Pasar al contenido principal

El CEO de Destinia cree que el miedo de los viajeros por el coronavirus irá a más y lastrará al sector turístico

Amuda Goueli, cofundador y consejero delegado de Destinia.
Amuda Goueli, cofundador y consejero delegado de Destinia. Business Insider
  • El coronavirus, que ya suma más de 150 contagiados en España, empieza a impactar en el sector turístico.
  • El consejero delegado de Destinia, Amuda Goueli, cree que "el miedo de los clientes irá a más" y penalizará el consumo. Cuando el brote estalló en China, la agencia de viajes online implementó un protocolo para atender a sus clientes y abrió la puerta a que sus empleados trabajaran desde casa.
  • En el sector hotelero, Room Mate ofrece a sus huéspedes la posibilidad de cancelar o modificar su reserva en Italia a viajeros que no tenían ese derecho.
  • Vueling, Ryanair, Lufthansa, easyJet o British Airways han cancelado vuelos al país transalpino. El sector aéreo espera una caída en las reservas en las próximas dos o tres semanas y que luego la situación se estabilice.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El coronavirus empieza a dejar a los turistas en casa y, en el sector turístico, temen el potencial impacto del brote de COVID-19 en su negocio.

Amuda Goueli, consejero delegado de Destinia, cree que el escenario actual se complicará y que la demanda de viajes se ralentizará. 

"El que diga que el coronavirus no va a afectar en 2020, miente. La gente tiene pánico y, tarde o temprano, nos va a afectar. De hecho, ya lo está haciendo en Asia. Aquí no tanto porque el impacto es diferente dependiendo de las culturas", apunta. Y explica que "el significado de la muerte en Asia no es el mismo que en Europa; aquí supone mucho más". Amuda Goueli realizó estás reflexiones en el transcurso de una entrevista con Manuel del Campo, consejero delegado de Axel Springer España, dentro de la serie CEO Insider, que será publicada íntegramente este viernes.

En su opinión, esto "va a ir a más, no como enfermedad o como peligro, pero sí en forma de miedo. Y, si tienes miedo, no consumes. Eso es lo que más me preocupa ahora mismo", señala. 

Para intentar contrarrestar el efecto en su negocio, cuando se produjeron los primeros casos en China, la agencia de viajes online diseñó un protocolo para informar a sus clientes al detectar un repunte en las llamadas telefónicas. Sobre todo, de personas que estaban en zonas de riesgo. Además, Destinia ofreció a sus empleados la posibilidad de trabajar desde casa.

Leer más: Esto es lo que debes hacer si has viajado a una zona de riesgo y tienes los síntomas del coronavirus

Otras compañías, como las cadenas hoteleras Room Mate y Meliá, también han pasado a la acción. La compañía dirigida por Kike Sarasola ofrece a sus clientes la posibilidad de cancelar o modificar su reserva en Italia a viajeros que no tenían ese derecho y que iban a alojarse antes de 15 de marzo. Si el huésped decide anular la reserva, Room Mate guarda el depósito para poder usarlo durante los siguientes seis meses. Meliá, por su parte, lanzó una campaña de 72 horas permitiendo reservar con derecho a cancelación y con descuentos de hasta el 45%. 

Aviones en tierra y parón en la compra de billetes de avión

Mientras los hoteles intentan sostener la demanda, las aerolíneas ya se han visto obligadas a modificar su planificación. Vueling, Ryanair, easyJet o British Airways han cancelado vuelos a Italia, uno de los países más afectados por el coronavirus en Europa, y Lufthansa se ha visto obligada a dejar en tierra un 25% de su flota de aviones de corto y medio radio. Antes, otras compañías aéreas como Iberia ya habían suspendido temporalmente sus conexiones a China, donde se originó el brote.

Pero, aún así, hay un cierto optimismo en el sector aéreo. Los principales directivos de la industria, reunidos en Bruselas en un encuentro organizado por la patronal europea Airlines for Europe (A4E), esperan una caída significativa en la demanda de vuelos en las próximas dos o tres semanas y una estabilización a partir de entonces, si se replica el patrón de consumo de Asia. 

Y piden a la UE que una serie de requisitos de salud comunes para viajar hacia y desde las regiones afectadas.

Y además