Las sucursales bancarias llegarán a su volumen más bajo en 45 años: la banca se ha deshecho del 60% de sus oficinas desde 2008

Un hombre con mascarilla pasa ante una oficina cerrada de CaixaBank

Reuters

  • Las 4.000 sucursales que la banca española prevé cerrar en 2021 dejarán su red en unas 18.400 oficinas, su menor registro desde 1976 y un 60% menos que en 2008.
  • CaixaBank cerrará 1.534 oficinas, Santander 1.033, BBVA 530 e Ibercaja 199, mientras que Banco Sabadell y la fusión entre Unicaja y Liberbank podrían deshacerse de 300 y 400 sucursales este año, respectivamente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde el inicio de la anterior crisis económica en 2008, cada vez es más difícil encontrar una sucursal bancaria en España. Pese a que el país sigue siendo uno de los que mayor proporción de oficinas por cada 100.000 habitantes tiene en la Unión Europea, la nueva ronda de cierres que las principales entidades han anunciado o están pendientes de confirmar para 2021 podría llevar al país a un número total de sucursales inédito desde hace más de 4 décadas.

Por el momento, CaixaBank ha previsto el cierre de 1.534 oficinas, el 27% de su red, dentro del ERE que está negociando con su plantilla, mientras que BBVA ha incluido 530 cierres en su proceso de recorte de plantilla, Santander acordó cerrar 1.033 sucursales este año e Ibercaja otras 199. A estos cierres confirmados podría haber que sumar próximamente otras 300 oficinas del Banco Sabadell y 400 más de la entidad que surja de la fusión entre Unicaja y Liberbank.

La pandemia ha acelerado aún más la digitalización de los bancos: por qué los expertos creen que los robots han llegado para quedarse y las oficinas tienen los días contados

A falta de que se confirmen los datos de estas últimas entidades, la banca española cerrará unas 3.996 oficinas a lo largo de 2021, aunque en el caso de Ibercaja el proceso se extenderá hasta la primera mitad del próximo año. Si se cumplen estas expectativas, la red de sucursales bancarias pasará de contar con los 22.392 establecimientos de que disponía al cierre de 2020 a disponer de 18.396 a partir de este año.

Esa cifra supone que el número de sucursales bancarias abiertas en España se reducirá a su nivel más bajo desde marzo de 1976, cuando contaba con 18.232 oficinas de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito, según los datos del Banco de España. Posteriormente, su número creció de forma casi ininterrumpida hasta 2008, cuando alcanzó su máximo anual, con 45.662 sucursales abiertas al cierre del año.

Un proceso constante de cierres desde 2008

Sin embargo, el estallido de la crisis financiera y los cambios progresivos en la operativa de las entidades con la irrupción de la digitalización han ido recortando año a año de forma constante el número de sucursales en España, como muestra el gráfico a continuación, en el que se evidencia cómo la banca se ha ido deshaciendo de su red comercial y podría contar con un 60% menos de oficinas que en 2008 cuando concluya el proceso de cierre de oficinas.

Este proceso, que hasta 2020 supuso el recorte del 50% de las sucursales de la banca en 8 años, se agudizará con la reestructuración de oficinas que se estima para 2021 y comienzos de 2022, que supondrá la desaparición del 17,85% de la red comercial en 2020, casi el triple del 6,6% que se redujo en 2019 respecto al año anterior y más del doble del 8,26% menos de sucursales que existían en 2018 en comparación con 2017.

Ese proceso podría corresponderse también con la concentración que ha vivido el sector desde el estallido de la crisis financiera, cuando el Estado se vio forzado a solicitar un rescate de 65.700 millones de euros para reestructurar el sector y a intervenir en bancos y cajas de ahorro, lo que supuso la fusión o absorción de la mayoría de ellos, hasta el punto en que el sector pasó de 62 entidades en 2008 a apenas 10 en 2019, destruyó 100.000 empleos y clausuró 22.000 oficinas.

De todos modos, los cierres de 2021 podrían ser solo un aperitivo de los cambios que provocará la transformación digital en la banca, que podría suponer la desaparición del 70% de las sucursales entre 2019 y 2030, según un estudio de JP Morgan que prevé que el grueso de los cierres se produzca antes de 2026, con 14.000 oficinas menos, mientras que de cara a 2030, cuando estima que la digitalización haya alcanzado el 85%, solo quedarán 3.900 oficinas en España.

La bajada de disponibilidad bancaria eleva el riesgo de exclusión financiera

En lo que respecta a la disponibilidad de oficinas, la tendencia a la baja durante la última década ha supuesto que en 2019 hubiese casi 50 sucursales menos por cada 100.000 habitantes adultos en España, según los datos del Banco Mundial, en lo que se refleja que en 2009 había 99,3 oficinas por cada 100.000 mayores de edad, mientras que en 2019 esa ratio había caído hasta 49,66 y, extrapolando los cierres previstos a ese cálculo, en 2021 podría seguir bajando hasta 37,7 oficinas.

Pese a esas cifras, España seguiría muy por encima de la media europea, que contaba con  22,29 oficinas bancarias por cada 100.000 habitantes adultos en 2019, el último año del que dispone datos oficiales el Banco Mundial. El país superaba ampliamente las ratios de sucursales por población adulta de Portugal, con 38,2, Italia, con 38,8, Francia, con 34,3 y Alemania, que disponía hace 2 años de apenas 11 oficinas para cada 100.000 adultos.

Además, no es descartable que los demás países europeos hayan recortado sus redes de oficinas bancarias, según el profesor de EAE Business School Luis Losantos, aunque considera que esos movimientos han afectado a los países vecinos en menor medida. "No deberíamos obviar la entrada y el desarrollo de nuevos agentes en el mercado financiero que cada vez ganan más peso a la banca tradicional", añade.

Sin embargo, el recorte en la red comercial de la banca española ha generado temores de una posible exclusión financiera de los clientes que se encuentren en núcleos menos poblados y, por tanto, más susceptibles de quedarse sin emplazamientos bancarios, que ha supuesto que el 80% de los pueblos de Ávila, Guadalajara, Palencia, Salamanca, Segovia y Soria carezcan de oficinas y que las provincias de Soria, Palencia, Segovia y Ávila cuenten con menos de 100 en todo su territorio, según El Economista.

El cierre de oficinas no es solo un problema de la España vaciada, como refleja el hecho de que la provincia de Barcelona tenga un 65% menos de sucursales que hace 13 años y la Comunidad de Madrid registra un 55% menos, un fenómeno que se traslada a sus principales ciudades, con la ciudad condal viendo desaparecer un 64,7% de su red de oficinas y la capital perdiendo un 54,7%, según El Confidencial.

Otros artículos interesantes:

La banca seguirá cerrando sucursales en 2021: desaparecerán 4.000 oficinas más y su presencia caerá a niveles de hace más de 40 años

El Banco de España eleva más de un 2% en un año el coste del rescate a la banca y prevé perder otros 300 millones de euros en Bankia

España ha pasado de tener 62 bancos a solo 10 en poco más de una década: historia de una concentración bancaria obligada