Pasar al contenido principal

La estrategia del CEO de Revolut para alcanzar objetivos: trabajar los fines de semana

Nikolay Storonsky, CEO de Revolut [RE]
Nikolay Storonsky, CEO de Revolut Storonsky
  • Nikolay Storonsky, CEO de la fintech Revolut, sugiere a sus empleados una estrategia para alcanzar objetivos y no ser despedidos: trabajar los fines de semana.
  • Así se desprende de una conversación de Slack filtrada por un exempleado de Revolut en la que Storansky coacciona a la plantilla para alcanzar KPI.
  • Storansky anunciaba entonces que cualquier empleado "con un rendimiento por debajo de las expectativas" sería "despedido sin ningún tipo de negociación".

Nikolay Storonsky, CEO de la fintech Revolut, sugirió en primavera de 2018 a sus empleados una estrategia para alcanzar objetivos y no ser despedidos: trabajar los fines de semana si es necesario.

Es lo que se extrae de la conversación de Slack filtrada por un exempleado de Revolut y publicada en este artículo de Wired, en la que Storansky coacciona a la plantilla para alcanzar los KPI prefijados.

El castigo por no llegar a objetivos era ejemplar: Storansky anunciaba entonces que cualquier empleado "con un rendimiento por debajo de las expectativas" sería "despedido sin ningún tipo de negociación".

Leer más: MásMóvil asegura que son un operador "racional" y evitarán competir con promociones agresivas

El mensaje de Storansky dirigido a la plantilla comenzaba instando a alcanzar objetivos colectivos para poder disfrutar de un bonus (individual) a mitad de año: "Si tu equipo no alcanza los KPI [...], tu bonus será de cero incluso si contribuyes enormemente. Así que, ¡presiónales!".

Storansky proseguía: "He advertido que muchos jefes de producto / líderes de equipo están significativamente por debajo de objetivos y siguen sin trabajar los fines de semana para alcanzarlos. Solo hay una regla: aquellos con un rendimiento 'significativamente por debajo de las expectativas' serán despedidos sin derecho a negociar tras la revisión".

El personal despedido por no haber logrado alcanzar los KPI, independientemente de la razón —como una enfermedad u otra circunstancia personal—, podría exponer a la empresa a reclamaciones por despido improcedente, por discriminación, o por ambos, según explica en el mencionado artículo Andrew Gray, fundador de Truth Legal, una firma especializada en derecho laboral.

Captación de 200 clientes por parte de los candidatos a un puesto

Esta agresiva estrategia para alcanzar objetivos provocó en aquella una oleada de despidos y dimisiones entre los country manager de la compañía. Sin embargo, no es la única práctica de Revolut que coquetea con la ilegalidad.

El pasado mes de octubre, El Diario desvelaba la historia de Laura, una candidata al puesto de directora de desarrollo de negocio de Revolut en España a la que se le pidió durante el proceso de selección captar a 200 clientes, que debían meter cada uno 10 euros en la aplicación.

"Buscaba trabajo y vi esta oferta. Me parecía interesante desarrollar la marca en España. Cuando terminamos de hablar, me dijeron que había sido positivo y que me mandarían una tarea", explicaba entonces Laura.

Leer más: Estos son los trabajos que un robot nunca podrá quitarle a un humano

"Me enviaron el challenge [reto en ingles], con un link para compartir y un kit de marketing para que imprimiera carteles. En siete días comprobarían cuántos clientes había conseguido. A partir de 200 estaba bien", narraba.

"Lo pensé y me pareció abusivo. Juegan con gente que busca trabajo con muchas ganas. Es trabajo gratis".

Por su parte, un portavoz de la compañía asegura a El Diario: "Nunca hemos tenido quejas. Es un argumento tonto: tú no pides a nadie que haga una rutina de trabajo. Simplemente mandas una tarea para ver sus habilidades. Las compañías tecnológicas buscan a los mejores y más brillantes y esta es la mejor forma. Todo el mundo puede hablar y decir lo increíble que es, pero el empleador tiene que saber si tiene las habilidades".

Y además