Pasar al contenido principal

Las cifras de la nueva Bankia tras su fusión con BMN

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. Bankia

Bankia materializa esta semana su fusión con BMN (Banco Mare Nostrum). El lunes la entidad financiera inscribió la operación en el Registro Mercantil tras lo cual el jueves procedió al canje de acciones mediante la proporción de 7,82987 títulos de BMN por uno de Bankia. Para ello Bankia ha emitido  205.630.814 acciones nuevas que comenzaron a cotizar el viernes. Con estos pasos finaliza la operación de fusión entre las dos entidades, que se anunció en 2017.

La fusión entre las dos entidades consolidará la cuarta entidad bancaria española. Estas son las cifras de la Bankia postfusión:  

  • Aumento de activos. Las cifras estimadas muestran un incremento del 20% en préstamos, un aumento del 28% en depósitos y un incremento en la base de clientes del 26%, según las cifras publicadas por la entidad en la presentación de la operación. Esto conllevaría además aumentar la cuota de mercado en estas categorías.
cartera de productos de Bankia tras la fusión
Bankia
  • Crédito promotor. La exposición al ladrillo ha sido uno de los grandes problemas del sistema bancario español. Tras la intervención del Estado, Bankia rebajó su exposición a este tipo de crédito. La fusión mantendría a Bankia como la entidad con menor exposición a crédito promotor y una de las más bajas en los adjudicados.
  • Recorte de empleos. A pesar de estas cifras y de las sinergias que esperan que se desarrollen, la integración de BMN dentro de Bankia se saldará con un nuevo ERE en la plantilla. Ambas redujeron su personal tras haber recibido las ayudas estatales. En el caso de Bankia, tras la nacionalización de la entidad se produjo un expediente de regulación de empleo que afectó a 4.500 empleados. BMN también vio reducir su plantilla. La primera propuesta de la empresa de recorte de empleados ascendió a 2.500 personas. Los sindicatos han rechazado esta cifra y esperan rebajarla a 1.800 en la mesa de negociación constituida. El ajuste propuesto sería en su mayor parte mediante prejubilaciones. Bankia y BMN cuentan conjuntamente con 17.531 empleados, por lo que el ajuste planteado supondría la salida del 14,32% de la plantilla de la sociedad resultante de la fusión de ambas entidades.
  • Ayudas públicas. La nueva Bankia será la que recupere (si es que lo consigue) las ayudas públicas que han recibido las dos. En total, han sido 24.000 millones de euros de ayudas públicas. El grueso de las ayudas fueron a Bankia, que recibió 22.400 millones de euros, mientras que BMN recibió una inyección pública por un valor de 1.600 millones.
  • Beneficio por acción. La entidad estimó que la integración de Bankia y BMN supondrá un incremento del beneficio por acción del 16%.
  • Cuarta entidad en el mercado. La entidad gestionará 223.000 millones en activos y considera que la operación servirá para apuntalar el papel de Bankia como cuarta entidad del Estado sin que le afecte a sus ratios de capital.
posición de Bankia en el mercado.
Bankia

En la operación de fusión entre ambas entidades, el Estado ni gana ni pierde sino que cambia de bolsillo la participación del FROB. La parte que hasta ahora tenía en BMN pasará a engrosar la parte que tiene de Bankia. La recuperación de las ayudas vendría en su mayor parte por la venta de las acciones que el Estado tiene en la entidad. Algo complicado según las valoraciones de los expertos.

Un informe de Citi de hace unos meses apuntaba que sería necesaria una revalorización de las acciones del 170% para que el Estado recuperara su inversión en la entidad. A pesar de lo elevado de la cifra, el banco de inversión sí que observaba que la fusión era una buena operación. Los analistas preveían un alza del beneficio por acción gracias a la fusión de entre el 20% y el 30% entre 2017 y 2020.

El paso dado esta semana materializa esta operación anunciada en junio del año pasado. Se cierra una vez que Bankia ya ha dejado atrás las restricciones impuestas tras su rescate. Durante los últimos cinco años debido a las ayudas públicas recibidas Bankia tenía restringida la compra de otras entidades y tampoco podía operar en determinadas actividades como la promoción inmobiliaria o comprar empresas con acceso a los mercados de capitales. 

En la presentación de la fusión, el presidente de la entidad José Ignacio Goirigolzarri, enfatizó como esta operación incrementaría el valor para los accionistas. Un guiño al Estado que tiene un 60% de la entidad a través de su brazo financiero, el FROB, tras la venta del último paquete de acciones que realizó en diciembre de 2017. Esta ha sido la segunda vez en la que el Ejecutivo ha vendido un paquete de acciones de Bankia, la primera (y única vez) fue en 2014 cuando vendió otro paquete de acciones que representaba un 7,5% de la entidad.

Te puede interesar

Lo más popular