Ciencia y tecnología trabajan para que se pueda subir tu cerebro a la nube

  • A lo largo de la historia de la humanidad, siempre hemos ideado formas de permanecer vivos el mayor tiempo posible. Pero a diferencia de emprender una búsqueda para encontrar la fuente de la juventud, subir  tu cerebro a un ordenador parece ser una idea mucho más factible y está de camino de ser posible.
  • Estos son los principales avances tecnológicos que necesitaremos para hacer realidad una emulación completa de todo nuestro cerebro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: En el episodio de Black Mirror, San Junípero, Yorkie y Kelly se conocen y se enamoran en un más allá virtual. Y en este mundo, las posibilidades son infinitas. Pueden vestir lo que quieran, estar en la década que quieran y morir cuando quieran, e incluso no hacerlo. Esta tecnología podría ser más realista que la de encontrar la fuente de la eterna juventud. ¿Será posible alguna vez poder subir tu cerebro a un ordenador?

Randal Koene: estaría sorprendido y un poco consternado si esa posibilidad no existiera en este siglo.

Narrador: al concepto de subir a un servidor el cerebro humano, sus pensamientos, sentimientos, recuerdos y todo lo demás y ejecutarlo en un ordenador se le llama emulación del cerebro. Y hay tres áreas principales de tecnología que necesitan avanzar para que todo esto sea posible. Escaneo, procesamiento, potencia, memoria y medio ambiente. Empecemos con el escaneo, ya que los investigadores también tendrán que empezar por ahí. El primer cuello de botella que nos vamos a encontrar las conexiones, que es lo que sería realizar un mapa completo del cerebro. Básicamente, la olla de oro al final del arco iris para los neurocientíficos, los cerebros son bastante complejos. Los científicos solo han sido capaces de mapear la conexión completa de una criatura, el nematodo. Y el cerebro de un nematodo tiene alrededor de 302 neuronas. Un cerebro humano tiene 86 mil millones. Sin mencionar las 10.000 o más conexiones que cada neurona hace con otras neuronas. Nuestra actual tecnología de escaneo cerebral, como la resonancia magnética o la magnetoencefalografía no son lo suficientemente buenas como para mapear todas las conexiones. Hay otros métodos que podrían mostrarnos una imagen más clara, pero tienden a ser destructivos.

Randal Koene: la idea es que una vez que se ha preservado un cerebro, se corta muy fino y se observa todo lo que está ahí. Se puede reconstruir mucho de lo que hay en el cerebro a partir de su estructura…

Narrador: para los cerebros vivos, la tecnología de escaneo más prometedora que hay es la de los electrodos, con miles de puntos de grabación.

Randal Koene: ahora, es extremadamente invasivo en el sentido de que hay mucha cirugía involucrada.

Narrador: estos electrodos, cuando se colocan en áreas precisas del cerebro, tienen el potencial de mostrarnos miles de neuronas a la vez….

Randal Koene: porque cada punto puede registrar desde múltiples neuronas e identificar cuál es basándose en la forma específica, a la acción que realizan, el tipo de respuesta.

Los científicos creen que fusionaremos nuestra mente con las máquinas mucho antes de lo que creemos, y así es como lo están haciendo

Narrador: de cualquier manera, la tecnología tiene que ser capaz de escanear y de registrar cantidades masivas de datos. Por masivo, nos referimos a zetas como cantidad de información. Y ni siquiera sabemos todo lo que buscamos todavía. Muchos neurotransmisores aún no han sido descubiertos. Piezas muy necesarias para la conexión en este rompecabezas. Así que, incluso si tenemos toda la información, si no sabemos lo que buscamos entonces…

Randal Koene: es como una historia escrita en un libro, pero si nadie la lee y nadie entiende las palabras, entonces es solo una cosa negra sobre una cosa blanca.

Narrador: ahora mismo, cada neurona escaneada tiene que ser interpretada por los humanos en tiempo real, zetas de información clasificada lentamente a mano. Si queremos empezar a leer el principio de esas conexiones, el aprendizaje avanzado de máquinas y la minería de datos será fundamental.

Randal Koene: porque de otra manera terminas con sistemas en los que el aprendizaje, el entrenamiento de ese modelo. Solo la sincronización de los parámetros podría tardar una eternidad. Literalmente, una eternidad es la unidad temporal más grande que hay en el universo. Solo por lo exponencialmente grande que es.

