Pasar al contenido principal

China suspende temporalmente la conexión entre las bolsas de Shanghái y Londres por el apoyo británico a las protestas en Hong Kong

Inversores ante las pantallas de la bolsa de Shanghai
Reuters
  • China ha suspendido temporalmente el sistema de conexión entre las bolsas de Shanghái y Londres, según adelanta Reuters.
  • El motivo de este bloqueo temporal serían las tensiones políticas entre los gobiernos de ambos países, incluyendo el apoyo británico a las protestas en Hong Kong.
  • Este sistema de conexión bursátil lleva en marcha desde mayo de 2019 y permite a las compañías registradas en una de las bolsas cotizar en la otra mediante recibos de depósito.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las relaciones diplomáticas entre China y Reino Unido atraviesan un momento complicado y que está comenzando a acarrear consecuencias en el terreno financiero. Apenas un mes después de que Pekín haya alcanzado un acuerdo con EE.UU. que parece acercar el fin de la guerra comercial, el gigante asiático podría haber llegado a un punto álgido en sus tensiones políticas con Londres que afectaría a los vínculos entre las bolsas de ambos países.

Así, el Gobierno chino ha suspendido temporalmente el sistema de conexión entre las bolsas de Shanghái y Londres, según ha adelantado este jueves Reuters citando a 5 fuentes vinculadas a ese acuerdo bursátil. Este sistema, denominado Stock Connect, lleva en marcha desde mayo de 2019 y permite a las compañías registradas en uno de los 2 mercados cotizar en el otro mediante recibos de depósito.

Leer más: El plan de la UE para frenar las inversiones de China en Europa

Sin embargo, Pekín ha bloqueado temporalmente el servicio de Stock Connect, que fue diseñado como un mecanismo para reforzar la interconexión financiera entre China y Reino Unido, debido a las tensiones políticas con el Gobierno británico. Entre otros motivos, según Reuters, China considera que Londres apoya las protestas en Hong Kong en las que se reclama una apertura democrática en la antigua colonia británica.

El Gobierno chino ha acusado repetidamente a potencias extranjeras como EE.UU. o Reino Unido de respaldar las protestas en Hong Kong. De hecho el primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó el pasado noviembre que estaba "seriamente preocupado" por la situación, aunque expresándose en un tono más moderado que en verano, cuando aseguró como secretario de Exteriores de Reino Unido que su país "apoyaría sin fisuras al pueblo de Hong Kong".

Ahora, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha señalado en un comunicado recogido por la agencia de información económica que "espera que el Reino Unido pueda proporcionar un entorno comercial justo e imparcial para las empresas chinas que invierten en el país y crear las condiciones apropiadas para ambos países para llevar a cabo una cooperación práctica sin problemas en diversos campos".

El acuerdo para crear este sistema de conexión bursátil queda así en suspenso a falta de movimientos diplomáticos que lo desbloqueen. Huatai Securities fue la primera compañía china en usar este sistema para cotizar en Londres y se preveía que la energética SDIC Power fuese la segunda en utilizarlo para ofrecer en la bolsa británica recibos de depósito por un valor equivalente al 10% de su capital social.

Leer más: El sector bancario apuesta por que Londres perderá su liderazgo financiero en cinco años

Ahora, Reuters asegura que la compañía de energías renovables ha pospuesto este movimiento alegando que las condiciones del mercado no son las más adecuadas, en una decisión que estaría vinculada al bloqueo temporal de Stock Connect por parte de China. Otras empresas, como la aseguradora China Pacific, también habrían frenado sus planes de cotización en Londres debido a esta decisión.

Este no es el único desencuentro entre China y Reino Unido en el terreno bursátil en los últimos meses. En octubre, la bolsa de Hong Kong retiró su oferta de 36.000 millones de dólares (unos 33.200 millones de euros) para comprar la bolsa de Londres después de que la junta directiva del parqué londinense la rechazase.  De haberse llevado a cabo, se hubiese creado una empresa conjunta valorada en más de 63.500 millones de euros.

Y además