Este curioso experimento explica por qué te cuesta más dormir en habitaciones que no son la tuya

Un hombre es incapaz de dormir
Getty
  • Una nueva investigación publicada en la revista The Journal of Neuroscience revela que hasta en los momentos de sueño más profundo, el cerebro permanece alerta ante peligros extraños como las voces desconocidas.
  • En el experimento realizado por la Universidad de Salzburgo, aquellas personas que escucharon voces desconocidas experimentaron cambios más grandes en la actividad cerebral relacionada con el procesamiento sensorial. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Sobre el cerebro y el sueño pesan todavía numerosas incógnitas que la ciencia trata de desentrañar. El órgano que alberga el interior de tu cráneo continúa protegiéndote mientras descansas, momento de hacer una limpieza de toxinas, fijar recuerdos, producir hormonas o reparar las conexiones neuronales.

Cuando estás dormido, tu cerebro se asegura de que tu respiración y los latidos de tu corazón sigan en orden, regula tu temperatura corporal, elimina los desechos acumulados y repone biomoléculas. Pero aunque tú hayas caído placidamente en los brazos de Morfeo, el cerebro sigue alerta, monitorizando tu entorno en búsqueda de extraños peligros, tal y como revela un nuevo estudio

El cerebro se vuelve más activo si escucha voces desconocidas en vez de familiares

La investigación, publicada en The Journal of Neuroscience, sugiere que el cerebro es capaz de procesar información sobre nuestro entorno incluso bajo el sueño más profundo. 

Para averiguarlo sus responsables realizaron un pequeño experimento en un laboratorio del sueño durante dos noches a 17 personas con una edad promedio de 23 años, monitorizando su actividad cerebral con una máquina de electroencefalografía (EEG). 

“La primera noche fue para que los sujetos pudieran sentirse cómodos con su nuevo entorno”, dice Manuel Schabus de la Universidad de Salzburgo en Austria, primer autor del estudio. En la segunda noche les pusieron audios de bucle, tanto de seres queridos como sus padres o parejas como de desconocidos.

La voz pronunció repetidamente 3 nombres: dos nombres aleatorios pero comunes y el nombre del durmiente. Las grabaciones de audio se reprodujeron durante cuatro períodos de 90 minutos durante la noche, dejando un intervalo de media hora entre ellas para que pudiesen quedarse dormidas. 

Las conclusiones fueron claras: las voces extrañas generaron mayor actividad cerebral en las personas dormidas que las voces familiares. En concreto, se registró un incremento en un tipo de ondas cerebrales lentas y aisladas, denominadas complejos K. 

Los investigadores encontraron que las voces desconocidas generaban más actividad cerebral en los durmientes que las voces familiares. En particular, encontraron un aumento en la cantidad de complejos K, un tipo de onda cerebral que es lenta y aislada, cuando los sujetos escuchaban voces desconocidas.

“Los complejos K son interesantes porque muestran la respuesta inmediata a una perturbación”, dice Schabus. Esa respuesta se divide en dos partes, dice: primero, el cerebro procesa la información, luego inhibe la información para que no despierte al individuo dormido.

Si la actividad cerebral del participante sugería que estaba a punto de despertarse, los investigadores bajaban el volumen de las grabaciones para ayudarlo a permanecer dormido.

Schabus dice que tiene sentido evolutivamente por qué las voces desconocidas generan una actividad cerebral más fuerte que las familiares. “Las voces desconocidas no deberían hablarte por la noche, activa una alarma”, dice.

El hallazgo puede ser parte de la razón por la que a veces nos cuesta dormir en nuevos entornos, como las habitaciones de hotel, dice Schabus.

“Este estudio muestra que las voces desconocidas perturban más a las personas que duermen que las familiares”, dice Julie Darbyshire, de la Universidad de Oxford. “Vemos estos efectos cuando a los pacientes del hospital les resulta muy difícil dormir”.

“En parte, esto se debe a que casi nada en el entorno es familiar. Además de voces desconocidas, los pacientes también estarán rodeados de equipos con pings, bongs y pitidos desconocidos e impredecibles”.

