El CEO de Moderna afirma que es "razonable" sugerir que la pandemia del COVID-19 está en su fase final

Stephane Bancel, CEO de Moderna.
Stephane Bancel, CEO de Moderna.
Reuters

El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, ha declarado que es "razonable" considerar que la pandemia de COVID-19 está a punto de terminar.

En declaraciones al programa Squawk Box Asia de CNBC, este miércoles 16, sobre si pensaba que la pandemia estaba en su fase final, Bancel ha respondido: "Creo que es un escenario razonable".

Bancel ha dicho creer que hay "alrededor de un 80% de posibilidades" de que, a medida que el virus evolucione, sea "cada vez menos virulento".

Si este fuera el caso, el ejecutivo de Moderna aún espera que las personas mayores de 50 años y aquellas con alto riesgo de enfermedad grave reciban la vacuna de refuerzo contra el COVID-19 cada año.

"Este virus va a permanecer con los humanos para siempre, como la gripe, y tendremos que vivir con él", ha afirmado.

Una cuarta dosis de la vacuna podría ser necesaria en otoño de 2022, según el CEO de Moderna

Sin embargo, Bancel advierte de que sigue existiendo una posibilidad —que cifra en un 20%— de que la próxima mutación haga que el virus sea más virulento que la variante ómicron.

"Creo que hemos tenido suerte como mundo de que ómicron no sea muy virulento, pero aun así estamos perdiendo miles de personas que mueren cada día en todo el planeta. El virus es imprevisible", ha matizado.

Los expertos parecen estar de acuerdo en la imprevisibilidad del virus, pero no necesariamente en la predicción más optimista de Bancel

Margarita del Val: "España, con cautela, a lo mejor acaba la pandemia para la primavera del próximo año"

Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College de Londres (Reino Unido), ha publicado en Twitter este miércoles que no hay "ninguna teoría significativa" de que el virus que causa el COVID-19 estuviera mutando para ser inherentemente menos virulento.

Por su parte, Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown (EEUU), ha manifestado el mismo día en la red social que no existe "ninguna garantía" de que las futuras variantes fueran menos virulentas. 

"Una gran oleada puede ser mortal", ha recordado, antes de añadir que, por delante de cualquier variante futura, la atención debe centrarse en conseguir que más personas se vacunen y reciban la dosis de refuerzo contra el coronavirus. 

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, advirtió a finales de enero que era "peligroso" asumir que ómicron sería la última variante que surgiría durante la pandemia o que "estamos en el final del juego". Aprender a vivir con COVID-19 no puede significar "apostar por un virus cuya evolución no podemos controlar ni predecir", apuntó.

Otros artículos interesantes:

Una cuarta dosis de la vacuna podría ser necesaria en otoño de 2022, según el CEO de Moderna

Margarita del Val: "España, con cautela, a lo mejor acaba la pandemia para la primavera del próximo año"

La OMS recuerda que es probable que surjan nuevas variantes del coronavirus: "Esta pandemia está lejos de terminar"

Te recomendamos