarrota

"Los productores chinos con los que competimos en los mercados globales no tienen una presencia significativa en el mercado estadounidense, por lo que no sufrirán el impacto de los aranceles. Tampoco lo sufrirán otros grandes competidores no estadounidenses. Un arancel, por tanto, inclinaría el campo de juego a favor de nuestros competidores globales", ha alertado la empresa.

Será durante la reunión del G20 la semana que viene en Japón que el presidente de Estados Unidos se reunirá con su homólogo chino, Xi Jinping en donde tratarán el tema de la guerra comercial. 

Y además

Lo más popular