Pasar al contenido principal

Como este remoto chiringuito sudafricano de 20 plazas se ha convertido en el mejor restaurante del mundo de 2019

Mejor restaurante del año: Kobus van der Merwe
Kobus van der Merwe, chef de Wolfgat. Reuters
  • Un pueblo de pescadores en Sudáfrica se ha convertido en el nuevo destino gastronómico por excelencia. 
  • Un local que no puede acoger a más de 20 comensales en Sudáfrica ha sido nombrado 'restaurante del año' en la primera edición de los World Restaurant Awards.
  • El chef del restaurante es un experiodista gastronómico y su menú rinde homenaje a los antiguos pobladores indígenas de la región. 

De pueblo de pescadores a paraíso gastronómico: la sorpresa fue unánime cuando Wolfgat, un minúsculo local en un rincón remoto a 150 km de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se convirtió en el ‘Restaurante del año’ en la primera edición de los World Restaurant Awards.

El chef Kobus van der Merwe, experiodista gastronómico, es el alma detrás de este proyecto que se alza en una casa de pescadores de más de 130 años de antigüedad en Paternoster, especializado en mariscos de la zona que cocinan con sabrosas algas y plantas aromáticas recogidas en los alrededores.

El restaurante logró también el premio de ‘destino remoto’ que merece la pena visitar, según este nuevo ranking internacional, promovido por Joe Warwick y Andrea Petrini (anteriormente vinculados a la llamada ‘lista Restaurant’) y la firma de entretenimiento IMG, y que busca mostrar “la excelencia, la integridad y la diversidad de la comunidad gastronómica mundial”.

Artífice del milagro

Mejor restaurante del año: Kobus van der Merwe
Reuters

Kobus van der Merwe no iba para cocinero, quizás para músico o artista, recuerda. Ni siquiera terminó el curso en la escuela culinaria en Stellenbosch. Sin embargo, su paso por la guía de restaurants Eat Out como editor web le hizo sentir que estaba “en el lado equivocado de la industria", dijo en una entrevista.

En el lugar más emocionante donde comer hoy en día no hay mesas disponibles para los próximos tres meses. Solo hay espacio para 20 comensales.

El equipo es igualmente reducido y, según el chef, no tienen formación específica en restauración. Ni siquiera tienen siempre la misma función, señala Van der Merwe.

Chiringuito gourmet

Mejor restaurante del año: Wolfgat
Reuters

El menú de degustación de siete platos de Wolfgat, totalmente estacional, rinde homenaje a los antiguos pobladores indígenas de la región, especialmente a través de mariscos locales que complementan con hierbas silvestres de temporada y algas marinas que ellos mismos recolectan en los alrededores.

El precio oscila entre 850 rand (54 euros) y 1400 (89 euros) con bebidas incluidas.

Mejor restaurante del año: Wolfgat
Reuters

Los asistentes reconfirman la reserva con 72 horas de antelación y entonces el equipo define el menú y selecciona los ingredientes para el número concreto de personas. No sobra nada. No hay desperdicio.

De hecho, el factor “sostenibilidad” también fue destacado por el jurado del premio, al que añadieron su ubicación en África, que “que no es un continente que recibe mucha atención por su comida y sus restaurantes”. Y eso lo hace aún más atractivo.

Sin embargo, según señala el chef en su perfil de Facebook, rechaza el calificativo de ‘mejor restaurante del mundo’. “Nos llamaron 'restaurante del año', un honor increíble y un gran premio para nosotros, sí, pero no es un ranking por encima de otros restaurantes”.

Mejor restaurante del año: Wolfgat
Reuters

Otros premiados

El restaurante japonés Inua, el brasileño Mocotó, el español Mugaritz (en la categoría de ‘forward drinking’ por su trabajo en torno al vino y sus propuestas de maridaje) y el proyecto de cocina solidaria Food for Soul, de Massimo Bottura, son otros de los galardonados en la primera edición de los World Restaurant Awards.

Entre el jurado de su primera edición figuraban grandes nombres del panorama gastronómico internacional como los chefs Elena Arzak (Arzak), Massimo Bottura (Osteria Francescana), Daniel Humm (Once Madison Park), David Chang (Momofuku), Hélène Darroze (Hélène Darroze), René Redzepi (Noma) y Clare Smyth (Core).

 

 Artículo original de Cerodosbé.