Cómo la tecnología está cambiando (a mejor) la forma de conducir

citroën ëc4 tecnologías y seguridad
  • La incorporación de avances en seguridad y confort han ayudado a reducir la mortalidad por accidentes de tráfico hasta el 70% en 20 años.
  • El Citroën ëC4 100% eléctrico incorpora hasta 20 tecnologías para ayudarnos a conducir de manera más cómoda y segura.
  • Mejorar la reacción del conductor, detectar obstáculos o gestionar velocidad y trayectoria son características que presentan vehículos como el Citroën ëC4.

Son muchos los ingenieros que, a lo largo de los años, han dedicado sus mentes a un solo objetivo: que conduzcamos mejor. Puede parecer un objetivo banal para una carrera laboral, pero esa apariencia se desvanece con solo echar un vistazo a los datos: España cerró 2020 con el menor número de fallecidos en carretera de la historia.

Aunque parte del mérito de este récord tiene que ver con las restricciones a la movilidad por la pandemia, el dato de 2020 confirma que nuestras carreteras son cada vez más seguras. Tanto los datos de siniestralidad como los de mortalidad en carretera llevan años en descenso. En el último caso, en 20 años se redujeron hasta el 70%.

Que un vehículo incorpore cada vez más (y mejor) tecnologías de seguridad y confort es una gran noticia que no se produce de la noche a la mañana. Son años de ideas, ensayos e innovaciones que, poco a poco, se van colando en nuestra conducción. El Citröen ëC4 100% eléctrico, que incorpora hasta 20 tecnologías en este sentido, es un claro ejemplo de ello.

El camino hacia la conducción del futuro

Citroën GS - primer paso en tecnologías de conducción

Para que un coche sea capaz de proezas como evitar un accidente por sí solo, primero es necesario dar una serie de pasos. En el caso del Citroën ëC4 100% eléctrico, esos pasos ya se daban en los años 70 del siglo pasado en modelos como el Citroën GS

En el caso de este modelo, se buscaba reducir la posibilidad de sufrir un percance a base de mejorar el tiempo de reacción de su conductor. ¿Cómo se lograba? Muy sencillo: se trataba de alertarlo, facilitarle la reacción y mejorar la respuesta del propio vehículo. Por eso se incorporaron mandos intuitivos y ergonómicos al alcance de la mano, indicadores luminosos y frenos de disco.

Ya en los años 90, el Citroën ZX daba un paso más en la evolución de la seguridad y la comodidad al conducir. Lo hizo con la incorporación de un sistema de frenado servoasistido y frenos ABS, junto a la dirección asistida y un eje trasero autodireccional. A finales de esa década, el Citroën Xsara ya contaba con elementos multimedia, GPS y sistema de control por voz.

Ya en la década de los 2000 fue el Citroën C4 el que logró hacer reaccionar al coche ante un potencial peligro. El sistema de alerta de cambio involuntario de carril hacía vibrar el asiento del conductor para avisarle de una maniobra indeseada. En posteriores generaciones vendrían el dispositivo de ayuda a la salida en pendiente, el sistema de vigilancia de ángulo muerto, los faros antiniebla delanteros con iluminación estática en cruces y el control de tracción inteligente.

Detectar obstáculos incluso de noche

Citroën ëC4 detección de obstáculos

La suma y evolución de todas esas tecnologías es la que dará a lugar a un escenario que, hasta hace poco, nos parecía ciencia ficción: el del coche autónomo, que conducirá por nosotros. Un futuro que ya se deja entrever en modelos como el Citroën ëC4 100% eléctrico.

La versión eléctrica del C4 incorpora el sistema Active Safety Brake, capaz de frenar por completo el vehículo si hay un riesgo de colisión. Lo hace tras analizar los posibles obstáculos, tanto de día como de noche. Gracias a este avance, el conductor tiene a su alcance evitar un accidente incluso cuando la falta de luz impide ver con claridad.

Cálculos exactos y sencillos

velocidad adaptativa stop&go Citroën C4

El aumento de nuestras capacidades al conducir no se queda ahí. El Citroën ëC4 100% eléctrico complementa este sistema con una alerta de riesgo de colisión y post colisión e incorpora un regulador de velocidad adaptativo con función Stop & Go. Este dispositivo facilita al conductor la labor de calcular a qué velocidad debe circular y qué distancia debe guardar respecto al vehículo precedente: el Citroën ëC4 100% eléctrico ya se encarga de ello.

Por su parte, el Highway Driver Assist gestiona tanto la velocidad como la trayectoria en autopistas y autovías. Para lograrlo, dispone de una alerta de cambio involuntario de carril de última generación, entre otros avances.

Reacciones más rápidas

Citroën ëC4 - reacciones rápidas

Siguiendo la misma filosofía que ya aplicaba el Citroën GS en los 70, el Citroën ëC4 100% eléctrico incorpora elementos de confort y ergonomía para facilitar la reacción del conductor. Se trata de hacerle la vida más fácil para reducir la fatiga y ayudarle a mantener su atención sobre la carretera. 

Tanto el Citroën C4 como su versión eléctrica incorporan un sistema Head Up Display que permite conocer los principales datos relativos a la conducción de un vistazo y sin apartar la vista de la carretera. Así, la velocidad o las indicaciones del navegador aparecen ante los ojos del conductor de manera natural e intuitiva.

Aparcar sin un arañazo

Citroën ëC4 - parking sin arañazos

En cuanto al estacionamiento, estos modelos cuentan con ayudas tanto para aquellos que prefieren encargarse de las maniobras como para quienes tienen cierta aversión a aparcar. En el primer caso, la ayuda al estacionamiento lateral informa sobre la proximidad de obstáculos a los lados e incorpora una cámara de marcha atrás que permite tenerlo todo controlado. Algo que se agradece especialmente cuando los bolardos hacen acto de presencia en la acera.

Para quienes sueñan con un coche que aparque solo, el Sistema Park Assist funciona tanto en estacionamiento en batería (para la entrada) como en línea (entrada y salida). El coche detecta la plaza de aparcamiento y se encarga de las maniobras que sean necesarias.

Desarrollar una experiencia de conducción relajada y segura es cada vez más sencillo gracias a la incorporación de tecnologías que nos ayudan al volante. Unos avances que no solo nos permiten mejorar nuestras capacidades, sino también hacer que el vehículo llegue allí donde no llegamos nosotros.