Narrador: la potencia de procesamiento de los ordenadores también ha demostrado un ligero crecimiento exponencial durante el último siglo, más o menos. Algo similar puede decirse de la memoria de los ordenadores. Si la tendencia continúa, es probable que alcancemos los requisitos de procesamiento necesarios bastante pronto. Pero algunos expertos se preocupan de que podríamos estar llegando al final de la Ley de Moore.

Randal Koene: también he leído sobre eso, y me preocupa.

Narrador: la Ley de Moore. En un momento dado predijo que la potencia de los ordenadores se doblaba cada 18 meses. Y en las últimas décadas, estos avances se han ralentizado. Si se detienen, nuestros ordenadores nunca serán lo suficientemente rápidos como para procesar los datos. 

Randal Koene: me preocupa en gran medida debido a ese gran cuello de botella computacional que mencioné antes. Sin ello, tratas de ajustar los modelos, y es ajuste puede ser muy, uy difícil.

Narrador: una vez superemos eso, entonces podríamos ser capaces de hacer funcionar un cerebro emulado. Uno de estos cerebros emulados se llama SIM, o Mente Independiente de Substrato. El SIM sería una réplica digital exacta de la mente que fue emulada. Y en realidad estamos bastante cerca de los requerimientos de memoria. No deberíamos tener problemas para almacenar SIMs una vez que seamos capaces de crearlos. Pero el lugar donde se almacenarán es un poco diferente del lugar en el que vivirán. Y nos referimos a vivir.

Abby Tang: ¿Un SIM sería consciente?

Randal Koene: sí.

Abby Tang: respuesta simple.

Randal Koene: es una respuesta simple.

Narrador: y si un SIM es consciente, no necesitas existir en un lugar e interactuar con las cosas. En Black Mirror, los personajes pasan el resto de la eternidad en una lujosa ciudad costera. En este momento, nuestras capacidades con la realidad virtual no son lo suficientemente buenas como para crear un paraíso como ese. Para experimentar la realidad virtual de la forma en la que los humanos experimentan la realidad, los SIMs necesitarían sensores y sistemas de alta fidelidad para sentir el mundo que les rodea. Los gráficos, al menos, están mejorando constantemente, gracias a la velocidad y la relevancia de la industria de los videojuegos. Es el resto de los sensores los que necesitarán hacer un mayor trabajo. Todo, desde probar ron y una Coca-Cola, hasta sentir el dolor de un accidente de coche. El ancho de banda y la complejidad única necesaria para esto no debe ser subestimada. Y mientras que la realidad virtual no es la única opción para un SIM, la realidad real todavía necesita unas actualizaciones. Primero, necesitaríamos un avatar robot. Y los robots son, por lo general, muy buenos en una sola cosa. Uno de los robots humanoides más avanzados de mundo es famoso por su capacidad para subir escaleras. Es relativamente impresionante, pero ni siquiera se acerca a replicar la experiencia de tener un cuerpo humano real. La realidad virtual ofrece una experiencia humana y más en un mundo digital. Los SIMs pueden volar o teletransportarse o incluso convertirse en un león para una experiencia claramente no humana. Una vez descubrimos el lado técnico de la emulación del cerebro completo, todavía queda la parte filosófica de la ecuación: ¿Esa simulación seguirías siendo tú?

Randal Koene: tienes que ser muy cuidadoso con estos escenarios cuando los planteas.

Narrador: la respuesta simples es que no estamos del todo seguros. Los filósofos y científicos han debatido, definido y redefinido el concepto del “yo” durante siglos, y todavía continúan.

Maya Schechtman: si piensas que hay una diferencia entre ser incinerado y que se haga una réplica con un montón de vagos recuerdos y que realmente parezca que sigues existiendo… Dime qué diferencia hay.

Narrador: de cualquier manera, ya seas tú u otro tú, ese SIM es consciente, lo que añade una gran dosis de ética a este dilema. En la serie de Amazon Prime Upload, los SIMS pueden ser propiedad de los seres humanos, dándoles el derecho de borrar a sus SIMS si les apetece. ¿Es esto un asesinato? Parece que no en el universo de Upload, pero es una gran pregunta que tendremos que resolver en algún momento.

LEER TAMBIÉN: 5 misterios del cerebro que aún no se han conseguido resolver

LEER TAMBIÉN: Las 11 mejores apps que puedes descargar en tu móvil para entrenar tu cerebro y ser más inteligente

LEER TAMBIÉN: Recargar energía, fijar nuestros recuerdos y asentar conocimientos: las 8 cosas increíbles que hace tu cerebro mientras duermes

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Trending
  2. video
  3. Ciencia
  4. Tecnología
  5. Netflix