Pasar al contenido principal

Ciberterrorismo, volatilidad en el mercado y Brexit: las tres grandes amenazas para los bancos

Ilustración sobre el Brexit
Pixabay

El contexto global que están dibujando los últimos acontecimientos políticos, económicos y tecnológicos ha llevado este jueves a la EBA (European Banking Authority) a publicar un informe realizado por la ESA ─organismo que engloba a las Autoridades Europeas de Supervisión─ en el que se especifican los principales riesgos que prevé para el sector bancario.

Así, el regulador europeo considera que las "vulnerabilidades detectadas por el Comité mixto de las Autoridades Europeas de Supervisión […] muestran para la segunda mitad de 2018" un especial riesgo para el sector bancario por tres problemas presentes en él: "la revaloración repentina de las primas de riesgo", "las incertidumbres que envuelven a la salida de Reino Unido de la Unión Europea" y, por último, "los ciberataques".

Leer más: Banco Santander ficha a un directivo de Amazon para acelerar su transformación digital

Además, la ESA reitera sus advertencias a los inversores sobre las criptodivisas y eleva su preocupación por los riesgos derivados del cambio climático y la transición hacia una economía menos dependiente del carbón.  El regulador europeo bancario considera que "a la luz de los riesgos e incertidumbres, especialmente los que rodean al Brexit, la vigilancia, supervisión y colaboración entre todos los sectores sigue siendo clave".

En este sentido, recomienda a las "autoridades europeas y nacionales competentes" que sigan una serie de instrucciones. Por un lado, para prevenir los efectos que pueda tener "la repentina subida de las primas de riesgo, los test de estrés siguen siendo una herramienta crucial para controlar un eventual riesgo sistémico: estos test aseguran que los sectores relevantes y sus participantes tienen capacidad de respuesta ante impactos en el mercado".

Asegurar las pensiones, uno de los principales objetivos

Nombra específicamente la EBA los sectores de los seguros, las pensiones y los bancos centrales; todos los cuales deben seguir sometiéndose al escrutinio de los test de estrés, una medida de control generalizada tras la crisis económica de 2008 para evitar colapsos financieros como el de hace una década.

En cuanto al Brexit, el regulador "recomienda a las instituciones financieras de la UE y sus bancos centrales, así como a inversores y consumidores, considerar las medidas oportunas para prepararse para la salida del Reino Unido de la UE, incluyendo posibles reubicaciones [de sedes institucionales]".

Leer más: Los bancos apuestan por el blockchain para reducir costes

Otro de los temas que más preocupa a la EBA es la ciberseguridad y "urge a las instituciones financieras a mejorar sus frágiles sistemas tecnológicos, a explorar los riesgos inherentes a la seguridad de la información, la conectividad y la subcontratación". Así, la ESA continuará "monitorizando" los riesgos para la ciberseguridad en relación con la banca y los mercados de seguros.
 
Por último, el cambio climático también es un punto clave del que advierte la EBA, la cual "recomienda a las instituciones financieras considerar la amenaza a la sostenibilidad" medioambiental en sus instalaciones, así como un "desarrollo responsable y sostenible de sus productos financieros: aún más, los supervisores deberían centrar sus análisis de riesgos potenciales en el cambio climático para mantener la estabilidad en el sector financiero".

Te puede interesar