Citroën Ami: no es una tostadora... pero tampoco un coche

Citroën Ami campaña de comunicación portada
  • El Citroën Ami es un ejemplo de disrupción en el diseño, en la conceptualización y en la forma de comunicarlo. Una nueva apuesta de la marca por encontrar soluciones inusuales.
  • Es divertido y práctico por igual; sin duda la solución más innovadora lanzada por Citroën.
  • Descubre más historias sobre Citroën en nuestro Espacio ElectricForAll.

¿Qué puede tener en común un coche y una tostadora? Probablemente nada. Pero ambos conceptos se presentan juntos en la campaña de comunicación provocativa y al mismo tiempo encantadora del nuevo Citroën Ami.

Esta innovadora solución de movilidad te garantiza poder economizar tu tiempo en traslados dentro de la ciudad y desde luego aparcar en un visto y no visto. 

¿Hemos oído Generación Z? Pues sí, querida Generación Z, vosotros que os dejáis seducir por la transformación, el cambio y los inventos disruptivos, Ami es para ti. 

Por muchas razones. Para empezar, el Citroën Ami puede conducirse sin carnet a partir de los 15 años (con un permiso tipo AM). Sin preocupaciones por el medio ambiente y rebelándose frente a las tendencias y el consumo mainstream

Este cuadriciclo ligero es un prodigio de sostenibilidad pero desde luego también muy confortable y seguro, está hecho y pensado a la medida de las necesidades de las personas. Con el punto que tanto le gusta a Citroën de romper paradigmas. 

Su mejor baza ha sido ser capaz de diferenciarse

Se suelen escribir muchos artículos acerca de lo que un coche es capaz de hacer, de todas sus especificaciones técnicas (autonomía, velocidad, radio de giro...) y de por qué es mejor que otro modelo de la competencia. Es la razón de ser de la innovación en el mundo del motor: diferenciarse. 

Campaña comunicación Citroën Ami-1

Por eso la apuesta del equipo de creatividad que ha dado forma a esta campaña ha sido lanzarse a lo evidente: no han esperado a las críticas, se las han hecho ellos mismos. 

Su campaña ha estado marcada por una comunicación muy llamativa, fresca y cercana; y sinceramente, es justo lo que evoca el propio coche. La manera en la que han hecho llegar su ya conocido objeto de movilidad a la gente, ha hecho que este coche eléctrico irradie ternura y muecas de sonrisas a partes iguales, reforzando su carácter rebelde, cercano y divertido.

La campaña ha sido creada originalmente por Buzzman (París) para el mercado francés, y ha sido adaptada al castellano por Havas y Manifiesto. Algunos de los mensajes utilizados son tan elocuentes como estos: “Por muy raro que parezca, nuestro diseñador no ha sido despedido aún” o “Sí, parece una tostadora y por eso lo puedes comprar en Fnac”, pasando por "Si realmente quieres 300 caballos, ve al hipódromo" o "Rechazado por radares, autoescuelas y gasolineras".

Citroën Ami campaña de comunicación

Directo, llamativo y práctico. Se podría decir que la campaña ha sido un símil perfecto de las características de este objeto de movilidad, llevados a su propio lanzamiento. 

No tiene por qué ser estético si lo que han buscado es que sea tremendamente útil

Al margen de que la campaña se haya centrado en el exterior, este pequeño vehículo es una manera de alinear todos los deseos de una persona que está acostumbrada a vivir en una ciudad. 

Más allá del tiempo y la incomodidad que supone encontrar aparcamiento cuando se vive en núcleo urbano, hay otros problemas que traen de la cabeza a los ciudadanos. 

El ruido es uno de ellos. La contaminación acústica y el tráfico rodado causan graves problema de salud pública como trastornos del sueño, y está asociada a problemas de hipertensión y cardiopatías, según la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Los coches eléctricos acaban con esta problemática, como también con las emisiones o con la necesidad de respirar un aire más limpio en las ciudades. La tendencia se inclina claramente hacia “lo verde” y esto es algo que celebrar. 

Citroën Ami chaval sentado en el interior

¿Otra utilidad? La independencia, vale para cualquier persona, pero es cierto que cuando eres más joven tienes muchas más cosas que hacer, más planes, más amigos. Actividades después del instituto o la universidad, constantes desplazamientos que encarecen tu día a día. 

Lo bueno es que un objeto de movilidad como Ami gasta una cantidad ínfima en su recarga eléctrica y tampoco tendrás que pagar en las zonas de aparcamiento regulado. Además, conseguir un Ami es mucho más razonable que aspirar a otros modelos: lo tienes desde 19,99 euros al mes (con una entrada de 3.521,13€ y una última cuota de 3.480,48€). Y con una ayuda de hasta 1.600€ del Plan Moves III.

Por si fuera poco, si eres de menos palabras y más de pasar a la acción, puedes probarlos en algunos puntos de venta de Citröen, preguntar por él en tu tienda Fnac más cercana, o si eres de Madrid, ya puedes coger con total libertad los pequeños Ami para moverte por la capital gracias a la aplicación Free2Move

Pd: Si optas por la última opción, nadie va a explicártelo antes, así que sí, las puertas abren al revés, “no eres tú, es Ami”.