Pasar al contenido principal

China está aumentando la vigilancia en el país en medio de la pandemia de coronavirus poniendo cámaras en las casas de algunos residentes

Cámaras de vigilancia frente al retrato gigante del presidente Mao Zedong en la Plaza Tiananmen de Beijing, 28 de septiembre de 2009.
Cámaras de vigilancia frente al retrato gigante del presidente Mao Zedong en la Plaza Tiananmen de Beijing, 28 de septiembre de 2009. REUTERS/Jason Lee
  • China podría estar ampliando el uso de cámaras de vigilancia para hacer cumplir la cuarentena en medio de la pandemia de coronavirus.
  • Aunque el país no ha hecho ningún anuncio oficial de dicha medida de vigilancia, algunos ciudadanos lo han compartido a través de las redes sociales y medios de comunicación extranjeros.
  • Algunos residentes se han encontrado con cámaras en sus puertas, incluso hay quien tiene estos dispositivos instalados en sus propias casas.
  • "Me hizo sentir como si fuera un auténtico prisionero en mi propio hogar", cuenta un residente a la CNN tras la instalación de una cámara apuntando directamente a su puerta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

China parece estar ampliando la vigilancia en todo el país mediante la instalación de cámaras que apuntan directamente a las puertas de entrada de residentes en cuarentena —e incluso dentro de su casa—, según la CNN.

El gigante asiático no ha anunciado oficialmente el aumento de las medidas de vigilancia de las personas que están en cuarentena por la pandemia de coronavirus, pero los ciudadanos lo han compartido a través de sus redes sociales y han contado a la CNN cómo esto lleva sucediendo desde, como mínimo, febrero.

En 2018, The New York Times informó que China tenía aproximadamente 200 millones de cámaras de CCTV — circuito cerrado de televisión —, y una investigación encontró que habría una cámara pública por cada 2 personas en 2020, según South China Morning Post.

De hecho, 8 ciudades chinas también están entre las 10 ciudades más vigiladas del mundo, según la firma de investigación Comparitech. En Chongqing, la ciudad más vigilada de China, hay 2,6 millones de cámaras — en comparación con los 30,5 millones de habitantes de la ciudad.

Algunos creen que las cámaras se usan para reforzar el aislamiento y asegurar que los residentes cumplen la cuarentena

El expatriado irlandés Ian Lahiffe regresó a Pekín para cumplir con la cuarentena obligatoria con su familia después de visitar el sur de China. A la mañana siguiente, Lahiffe le contó a la CNN que vio una cámara instalada justo fuera de su casa sin previo aviso.

"(Tener una cámara fuera de tu puerta es) una increíble erosión de la privacidad", dice Lahiffe. "Es como una masiva recopilación de datos. Y no sé si esto es legal".

El primer día de la cuarentena, Lina Ali, de origen escandinavo, bajo un pseudónimo le reconoció a la CNN que el personal de administración de propiedades de su edificio había instalado una cámara justo en su puerta y que estaba conectada a una estación de policía.

"Me hizo sentir como si fuese una auténtica prisionera en mi propia casa", cuenta a la CNN.

Leer más: China propone reinventar la manera en la que funciona internet a partir de 2021, pero los críticos denuncian que su solución abre la puerta a más control gubernamental 

Mientras, William Zhou, que regresó a Changzhou, en el este de China, en febrero, aseguró a la CNN que un trabajador comunitario y un oficial de policía instalaron una cámara dentro de un armario que apuntaba a la puerta principal de su casa.

Zhou, que también habló con este medio bajo un seudónimo, dijo que todavía estaba "claramente" en el encuadre de la cámara incluso cuando estaba de pie en su salón. Después de pedir que la cámara se instalara en el exterior, el oficial le dijo que tenía que estar en el interior para que nadie la robase.

"Instalarla dentro de mi casa es una enorme invasión de mi privacidad", reconoce.

Leer más: Por qué el reconocimiento facial y los datos biométricos solo deberían usarse en situaciones excepcionales, según los expertos

Pero Zhou no era el único que tenía una cámara instalada en su casa. También le confesó a la CNN que le pasó a otros 2 vecinos de su complejo residencial que estaban en cuarentena.

El centro de comando de control de epidemias en el distrito de Zhou confirmó el uso de cámaras para hacer cumplir la cuarentena domiciliaria, pero se negó a explicar el grado de aplicación, según el mismo medio.

"(La cámara) tuvo un gran impacto en mí psicológicamente", dice Zhou. "Traté de no hacer llamadas telefónicas, temiendo que la cámara grabara mis conversaciones. No podía dejar de preocuparme incluso cuando me iba a dormir, y después de cerrar la puerta del dormitorio".

Y además