Pasar al contenido principal

Los ciudadanos europeos podrían ser víctima de la 'hostil' política migratoria de Theresa May

brexit
Jeff J. Mitchell/ Getty
  • Existe una creciente preocupación de que algunos ciudadanos de la Unión Europea puedan ser víctimas de un escándalo similar al que ha envuelto a la 'generación Windrush' de ciudadanos británicos nacidos en el Caribe.
  • "Es probable que estemos hablando de decenas de miles, posiblemente cientos de miles, de personas. Eso es la deportación, la pérdida del trabajo, la pérdida de vivienda y la pérdida de atención médica" dice el profesor Robert Ford de la Universidad de Manchester.
  • La mayoría de los 3,6 millones de ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido espera poder registrarse para obtener un status de residencia rápidamente después del Brexit, pero la complejidad y la cantidad de tarea del Ministerio del Interior implican que es probable que algunos no lo consigan.
  • "He recibido muchos mensajes de preocupación desde la situación de 'Windrush'. Aumentó un poco el nivel de ansiedad entre los ciudadanos de la UE", explica Nicolas Hatton, fundador del grupo de derechos ciudadanos de la UE, the3million.

Los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido podrían convertirse en las próximas víctimas de las políticas de inmigración denominadas de "ambiente hostil" que han golpeado a la generación 'Windrush'; de ciudadanos del Reino Unido nacidos en el Caribe, de acuerdo con políticos, académicos y grupos de campaña.

"Hay un gran número de inmigrantes de la UE que dentro de unos años caerá en la misma trampa que los inmigrantes de Windrush a menos que se cambie la política de 'ambiente hostil'" dice Robert Ford, profesor de ciencias políticas en la Universidad. de Manchester.

"Es probable que estemos hablando de decenas de miles, posiblemente cientos de miles, de personas".

"Estamos hablando de deportación, pérdida de trabajo, pérdida de vivienda y pérdida de atención médica. Eso es lo que le sucederá a algunas personas que son completamente inocentes dentro de cinco o diez años a menos que la política cambie".

Hay aproximadamente 3,6 millones de ciudadanos de la Unión Europea que viven en Reino Unido, y el Ministerio del Interior se enfrenta a la tarea de otorgarles el estatus de residentes, lo que les permitirá seguir viviendo y trabajando Reino de Unido, después del Brexit. Es un desafío burocrático de gran escala sin precedentes.

Leer más: 5 cosas que hemos aprendido del acuerdo del Brexit

Las preocupaciones entre los ciudadanos de la UE sobre su futuro tratamiento se amplificaron la semana pasada cuando una serie de informes de The Guardian revelaron que el Ministerio del Interior había hostigado y amenazado con deportar a numerosos inmigrantes 'Windrush', que se mudaron legalmente al Reino Unido desde el Caribe en 1948

"La situación de Windrush ha demostrado que [la política del Ministerio del Interior] puede ser bastante indiscriminada", dice Nicolas Hatton, cofundador del grupo de derechos ciudadanos de la UE, the3million. "He recibido muchos mensajes de preocupación desde la situación de Windrush. Aumentó un poco el nivel de ansiedad entre los ciudadanos de la Unió Europa".

La secretaria del Interior, Amber Rudd, insiste en que el registro de ciudadanos de la UE será un proceso simple y directo, con una nueva aplicación fácil de usar, que es '' completamente diferente '' del sistema de residencia permanente problemático que actualmente opera.

Rudd explica que habrá un "criterio a favor de otorgar estatus" que permitirá a los funcionarios procesar rápidamente un gran número de solicitudes.

La preocupación, sin embargo, es que algunos ciudadanos de la UE no se registrarán, o tendrán dificultades para proporcionar documentación suficiente para demostrar su estado de residencia en el Reino Unido, lo que significa que serán víctimas de la política de 'ambiente hostil' del Ministerio del Interior.

