China aterriza por primera vez en Marte con una nave espacial y manda un robot a buscar agua en el planeta rojo

Una ilustración del rover chino Zhurong abandonando el módulo de aterrizaje para explorar la superficie de Marte.
Una ilustración del rover chino Zhurong abandonando el módulo de aterrizaje para explorar la superficie de Marte.

Chinese State Administration of Science/Xinhua

  • China es el tercer país que aterriza en Marte y el primero que despliega un orbitador, un aterrizador y un rover.
  • El rover Zhurong tiene como objetivo estudiar el hielo de Marte, un valioso recurso para los futuros astronautas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

China ha aterrizado su primera nave espacial en la superficie de Marte, según los medios estatales chinos.

La misión, denominada Tianwen-1, o "preguntas al cielo", es la primera que envía una nave espacial a la órbita del planeta, deja caer una plataforma de aterrizaje en la superficie marciana y despliega un rover, todo en una sola expedición.

Si todo ha ido según lo previsto, una cápsula de aterrizaje con forma de gota de chicle se separó del orbitador Tianwen-1 el viernes por la noche y cayó hacia Marte. Con el módulo de aterrizaje y el rover a salvo en su interior, la cápsula cayó en picado a través de la atmósfera marciana, calentando por fricción el material que la rodeaba a temperaturas superiores a los 1.093ºC.

En lo alto de la superficie marciana de polvo rojo, un paracaídas supersónico tuvo que desplegarse para frenar la caída de la cápsula. A medida que el módulo de aterrizaje se acercaba a su destino, los propulsores debían dispararse hacia abajo para ayudar a desacelerar. A continuación, debería haber descendido a la superficie sobre un conjunto de patas para absorber el impacto.

China no ha dado detalles sobre el estado del módulo de aterrizaje o del rover. Pero si todo está en buen estado, el aterrizaje convertiría a China en el tercer país que pone con éxito un robot en la superficie marciana. Es el primer aterrizaje en Marte que no es de la NASA desde que el rover de la Unión Soviética aterrizó en 1971.

Tianwen-1 se lanzó en julio de 2020 y la nave espacial se puso en órbita alrededor de Marte en febrero. El aterrizaje fue "la parte más complicada de la misión", señaló previamente la CNSA. Sólo la mitad de las naves espaciales que han intentado aterrizar en Marte lo han conseguido.

La sonda Tianwen-1 de camino a Marte. Foto publicada el 16 de diciembre de 2020.
La sonda Tianwen-1 de camino a Marte. Foto publicada el 16 de diciembre de 2020.

CNSA vía AP

Ahora, el primer módulo de aterrizaje en Marte y el rover de China se encuentran en medio de Utopia Planitia, un vasto campo de roca volcánica antigua que puede tener grandes reservas de hielo de agua bajo su superficie. Si las agencias espaciales, como la NASA, envían algún día a seres humanos a Marte, el agua sería un recurso crucial, ya que puede sustentar a los astronautas y descomponerse en hidrógeno y oxígeno para el combustible de los cohetes. Es poco probable que las naves espaciales que se dirigen a Marte puedan llevar suficiente agua, oxígeno e hidrógeno para todo el viaje de ida y vuelta.

12 hipnotizantes paisajes que no querrías perderte si fueras un turista en Marte

Si todo va bien, el módulo de aterrizaje desplegará una rampa de 2 vías para que el rover de 6 ruedas baje al suelo marciano. El rover se llama Zhurong, en honor al dios del fuego de la antigua mitología china, según la CNSA. Está previsto que explore la región y busque su hielo de agua con un radar de penetración en el suelo.

La superficie de Marte, fotografiada por la nave espacial Tianwen-1 que rodea el planeta.
La superficie de Marte, fotografiada por la nave espacial Tianwen-1 que rodea el planeta.

CNSA vía AP

La misión también pretende ayudar a China a prepararse para un futuro intento de devolver rocas o tierra marciana a la Tierra a finales de esta década.

"Aterrizar con seguridad en Marte es un gran reto, especialmente para el primer intento de aterrizaje suave de China", dijo Long Xiao, científico planetario de la Universidad China de Geociencias, antes del intento. "Pero es un paso necesario para la exploración de Marte y del espacio profundo".

El rover Zhurong tiene 90 días para explorar Marte, por ahora

Una réplica del explorador de Marte Tianwen-1 en una exposición en el Museo Nacional de Pekín, China, el 3 de marzo de 2021.
Una réplica del explorador de Marte Tianwen-1 en una exposición en el Museo Nacional de Pekín, China, el 3 de marzo de 2021.

Tingshu Wang/Reuters

Con un peso de 694 kg, Zhurong tiene un tamaño similar al de los vehículos Spirit y Opportunity que la NASA introdujo en Marte en 2004. El periodista Andrew Jones informó para IEEE Spectrum que podría tardar más de una semana en desplegar la rampa del módulo de aterrizaje y hacer rodar el vehículo sobre el suelo marciano. A continuación, abrirá sus paneles solares en forma de ala de mariposa para absorber la luz solar y cargar sus baterías.

Una vez que el rover esté en el suelo, tendrá unos 90 días para estudiar Marte. Ese es el plazo oficial de su misión, pero Spirit y Opportunity tuvieron el mismo plazo de 3 meses y acabaron explorando Marte durante 6 y 14 años, respectivamente.

El orbitador Tianwen-1 seguirá dando vueltas al planeta rojo durante un año marciano (2 años terrestres), transmitiendo datos a la Tierra y tomando fotos. Su principal objetivo es "realizar un estudio global y exhaustivo de todo el planeta", según un artículo de los científicos de Tianwen-1.

Para ello, se trazará la geología de Marte, se estudiará su clima y se medirán sus campos electromagnéticos y gravitatorios.

LEER TAMBIÉN: Un científico predijo en 1953 que alguien llamado Elon llevaría a los humanos a Marte (y se autoproclamaría Emperador Marciano)

LEER TAMBIÉN: La NASA confirma que algunos organismos terrestres podrían sobrevivir en la superficie Marte

LEER TAMBIÉN: La verdadera razón por la que los humanos no han pisado Marte no tiene nada que ver con la tecnología

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”