Los datos de los españoles, a subasta una media de 426 veces al día: un estudio cifra y denuncia "la mayor brecha de la historia" de información sobre tu vida en línea

Sala de vigilancia policial en una imagen de archivo de Argentina.

REUTERS/Matias Baglietto

El Consejo Irlandés por las Libertades Civiles, ICCL por sus siglas en inglés, es una organización activista que acaba de cifrar cuántas veces las tecnológicas y las empresas de publicidad en línea personalizadas comprueban los datos que los usuarios generan con su actividad en internet. Los españoles están entre los más vigilados.

Según el análisis, que puedes consultar aquí, los datos de los ciudadanos españoles se someten a esa vigilancia hasta en 426 ocasiones al día de media, una cifra muy superior de la media que afecta a los ciudadanos de toda Europa (376 veces al día) pero por debajo de la cadencia con la que estas singulares subastas de datos se producen con estadounidenses (747 veces diarias).

Esas comprobaciones el ICCL las mide en las subastas en tiempo real (RTB), la piedra de toque de la industria publicitaria en línea: estas subastas ofrecen a los mejores postores los espacios e inserciones publicitarios, desde banners y popups hasta vídeos publicitarios en YouTube. Para hacer esas ofertas se perfila primero al usuario en base a sus hábitos en línea.

"Las subastas en tiempo real (RTB) operan entre bambalinas tanto en páginas web como apps. Rastrea lo que ves en internet, no importa lo privado o sensible que sea, y registra dónde accedes. Diariamente, retransmite de forma continuada todos esos datos que generas a una serie de empresas, permitiéndolas crear un perfil sobre ti", explica ICCL en el comienzo de su informe.

Johnny Ryan, responsable de Derechos de la Información en la ICCL, confiesa a El País que en la organización no saben a qué se deben "esas diferencias" entre la cadencia con la que son vigilados ciudadanos españoles, europeos o estadounidenses. 

Pueden sucederse varios factores: cómo de desarrollada esté la industria RTB en cada país, cuánto tiempo pasan los usuarios conectados, cuánto del tráfico sucede en páginas de bajo valor o dónde es más probable que se monitorice a los usuarios y cómo de activas son las autoridades nacionales de protección de datos.

En España es la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) la encargada de poner coto a este fenómeno. En Irlanda, la propia ICCL ha demandado en alguna ocasión a la homóloga de la AEPD allí, la DPC, al entender que el Comité de Protección de Datos en ese país ha hecho dejación de funciones en más de una ocasión.

Irlanda tiene sin resolver el 98% de las demandas por protección de datos contra las grandes tecnológicas: así se ha convertido Dublín en un "cuello de botella" para la UE

Para la organización irlandesa, este fenómeno es "la mayor brecha de datos" registrada en la historia. "Rastrea lo que la gente ve en línea y su ubicación geográfica 294.000 millones de veces en EEUU y 197.000 millones de veces en Europa cada día". Muchos de esos datos acaban enviándose a empresas, algunas de ellas radicadas en Rusia o China, "sin control de qué se hace con ellos después".

Ese control es imposible de ejercer, ya que una vez tus datos recaen en manos de una empresa especializada, los ciudadanos carecen de más garantías. ICCL asegura haber encontrado ejemplos en los que los brokers de datos ofrecieron perfilar a activistas del movimiento Black Lives Matter, mientras que agencias de EEUU aprovecharon esa información para pinchar teléfonos sin garantías legales.

Esta información llegó a ser usada en contra de un sacerdote católico que usaba una aplicación de citas para homosexuales, Grindr. También llegaron a ser subastados los datos generados en línea de ciudadanos supervivientes a acoso y abuso sexual.

El informe también revela que los usuarios españoles son de los más vigilados de Europa. Si sus datos se subastan una media de 426 al día, esa cifra solo se queda detrás de las subastas que afectan a ciudadanos británicos (sus datos se subastan una media de 462 veces diarias) y polacos (431 veces). España queda delante de países como Malta, Croacia, Irlanda o Países Bajos.

Las revelaciones que la ICCL ha hecho este martes apuntan directamente a una de las mayores multinacionales tecnológicas que han basado su modelo de negocio en la publicidad en línea. Google es la compañía especializada en subasta de datos más grande del planeta, pero tampoco es la única. En EEUU más de 4.600 firmas están especializadas en esta industria. En Europa son más de 1.000.

Se trata de un negocio que, no por desconocido es menos lucrativo. Los anunciantes invierten una media de 100.000 millones de dólares al año en estas subastas de datos, en un mercado que genera más de 117.000 millones. La inversión en publicidad programática en Europa en el año 2019 superó los 23.000 millones de euros, recuerda la organización irlandesa.

El estudio señala concretamente a una quincena de empresas especializadas en este tipo de subastas de datos, siendo una de las mayores participantes la propia Google o Xandr, una firma que Microsoft compró el año pasado. Ambas participaron en España. De las firmas analizadas, 14 de 15 operaron con datos de ciudadanos españoles.

Las otras firmas que participaron en el mercado español son Index Exchange, PubMatic, MAgnite, BidSwitch, OpenX, SmartRTB, TripleLift, Verizon, Improfe Digital, Adform, TeadsTv y Sovrn.

Otros artículos interesantes:

La guerra obliga al Gobierno a agilizar la creación del Centro de Operaciones de Ciberseguridad que se lleva prometiendo desde 2017

Apple presenta en secreto 2 patentes de drones y sistemas de control, lo que demuestra su apuesta por la seguridad y la vigilancia

"Es la peor empresa de reconocimiento facial del mundo": varios proveedores de tecnología de videovigilancia se quejan de forma silenciosa de Clearview AI en una conferencia

Te recomendamos