Leer más: Ciberterrorismo, volatilidad en el mercado y Brexit: las tres grandes amenazas para los bancos

Esa política, defendida por Theresa May en 2012 cuando era Secretaria del Interior, está dirigida a inmigrantes ilegales y está diseñada para hacer la vida lo más difícil posible a personas sin la documentación correcta al forzar a empleadores y propietarios a verificar el estado migratorio de posibles solicitantes.

"Incluso si la tasa de fallo del Ministerio del Interior es un décimo de lo que ha sido con los migrantes de Windrush, el tamaño de la población de los ciudadanos de la UE significa que, con toda probabilidad, mucha gente se enfrentará a una gran cantidad de miseria" dice Ford.

"Para eso están diseñadas las reglas: para hacer miserables las vidas de las personas que caen por las lagunas burocráticas. La filosofía base de la normativa es asumir que los culpables y los inocentes pueden diferenciarse fácilmente y de forma directa el uno del otro. No se puede"

Guy Verhofstadt, coordinador del Brexit del Parlamento Europeo, advirtió la semana pasada que los ciudadanos de la UE se enfrentan a una "pesadilla burocrática" después del Brexit, y agregó: "Ciertamente después del escándalo de Windrush en Gran Bretaña, queremos asegurarnos de que no le está pasando lo mismo a nuestros ciudadanos de la Unión Europea".

Leer más: ¿Brexit? ¿Qué Brexit? A los consumidores británicos les preocupa poco la salida de la UE

El gobierno parece estar haciendo oídos sordos ante tales súplicas.

Cuando representantes de the3million se reunieron con la ministra de Inmigración, Caroline Nokes, a principios de esta semana, buscaron la garantía de que los ciudadanos de la UE estarían exentos de la política de "ambiente hostil", pero Nokes no pudo asegurarlo. Simplemente insistió en que había una "gran distinción" entre la generación Windrush y los ciudadanos de la Unión Europea porque este último grupo está mejor documentado.

También es poco probable que la primera ministra abandone la política de "ambiente hostil" que definió su mandato como Secretaria de Estado.

"Gran parte del éxito de May se ha basado en la idea de que nunca es posible ser demasiado duro con la inmigración" afirma Ford. "El público quiere control y una acción firme. Lo ha hecho durante toda su carrera".

Un antiguo funcionario que trabajó con May en el Ministerio del Interios se ha hecho eco de este sentimiento. En sus declaraciones a Business Insider Reino Unido afirma que tardó en tomar decisiones, pero lo hizo con firmeza y se mostró reacia a retroceder en sus posiciones políticas.

Leer más: Ryanair advierte contra la falta de acuerdo para el 'brexit' y asegura que los vuelos entre Reino Unido y Europa podrían quedarse en tierra

Un portavoz del Ministerio del Interior comunica a Business Insider Reino Unido: "Estamos desarrollando desde cero un nuevo esquema simplificado y fácil de usar para los ciudadanos de la UE para salvaguardar su derecho a permanecer en el Reino Unido después de que salgamos de la Unión".

"Todos los ciudadanos de la UE que residan en el Reino Unido el día en que finalice el período de transición en diciembre de 2020 serán elegibles para algún tipo de permiso de permanencia, sujetos a controles de criminalidad. Nos hemos comprometido a garantizar que no se rechazarán solicitudes por tecnicismos menores y que los funcionarios que procesen las solicitudes ejercerán su criterio a favor del solicitante cuando corresponda.

"Expondremos más detalles antes del verano y los ciudadanos de la UE tendrán tiempo de sobra para hacer una solicitud. Pero también hemos sido claros en que haremos excepciones si hay buenas razones por las que alguien no ha podido presentar una solicitud antes de la fecha límite de junio de 2021 ".

El escándalo de Windrush ha tensado los límites de la línea dura anti inmigración de May, que ha visto como su carrera ha experimentado un intenso escrutinio esta semana. Es probable que sea sometida a una prueba incluso más severa si los ciudadanos de la UE se ven envueltos en un escándalo similar.

Te puede interesar

Lo más popular