La cesta de la compra sigue calentándose: la subida de los alimentos un 4,4% en mayo avala la decisión del Gobierno de prorrogar la rebaja del IVA

alimentos, supermercado, frutas y verduras
  • El encarecimiento de los alimentos en mayo, que suben un 4,4%, avalaría la decisión del Gobierno de extender la rebaja del IVA más allá del 30 de junio.
  • De no hacerlo, podría ocurrir como con la electricidad, que ha vuelto a repuntar. Pero extender la medida no será gratis.

La rebaja del IVA de los alimentos estaba en el aire… hasta ahora. Los últimos datos de inflación avalan la decisión del Gobierno de prorrogar la medida más allá de junio.

Ya lo adelantó el ministro de Economía, Carlos Cuerpo, hace un par de semanas: había que esperar a conocer los detalles de la inflación antes de tomar la decisión de extender la rebaja, que caducaba este mismo mes, el 30 de junio:

"Tenemos que ir al detalle específico, dentro del desglose de los componentes del IPC, para saber qué es lo que está pasando con los alimentos en concreto y este detalle lo tendremos en unas semanas", dijo entonces Cuerpo.

Pues bien, la inflación no termina de despegarse de la economía, y los alimentos continúan calentando la cesta de la compra, lo que avalaría esta decisión del Ejecutivo: los precios suben un 3,6% en mayo, hasta su nivel más alto desde abril de 2023, según los datos definitivos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirman los avanzados a finales del mes pasado.

Con este avance, la inflación encadena tres meses consecutivos de ascensos después de las subidas de cuatro y una décima experimentadas en marzo y abril, respectivamente.

El repunte de mayo no obedece tanto al precio de los alimentos, cuanto al encarecimiento de la electricidad, tras la subida del IVA de la luz y a que los carburantes bajaron sus precios menos que un año antes. Sin embargo, sí que augura lo que podría ocurrir en los próximos meses si no hubiera prórroga de la rebaja del IVA, y es que los alimentos se encarecieran más, como ahora ocurre con la luz.

Por lo pronto, los alimentos moderan su avance en mayo, aunque siguen subiendo con fuerza: 

El precio de los alimentos y bebidas sube un 4,4%, 3 décimas menos que en abril, debido principalmente a un menor encarecimiento de las frutas y la carne y al abaratamiento del aceite, frente al subidón de mayo del año pasado.

El Ministerio de Economía destaca que esa subida del 4,4% es una de las más bajas desde noviembre de 2021 e implica una reducción de más de 12 puntos en el último año. Sin embargo, no parece que vaya a anular la decisión del Ejecutivo de prorrogar la rebaja. Todo lo contrario, ya el presidente, Pedro Sánchez, avanzó ayer su intención de extender la medida más allá de junio.

Pero la prórroga de la rebaja del IVA a los alimentos no saldrá gratis. En la primera mitad de 2024 ya ha supuesto un gasto de 834 millones de euros a las arcas públicas, y la previsión del Gobierno es de un desembolso de 2.500 millones para todo 2024.

Ilustración de un empleado surfeando un gráfico economía

La inflación subyacente también repunta en mayo una décima más de lo esperado, hasta el 3% (aunque 3 décimas menos que en abril, y por debajo de la tasa general).

El Ministerio de Economía ha señalado que este repunte de la subyacente obedece al aumento de los precios de los servicios relacionados con el turismo (paquetes turísticos, transporte de pasajeros aéreos, servicios de alojamiento, etc).

La inflación subyacente mide cuánto se han encarecido de media los productos sin tener en cuenta la energía y los alimentos no elaborados, es decir, es el equivalente de sacar ambos elementos de la cesta de la compra para calcular cuánto más cuesta consumir cada mes. 

Esta tasa, que no tiene en cuenta los precios energéticos y de los alimentos, es un termómetro que sirve para medir el riesgo de que la inflación se incruste en la economía. ¿Qué significa entonces que la inflación subyacente esté por debajo de la tasa general? Que la tensión de precios estaría desinflándose y baja el riesgo de que se incruste en la economía.

La inflación se ha convertido en un fenómeno más pegajoso de lo esperado. Especialmente ahora que emergen amenazas que podrían provocar un nuevo repunte de precios, como la crisis del mar Rojo, donde los ataques a buques y el desvío de rutas podrían convertirse en un nuevo obstáculo para las cadenas de suministro que termine encareciendo la producción.  

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.