A China le quedan aún 10 años para ser líder en chips de última generación: sigue dependiendo de clientes de Europa, Estados Unidos y Taiwán

Jeff Zhang, actual presidente de Alibaba Cloud Intelligence, durante la presentación en septiembre de 2019 del chip propio de inteligencia artificial Hanguang 800.
Jeff Zhang, actual presidente de Alibaba Cloud Intelligence, durante la presentación en septiembre de 2019 del chip propio de inteligencia artificial Hanguang 800.

Reuters

  • En la actualidad, China depende de la tecnología de otros países para fabricar sus propios semiconductores y, aun así, estos no son de los más avanzados, en los que Taiwán lidera la producción global mediante Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC).
  • Ante esto, China está realizando inversiones multimillonarios, aunque según un experto, no estará a la vanguardia en el mercado de los chips hasta dentro de 10 años, teniendo que depender de clientes europeos y estadounidenses.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El año 2021 fue uno de los más difíciles para las compañías globales fabricantes de semiconductores, por un aumento del coste derivado de una descompensación entre la oferta y la demanda.

Así, China comenzó a realizar vastas compras de chips como parte de su estrategia nacional e internacional a nivel tecnológico, aunque estos también se encarecieron por motivos climáticos, como la escasez de agua que afectó a las plantas de Taiwán, según ha informado elDiario.es.

Además, la crisis se agrava si se tiene en cuenta que este último "país rebelde" –según China– controla el 60% de la producción global, así como el 90% del mercado de chips de última generación, mediante la empresa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC), según el mismo diario.

Casi todas las compañías tecnológicas tienen sus servicios de producción subcontratados a TSMC, con lo cual el problema se vuelve más hiriente. Ante ello, empresas como Apple, Google, OPPO o vivo han comenzado la carrera por la fabricación propia.

Europa prepara una ley para impulsar un ecosistema de chips que garantice su suministro y reduzca su dependencia de la producción en China

Aunque esto no es nada sencillo, y China lo sabe de primera mano. Los chips de última generación necesitan una tecnología muy avanzada, según ha explicado a CNBC Mario Morales, vicepresidente de International Data Corporation (IDC).

“Todavía creo que [China] está probablemente 3 o 4 generaciones por detrás de lo que se considera vanguardia”, ha asegurado.

A China le costará más de una década ser competitiva en el sector de los chips de vanguardia

A nivel mundial, los líderes en la fabricación de chips de última generación, como son TSMC, Samsung o Corea del Sur, ya crean tecnología de 7 nanómetros. Se podría decir que con un menor número de nanómetros se pueden empaquetar mayor número de transistores.

Es decir, que a menor número de nanómetros, se habla de una mejor calidad del chip o más avance tecnológico. Sin embargo, a pesar de las inversiones multimillonarias de China, los que llegan al país desde fuera –de Taiwán, Corea del Sur e incluso Estados Unidos con Intel– son de 14 a 16 nanómetros.

Ahora bien, la producción propia –por Tencent o Alibaba, por ejemplo– se resiente, ya que son capaces de fabricar chips de 28 nanómetros, debido a la escasez de tecnología de última generación, así como de software. En los últimos meses, han comenzado con los de 14 nanómetros.

"La realidad es que necesitan clientes para escalar realmente esa capacidad, y gran parte del ecosistema chino simplemente no usa esa tecnología”, ha añadido Morales. "A China podría tomarle más de una década volverse más competitivos, al menos en la vanguardia”.

Con lo cual la dependencia del gigante asiático seguirá estando presente en este tipo de tecnología y, aunque a China le guste más o menos, tendrá que seguir comprando elementos de vanguardia a países occidentales.

“Por lo tanto, necesitan socios y clientes estadounidenses o europeos, o incluso taiwaneses, para poder aumentar esa tecnología de manera efectiva, de modo que puedan reducir la estructura de costes que necesitan”, ha agregado Morales.

Otros artículos interesantes:

China hará exámenes de ciberseguridad a las tecnológicas con más de un millón de usuarios que quieran cotizar en bolsas extranjeras

La crisis de microchips tiene una nueva víctima inesperada; los cartuchos de tinta de Canon

Tencent, la tecnológica china dueña de WeChat o Fortnite, lanza tres nuevos chips en plena crisis de semiconductores

Te recomendamos