Pasar al contenido principal

Las cifras detrás del 'doble irlandés': 83.000 millones que tributan en Irlanda a tipos muy bajos en lugar de hacerlo en España, Francia, Alemania o Italia

Una bandera de Irlanda

Reuters

  • El 47% de las ganancias declaradas en Europa por multinacionales estadounidenses se contabilizaron en Irlanda, una suma equivalente a unos 83.000 millones de euros.
  • El 52% de las ganancias en el extranjero de las multinacionales estadounidenses tributa en países con fiscalidad "laxa".
  • Las compañías utilizan técnicas como el 'doble irlandés' para evitar el pago de impuestos.
  • Por ejemplo, Netflix solo aportó a las arcas españolas 3.000 euros en 2018.
  • Se prevé que el Gobierno español ponga en marcha un impuesto a las empresas tecnológicas o tasa Google a finales de este año.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No es ningún secreto que Irlanda es un paraíso para las multinacionales estadounidenses.

En 2018, el último año para el que se tienen cifras, el 47% de las ganancias declaradas en Europa por multinacionales estadounidenses y el 17% de las de todo el mundo (unos 83.000 millones de euros) se contabilizaron en Irlanda, según datos recogidos por El País y publicados por la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos (BEA, por sus siglas en inglés).

Además, el 52% de las ganancias en el extranjero de las grandes empresas de Estados Unidos tributa en países con fiscalidad "laxa", según la misma fuente.

"Algunas de las mayores ganadoras de la globalización han visto caer sus impuestos, un proceso que no es sostenible ya sea a nivel político o económico", defienden Kimberly Clausing, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman en un artículo académico publicado recientemente.

No se trata de una cuestión puntual de un solo país, ni de la que se aproveche únicamente una empresa: Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo también benefician fiscalmente a compañías como Apple, Google o Netflix.

“Irlanda, como Países Bajos y Luxemburgo, es un paraíso fiscal superagresivo: no solo tiene un tipo de general de sociedades mucho más bajo (12,5%, la mitad que en España), sino que en la práctica muchas veces se queda en mucho menos”, explica en declaraciones a El País Susana Ruiz, responsable de Justicia Fiscal de Oxfam Internacional.

El caso de esta última es curioso. En 2018, la compañía solo aportó 3.246 euros a las arcas españolas, lo cual contrasta con otras grandes empresas como Apple que, si bien paga menos de lo que debería, aportó 11 millones de euros el mismo año. Microsoft y Google, por su parte, pagaron 7,51 y 6,89 millones de euros, respectivamente, y Amazon, 3,76 millones.

Leer más: Bruselas investiga si Ikea sigue el modelo de Apple para pagar menos impuestos

Las redes sociales Facebook y Twitter también aportaron bastante poco el 2018: 860.000 y 110.000 euros, respectivamente.

Estas multinacionales se valen de varios entramados fiscales para evitar pagar grandes sumas de dinero en impuestos en los países que tienen los tipos más altos. 

Tim Cook, CEO de Apple
Tim Cook, CEO de Apple

Reuters

"No es solo que las empresas localicen sus sedes en países donde se paga un impuesto de sociedades más bajo", apunta Jose María Peláez, portavoz de la Asociación de Inspectores de Hacienda, en una conversación anterior con Business Insider España. "Es que además de esto las empresas usan entramados para que estas sociedades estén relacionadas con otras filiales localizadas en paraísos fiscales", apunta. 

Leer más: La UE ultima un impuesto digital para evitar las trampas de las grandes multinacionales

Esta técnica se conoce como 'sándwich holandés', si la empresa esté radicada en Holanda, o 'doble irlandés' si se encuentra en Irlanda. Se trata de una práctica especialmente sencilla en el caso de los negocios digitales, en los que no es necesario tener presencia física en un país para desarrollar tu negocio en él, explica El País.

Asimismo, otra de las complicaciones sería el uso del comisionista, es decir, establecer la matriz de la empresa en Irlanda y constituir en España una filial dedicada a servicios de marketing o comunicación.

Para solucionar este problema hay varias propuestas encima de la mesa, como cobrar el mismo impuesto en todos los países de la Unión Europea, aunque podría ser complicado que todos los miembros se pusiesen de acuerdo.

Leer más: EEUU aprovecha la crisis del coronavirus para suspender las negociaciones sobre una tasa Google global y vuelve a amenazar a países como España, que prepara su impuesto para finales de 2020

España, por su parte, pondrá en marcha a finales de año un impuesto a las empresas tecnológicas, comúnmente conocido como 'tasa Google', con el que el Estado pretende recaudar 800 millones de euros. De momento, se está tramitando en el Congreso de los Diputados. Trump ya ha amenazado con subir o imponer nuevos aranceles a los países que aprueben este tipo de medidas mientras las multinacionales estadounidenses critican la iniciativa española. "El mercado no es solo un país, necesitamos normas globales", criticaba en junio Mariangela Marseglia, responsable de Amazon en España, en conversación con Business Insider España.

Francia aprobó en julio de 2019 un impuesto similar, la 'tasa GAFA', que grava el 3% sobre la facturación local. Sin embargo, a principios de 2020 anunció que congelaría la tasa (que no llegó a recaudar dinero de las grandes tecnológicas en la práctica) para evitar las sanciones de la Administración Trump.

Y además