Las voces desconocidas también desencadenaron menos complejos K en la segunda mitad de la noche en comparación con la primera mitad. “Significa que podemos aprender algo nuevo en un estado casi inconsciente”, dice Schabus.

Pero señala que esto no significa que podamos aprender nuevas palabras durante el sueño. “Necesitas la noche para dormir y descansar y si no duermes bien, hace más daño que bien para el aprendizaje”, dice.

"Las voces desconocidas no deberían hablarle por la noche, activa una alarma", dijo a New Scientist el neurocientífico cognitivo de la Universidad de Salzburgo, Manuel Schabus.

Schabus y sus colegas observaron esta alarma cerebral en 17 voluntarios. Después de una noche para adaptarse al nuevo entorno del laboratorio del sueño, los voluntarios se sometieron a una polisomnografía para registrar sus ondas cerebrales, niveles de oxígeno, frecuencia cardíaca y respiratoria, y movimientos.

"Presentamos a los participantes audios de sus propios nombres y dos nombres desconocidos. Estos nombres fueron pronunciados por una voz familiar o una voz desconocida", explicó en Twitter el primer autor del estudio y neurocientífico cognitivo Mohamed Ameen.

Los participantes expuestos a las voces desconocidas tocadas suavemente mostraron una mayor respuesta que aquellos que no lo hicieron. Estas respuestas incluyeron microdespertares: breves episodios de actividad cerebral similar a la de un despertar que solo duran unos segundos. La función de las micro-excitaciones aún no se comprende por completo.

Si bien las voces familiares y desconocidas desencadenaron patrones de ondas cerebrales llamados complejos K, solo aquellos que escucharon voces desconocidas experimentaron cambios más grandes en la actividad cerebral relacionada con el procesamiento sensorial. Se cree que los complejos K evitan que te despiertes en respuesta a perturbaciones inofensivas.

"Los complejos K pueden ser el mecanismo clave que da forma a cómo dormimos, ayudando al cerebro a decidir si debemos quedarnos dormidos o despertarnos", dijo Schabus a Inside Science. "Es un mecanismo bastante inteligente que te permite filtrar lo que es relevante o no, y cuando lo es, activará una cadena de procesos que facilitarán el procesamiento de esa información sin necesidad de que te despiertes e interrumpas el sueño".

Juntos, estos hallazgos sugieren que "el cerebro dormido extrae información sensorial relevante para su posterior procesamiento", dijo Ameed.

Esto se suma a investigaciones anteriores que sugieren que el procesamiento sensorial de nuestro entorno continúa incluso cuando estamos inconscientes, con el cerebro entrando en un "modo centinela" para realizar este procesamiento.

"Nuestros resultados plantean las voces desconocidas como más relevantes, o en términos evolutivos, potencialmente más amenazantes, y en consecuencia más excitantes para el durmiente que las voces familiares", escribió el equipo en su artículo.

Sin embargo, los investigadores no han descartado que esta respuesta más excitada no se deba solo a que las nuevas voces atraen más la atención en general, en lugar de que se perciban específicamente como una posible amenaza.

Sin embargo, mientras que la respuesta a las voces familiares no cambió después de la exposición repetida más tarde durante el sueño, la respuesta del cerebro a las voces desconocidas sí lo hizo. Esto sugiere que los cerebros no solo procesaron sino que aprendieron de la nueva información durante el sueño, posiblemente decidiendo que el ruido desconocido pero repetido no era una amenaza, lo que atenuó las futuras respuestas.

Estos hallazgos pueden ayudar a explicar por qué nos resulta difícil dormir en nuevos entornos al principio: nuestros cerebros necesitan tiempo para clasificar todos los sonidos desconocidos y determinar que estamos seguros de permanecer relajadamente inconscientes.

Esta investigación fue publicada en The Journal of Neuroscience.

Otros artículos interesantes:

Los cerebros humanos están encogiendo: un estudio revela que nunca habían sido tan pequeños en los últimos 50.000 años

Un experto explica cómo controlar los sueños mediante el sueño lúcido

Leer la mente de los animales que no tienen cerebro: científicos averiguan una manera de saber cómo piensan las medusas

Te recomendamos