La CIRBE: qué es, para qué sirve y por qué debes saber que no es un registro de morosos

Qué es CIRBE, la Central de Información de Riesgos del Banco de España
Reuters

La Central de Información de Riesgos del Banco de España es una base de datos que recoge las referencias sobre préstamos, créditos, avales y garantías.  

El supervisor envía cada mes a las entidades financieras un informe con los importes pendientes que superen los 9.000 euros por titular y banco.

Salvo excepciones, las cantidades inferiores al límite establecido no figuran en este registro.

Cualquier ciudadano puede solicitar de forma gratuita un informe sobre sí mismo, pero no acceder a los relativos a otros clientes.

Descubre más historias en Business Insider España

Cuando se habla de bases con datos relativos a deudas, el primer resorte mental suele llevar a pensar en registros de morosos. Sin embargo, no siempre se cumple esa máxima. En especial, cuando se trata de instrumentos que usan instituciones públicas. Es el caso de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE). Te contamos qué es, para qué sirve y por qué debes saber que no es un registro de morosos en el que figuran, por ejemplo, personas que no han podido devolver un préstamo.

Qué es la CIRBE

La Central de Información de Riesgos del Banco de España es una base de datos que incluye los detalles sobre los préstamos, créditos, avales y garantías que las entidades financieras mantienen con sus clientes.

Para qué sirve la CIRBE

La información sobre los riesgos es fundamental para valorar los perfiles, las operaciones y las posibilidades de conceder recursos financieros a los peticionarios. Por ello, el Banco de España hace llegar cada mes un informe con esos datos a las entidades financieras que se encuentran bajo su labor supervisora.

Leer más: Cambiar tu hipoteca de banco, cómo saber cuándo compensa subrogar

Asimismo, de manera específica, “cualquier entidad puede pedir información concreta de un titular si éste le solicita una operación de riesgo -como, por ejemplo, la concesión de un préstamo personal o una hipoteca- o figura como obligado al pago o garante en documentos cambiarios o de crédito cuya adquisición o negociación haya sido solicitada a la entidad en cuestión”, añaden desde el propio Banco de España.

Límites para figurar en la CIRBE

Sin embargo, no todas las deudas o riesgos aparecen en este registro del supervisor. En concreto, el límite para estar en la CIRBE se encuentra establecido en 9.000 euros por cliente y entidad. Por debajo de esa cifra, las operaciones no se recogen. Cabe recordar que hasta 2013, ese tope estaba fijado en 6.000 euros.

Leer más: Qué ocurre con tu préstamo si el banco se lo vende a otra entidad

Por si te surgen dudas, esa coletilla de 'por cliente y entidad' significa que, por ejemplo, si tienes un préstamo pendiente de pago por valor de 16.000 euros, obviamente, estarás registrado en la CIRBE. También si cuentas con dos deudas distintas de 8.000 euros en el mismo banco. Sin embargo, la CIRBE no reflejará dos o más operaciones por ese mismo importe en entidades distintas, a pesar de que la suma de ambas va más allá de los 9.000 euros establecidos como mínimo.

Existen, no obstante, contadas excepciones para que las referencias situadas por debajo de los 9.000 euros figuren en la también conocida como CIR. Por ejemplo, las operaciones de crédito comercial con recurso.

La CIRBE no es un registro de morosos

Como ya se ha apuntado, esta base de datos de la institución supervisora no es un registro de morosos. En otras palabras, su naturaleza y objeto son diferentes a los del Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) o a los de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef), entre otros. 

Leer más: Fichero de morosos, ¿cómo saber si estás en uno y cómo salir de él?

¿Por qué es importante distinguir uno de los otros dos? Porque en el primero figura todo ciudadano con un préstamo activo por encima de los 9.000 euros. Aunque pague cada mensualidad religiosamente y acabe por devolver al banco el importe prestado más los intereses en los plazos acordados. Mientras que, en los segundos, para aparecer en ellos, debe haber mediado previamente algún impago. Lo cual puede significar para el afectado limitaciones de acceso a financiación en el futuro.

En conclusión: es perfectamente normal que tu nombre esté incluido en la CIRBE si tienes cualquier operación activa con una entidad financiera. No implica que te hayas retrasado en los abonos o haber cometido ilegalidad alguna. De hecho, es justo lo contrario, ya que es lo contemplado en la normativa bancaria.

Solicitar un informe a la CIRBE

En último lugar, cabe mencionar que, si deseas pedir información a la CIRBE, no tienes más que cursar una solicitud de informe de riesgos. Te lo facilitarán sin problema. De forma gratuita, además. Pero sólo con datos sobre ti mismo, no los relativos a otros clientes.

LEER TAMBIÉN: 9 cosas que debes saber antes de pedir un crédito rápido online

LEER TAMBIÉN: Cuándo prescribe una deuda y en qué casos se logra extinguir

LEER TAMBIÉN: Todas las comisiones que te está cobrando tu banco sin que te des cuenta

VER AHORA: Hay mundo más allá de los perfiles tecnológicos: estas son las habilidades más demandadas ahora mismo, según el CEO de LinkedIn España

    Más:

  1. Dinero
  2. Pymes
  3. Empresa
  4. Autónomos
  5. Deuda