Pasar al contenido principal

Una ciudad en China quiere poner en órbita una luna artificial en 2020, esto es lo que pasaría si la Tierra tuviera dos satélites

  • En Chengdu, una ciudad en la provincia china de Sichuan, ya no harán falta farolas para iluminar las calles.
  • El gobierno ha anunciado sus planes para poner en órbita una luna artificial para 2020.
  • La luz que desprendería la luna artificial sería tan brillante que se asemejaría a la luz solar, permitiendo reemplazar las farolas por completo.

Una ciudad de China quiere lanzar una Luna artificial a la órbita terrestre en 2020 como medida para reducir las necesidades energéticas, reemplazando el alumbrado público por la luz de la luna artificial. Independientemente de que tengan éxito o no, esta idea tan ambiciosa nos ha hecho preguntarnos… ¿Qué pasaría si la Tierra tuviera dos lunas?

Bueno, no sería demasiado bonito. Imagina que el gemelo idéntico de la Luna se acercara demasiado y quedara atrapado por la gravedad de la Tierra. A medida que se establece en la órbita, a medio camino entre la Tierra y la Luna original, tiraría violentamente de los océanos. En nuestro mundo, así es como nuestra Luna original ayuda a generar las mareas. Así que, la segunda Luna amplificaría el efecto. Causaría mareas que llegarían a ser 6 veces más altas, erosionando las costas e inundando muchas de las ciudades más grandes del mundo, entre ellas: Nueva York, Singapur o Londres, podrían desaparecer.

Leer más: 6 metas a cumplir en 2020 para poder frenar el calentamiento global

Pero no toda la destrucción se quedaría en la tierra. El “tirón” que ejercerían el planeta y la Luna original también afectaría a la segunda Luna. La segunda Luna estaría atrapada en una batalla entre la Tierra y la Luna original.

El movimiento gravitatorio hacia adelante y hacia atrás desde ambos extremos deformaría la superficie de la segunda Luna y provocaría una enorme actividad volcánica. Se inundaría la superficie de la segunda Luna con ríos de lava al rojo vivo. Serían iguales al centenar de volcanes de Ío, la infernal luna de Júpiter. Pero incluso eso no sería el final del espectáculo.

En este momento, nuestra Luna se está alejando de la órbita de la tierra cerca de 3,8 cm al año. Eso es lo rápido que crecen tus uñas. Al mismo tiempo, atrae a la Tierra ralentizando el movimiento de rotación del planeta. Esto está alargando nuestros días casi 1 segundo cada 40.000 años. Puede que no parezca mucho, pero con dos lunas se aceleraría aún más el proceso.

Dentro de millones de años el día durará un 16% más. ¡Duraría más de 28 horas! Ahora, un poco de tiempo extra puede sonar bastante bien, pero hay un problema: la Luna extra se desviaría hacia la Luna actual. Y ahí es donde reside el verdadero peligro. ¡Después de millones de años, las dos Lunas chocarían! El impacto sería tan grande que desgarraría el núcleo de ambas lunas. La lava brotaría de su centro, como un huevo que gotea en mitad del espacio. Mancharía el cielo de la Tierra con un rayo de un vivo color rojo. Mientras tanto, miles de escombros saldrían despedidos a toda velocidad, y algunos de ellos golpearían a la Tierra formando grandes cráteres de kilómetros de ancho. Sería un apocalipsis para toda vida sobre la Tierra.

Todo lo que no golpee al planeta Tierra quedaría atrapado por su gravedad. Formaría un anillo de escombros en el ecuador, similar a los anillos que rodean Saturno. En unos años, esos trozos se agruparían hasta convertirse en un solo cuerpo. Puede que la forma de vida que sobreviva a esto lo llame Luna, o quizás se les ocurra algo mejor.

Y además