Pasar al contenido principal

La ciudad inteligente sin coches ya funciona en la ciudad austriaca de Aspern

ciudad inteligente austriaca
Aspern Pixabay

La pequeña ciudad de Aspern, en Austria, ha sido concebida como una smart city desde cero. Se ha diseñado con un enfoque integral de movilidad sostenible, tecnología aplicada a la vida urbana, utilización eficiente de energías renovables, agricultura urbana y bienestar social.

Ubicada a 14 kilómetros de Viena, e incluida en el distrito de Donaustadt, comenzó a idearse en 2007 a partir del proyecto del arquitecto sueco Johannes Tovatt, si bien los ciudadanos han estado siempre en la toma de decisiones a través de los City Labs.

Leer más: Las razones por las que Barcelona es una de las 3 ciudades más inteligentes del mundo

El proyecto, que estará finalizado en 2028, se concibe como un laboratorio en el sentido de ayudar a planificar desarrollos urbanos sostenibles e inteligentes, por lo que se prueban continuamente nuevos enfoques para mejorar la calidad de vida que, después, pueden replicarse en Viena y otras ciudades.

La ciudad —actualmente en fase piloto con los primeros vecinos ya instalados—, prevé la construcción de edificios inteligentes con capacidad para 20.000 personas. La ciencia, la investigación y la educación tienen en este proyecto un destacado papel, pero también servicios como el comercio o la industria.

La ciudad sin coches

Rodeada de zonas verdes, una vía en forma de anillo es el eje que conecta toda la ciudad, que se desarrolla en torno a un anillo más pequeño formado por un parque central en el que se encuentra un lago, pulmón de la ciudad.

En total, consta de 240 hectáreas en las que se prioriza la movilidad sostenible. De hecho, para acceder al núcleo de Aspern hay que olvidarse del coche y optar por el transporte público, entre el que destaca una amplia red de bicicletas de alquiler.

Actualmente se trabaja en las obras de una línea de metro que conectará la ciudad con el centro de Viena en 25 minutos. También está prevista la construcción de una línea ferroviaria y un tranvía que, junto al autobús, completarán la oferta de transporte colectivo, al que se accede con una tarjeta única.

Leer más: Las 7 ciudades con peor tráfico del mundo

Por el momento están en marcha siete líneas de autobuses que conectan Aspern y Viena y se están llevando a cabo las pruebas para poner en circulación el primer autobús sin conductor en 2019.

Los servicios de mensajería y paquetería funcionan también en bicicleta, en este caso eléctricas.

Innovación en materia energética

El modelo energético de la ciudad es otro ejemplo de eficiencia y sostenibilidad. El consorcio empresarial Aspern Smart City Rearch GmbH and Co KG (ASCR) ha desarrollado un sistema basado en la eficiencia de la construcción, redes inteligentes, usuarios inteligentes y aplicación de las TICs.

Equipados con instalaciones fotovoltaicas, sistemas solares térmicos, sistemas híbridos, bombas de calor, así como varios sistemas de almacenamiento térmico y eléctrico, los edificios no solo consumen energía, sino que también la producen y almacenan.

Entre las innovaciones que se introducirán, destaca un sistema inteligente de control diseñado para anticipar la demanda potencial de energía, teniendo en cuenta el pronóstico del tiempo y otros datos.

ASCR, además, lleva a cabo continuas investigaciones de eficiencia energética a través de la recolección de datos de las viviendas e infraestructuras para continuar mejorando.

Industria 4.0

En 2014, la compañía Atos estableció en Aspern un centro de competencias para la Industria 4.0 que trabaja en la transformación digital de Austria a través de talleres, procesos de capacitación e investigación. Sus instalaciones, además, sirven como laboratorio para otras empresas locales.

En 2015 la Universidad Tecnológica de Viena, en asociación con empresas e industria, abrió una fábrica piloto con procesos de Industria 4.0. Se trata de un centro de investigación aplicada y centro de formación donde se desarrollan prototipos, tecnologías de procesos y productos y procesos de fabricación.

El objetivo final pasa por la creación de alrededor de 20.000 empleos, en los que la ciencia, la investigación y la educación tengan un espacio relevante, junto a los servicios el comercio y la industria.

 

 

Artículo original de Cerodosbé.

Te puede interesar