China y Rusia anuncian la construcción de la Estación Internacional de Investigación Lunar para avanzar en la conquista del espacio y competir con SpaceX

Vladimir Putin, presidente de Rusia, junto a Xi Jinping, presidente de la República Popular China.
Vladimir Putin, presidente de Rusia, junto a Xi Jinping, presidente de la República Popular China.

Reuters

  • Las agencias espaciales de China y Rusia han firmado un acuerdo de colaboración para construir la Estación Internacional de Investigación Lunar, que estará "abierta a todos los países y socios internacionales".
  • De esta forma, ambas potencias pretenden competir en la carrera espacial, en la cual han aparecido también iniciativas privadas como SpaceX, de Elon Musk, en un momento de pérdida de liderazgo de Roscosmos, la agencia espacial rusa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La historia de la conquista del espacio no es nueva y arrastra errores del pasado a los que merece la pena prestar atención. Malas prácticas que avanzan en la idea anticuada de la competición por llegar antes, en detrimento de la colaboración.

En este sentido, el Congreso de Estados Unidos prohibió a la NASA cualquier tipo de colaboración con la Administración Nacional del Espacio de China, usando como pretexto el mejoramiento tecnológico chino a costa de los avances de la agencia estadounidense.

Así, la conquista del espacio refleja hechos históricos pasados que recuerdan a la carrera espacial durante la Guerra Fría y, por ello, China quiere seguir avanzando en la consecución de logros más allá del planeta Tierra, en colaboración con otras potencias.

El primer hotel espacial llegará en 2027: así es el proyecto futurista 'The Gateway', que orbitará la Tierra y albergará a más de 1.000 personas

De esta forma, Zhan Keijan, de la Administración Espacial Nacional China, y Rogozin, director general de Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos), han anunciado en un comunicado de prensa, publicado en mandarín, la firma de un acuerdo para construir la Estación Internacional de Investigación Lunar.

Ambas potencias han recalcado con este acuerdo el compromiso de "promover una amplia cooperación en las estaciones internacionales de investigación lunar, abierta a todos los países interesados y socios internacionales; fortalecer los intercambios de investigación científica, y promover la exploración y el uso pacífico del espacio".

Toda una declaración de intenciones que abre al mundo entero esta estación internacional, con el objetivo de comenzar a rivalizar en el ámbito espacial con Estados Unidos o SpaceX, la compañía de Elon Musk.

La aventura en el espacio de China y Rusia

Aunque la intención de ambas agencias es la de crear una estación que represente a todos los países que lo deseen, el espacio siempre ha sido el lugar perfecto para mostrar las bondades de un gobierno a la ciudadanía, por parte de casi todas las agencias nacionales.

En este sentido, China está dando pasos de gigante para la exploración del cosmos: en 1964, consiguió transportar ratones blancos en un cohete al espacio; en 1999, lograba desplegar la primera nave espacial no tripulada, la Shenzou 1; 20 años más tarde, la sonda Chang'e-4 aterrizaba exitosamente en la cara más lejana de la Luna, y en diciembre del año pasado consiguió, finalmente, recolectar muestras de rocas lunares.

Sin embargo, si se echa un vistazo al entorno ruso, Roscosmos no está viviendo su mejor momento. En 2018, Vladimir Putin, presidente de Rusia, aseguró que "es necesario mejorar drásticamente la calidad y confiabilidad de los vehículos espaciales y de lanzamiento", ya que la agencia rusa veía –y sigue viendo– su liderazgo amenazado, con la aparición de nuevos actores como Elon Musk.

En este sentido, el acuerdo entre Rusia y China avanza en el camino de consolidar un liderazgo que está altamente competido con SpaceX, compañía de Elon Musk, la cual ya ha conseguido hacer historia al lanzar 143 satélites en un solo cohete.

Además, cabe destacar que el multimillonario no escatima en el dinero que invierte en este ámbito, incluso proponiendo misiones espaciales sin astronautas profesionales. Una cuestión a tener en cuenta para el desarrollo de la conquista espacial de los próximos años, ya que, a diferencia de Musk, las agencias nacionales tienen un presupuesto controlado por organizaciones gubernamentales.

A partir de aquí, habrá que esperar para ver si las iniciativas nacionales son capaces de competir con la megalomanía de Elon Musk.

LEER TAMBIÉN: Este prototipo de avión con forma de nave espacial tuvo la ilusión de llevar hasta 2.000 pasajeros

LEER TAMBIÉN: Así es SOFIA, el Boeing que ha sido capaz de detectar agua en la luna que vuela a más de 11.000 metros de altura

LEER TAMBIÉN: Los productos favoritos de los 40 responsables de la tienda online de Mercadona: agua micelar, guacamole y más

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido