Pasar al contenido principal

El CEO de Bankia dice que no tiene sentido imponer un impuesto "discriminatorio" a la banca

José Sevilla, director ejecutivo de Bankia
Bankia

Durante el transcurso de la presentación de resultados del segundo trimestre del 2018 de Bankia, José Sevilla, el director ejecutivo de la entidad, ha aprovechado para dar su opinión sobre el impuesto a la banca que se usaría para ayudar a pagar las pensiones

El sector bancario español demuestra una gran preocupación al respecto de este gravamen, tal y como ha quedado patente por declaraciones como la del consejero delegado del Banco Santander José Antonio Álvarez, quien creía que podría dar pie a una doble imposición o la del consejero delegado del BBVA Carlos Torres, que opina que generaría una "distorsión".

Incluso el Banco de España se ha pronunciado al respecto para advertir de que en su opinión, un impuesto especial a la banca encarecería el crédito y aumentaría las comisiones que las entidades cobran a sus clientes.

Así, Sevilla se une a las voces críticas del sector con la medida aduciendo a la necesidad de mantener la rentabilidad bancaria "el coste de capital está entre el 9 y el 10%, el gran reto que tienen los bancos europeos y en concreto los españoles es ser rentables, que empate al menos el coste de capital, por tanto, si esa es la situación tampoco tiene mucho sentido fijar un impuesto a la discriminatorio a la banca, porque lo que necesita es ser rentable".

Leer más: Bankia soporta el peso de la integración de BMN: gana 515 millones hasta junio, un 0,1% más

"La banca no necesita ser rentable para que los accionistas ganen más, sino que necesita ser rentable porque la rentabilidad es la antesala de la solvencia", proseguía Sevilla. "Si queremos ser solventes en un entorno que está regulado, donde si quieres crecer y dar más crédito tienes que tener unos ratios de capital mínimos, para generar esa solvencia necesitas ser rentable".

El director ejecutivo advierte de que además, este impuesto podría generar una desventaja competitiva a los bancos españoles,"Tener bancos europeos y avanzar en la integración bancaria, que es el compromiso de los gobiernos de Europa, implica un supervisor único y una regulación única, y creo que debería implicar una fiscalidad única. Deberíamos tener en Europa un marco fiscal que fuera el mismo y permitiera a todos competir en las mismas condiciones", ha explicado.

Así mismo, Sevilla asegura que este impuesto puede afectar negativamente a la cotización de Bankia: "Para los accionistas de Bankia es importante saber la carga fiscal que soportaremos y lógicamente, afecta a la cotización de los bancos".

Una cotización que en opinión del directivo ya se ha visto perjudicada simplemente por el haber planteado la posibilidad de la creación de este gravamen especial, "uno de esos puntos que afecta negativamente al desempeño de la banca en Bolsa ha sido la incertidumbre de no saber cuanto dinero van a ganar los bancos".

En el primer semestre del año, Bankia ha visto cómo el valor de sus acciones se reducía un 19,6%.

 

Te puede interesar