El Gobierno de China entra en escena: ayudará a Evergrande con su problema de deuda

Un peatón caminando por un bloque de edificios

Reuters

  • La inmobiliaria china Evergrande reveló el pasado viernes que "no había garantías" de que tuviera fondos suficientes para cumplir el pago de su deuda.
  • Las autoridades del país han pasado a la acción y el Gobierno de la provincia de Guangdong enviará un grupo de trabajo a la empresa, que debe 300.000 millones de dólares (265.127 millones de euros).
  • Descubre más historias en Business Insider España

Las autoridades chinas han entrado en escena para intentar abordar el problema de Evergrande después de que el gigante inmobiliario admitiese que es posible que no pueda pagar sus deudas.

El movimiento se produce poco después de que Evergrande asegurase a la Bolsa de Hong Kong que "no había garantía" de que tenga fondos suficientes para afrontar el repago de su pasivo

"Considerando la situación actual de liquidez del grupo, no hay garantía de que Evergrande tenga fondos suficientes para continuar cumpliendo con sus obligaciones financieras", desvela la compañía, agregando  que los acreedores pueden exigir un reembolso acelerado si no lo hace.

El anuncio, realizado el pasado viernes, desencadenó lo que parece ser una respuesta coordinada del Banco Popular de China y la Comisión Reguladora de Banca y Seguros del país, entre otros organismos.

La provincia china de Guangdong también ha convocado a Hui Ka Yan, presidente del grupo.

En su comunicado, el gobierno provincial anunció que, a petición de Evergrande, enviará un grupo de trabajo a la empresa para supervisar la gestión de riesgos, fortalecer los controles internos y mantener las operaciones. 

La medida tiene como objetivo "atajar riesgos, proteger los intereses de todas las partes implicadas y mantener la estabilidad social", agregó el gobierno local.

La industria inmobiliaria china continúa en vilo por la crisis de Evergrande, cuya deuda asciende a 300.000 millones de dólares (265.127 millones de euros). A los inversores les preocupa que las consecuencias se extiendan y el efecto dominó impacte a los mercados globales.

Los millenials chinos afrontan una crisis existencial en relación a la compra de de viviendas ante las dudas que Evergrande pueda entregar las casas a quienes ya han pagado por ellas.

El regulador bancario y de seguros del país desveló en su comunicado del viernes que impulsaría el apoyo al alquiler garantizado. Y señaló que los daños de Evergrande son "controlables" y que seguirá avalando financiar a los promotores inmobiliarios.

El Banco Popular de China reconoció en su comunicado que el Gobierno de Guangdong ha tomado las riendas y dijo explícitamente que apoya la iniciativa de enviar un grupo de trabajo.

"El Banco Popular de China quiere aclarar que este es un problema del Gobierno de Guangdong. El Gobierno central vigila el desarrollo de los acontecimientos, pero si alguien debe preocuparse primero porque los ciudadanos pierdan su dinero es el Gobierno de Guangdong. No es tan problemático", afirma Travis Lundy, de Quiddity Advisors, en una nota publicada en la plataforma Smartkarma.

"Se sigue la estela de otras reestructuraciones de conglomerados con elevada deuda en las que el Gobierno pasó a la acción", agrega Lundy en su nota.

En los últimos años, Anbang, Baoshang Bank y HNA Group han protagonizado situaciones similares.

En el comunicado remitido a la bolsa, Evergrande aseguró que ha recibido una demanda para pagar 260 millones de dólares a sus acreedores. No abonó 82,5 millones de dólares en cupones que vencían el 6 de noviembre y tiene un período de gracia de 30 días, hasta el final de hoy, para pagar antes de que entrar en quiebra oficialmente.

Otros artículos interesantes:

China quiere poner fin al vacío legal que aprovechaban sus gigantes tecnológicos para cotizar en bolsas extranjeras

La tasa de natalidad de China ha tocado mínimos históricos, y eso podría causar un efecto dominó en la economía mundial

China no deja que Tencent actualice sus aplicaciones ni lance otras nuevas como parte de sus medidas de presión contra las grandes tecnológicas

Te recomendamos

Y además