La apuesta de las compañías que siguen creyendo que las terapias de anticuerpos pueden vencer al coronavirus y sus variantes

Paciente de coronavirus es trasladado

Reuters

  • El mundo sigue sin terapias eficaces aprobadas contra el coronavirus más de un año después de que comenzara la pandemia. 
  • La gran apuesta de la industria farmacéutica pasaba por las terapias de anticuerpos monoclonales, pero la aparición de nuevas variantes del virus ha disminuido su eficacia y ha puesto en entredicho su capacidad para frenar la crisis.
  • Esto es lo que ha ocurrido con el desarrollo de terapias monoclonales y por qué las compañías rechazan aparcar esta alternativa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mundo sigue sin terapias eficaces aprobadas contra el coronavirus más de un año después de que comenzara la pandemia. 

La gran apuesta de la industria farmacéutica pasaba por las terapias de anticuerpos monoclonales, pero la aparición de nuevas variantes del virus ha disminuido su eficacia y ha puesto en entredicho su capacidad para frenar la crisis.

Sin embargo, las compañías rechazan descartar por completo esta alternativa y aseguran que los anticuerpos monoclonales siguen siendo útiles y podrán combatirse las variantes cambiando la diana. 

"Es un revés, pero lo que quiero que quede muy claro es que la vía de anticuerpos monoclonales no está perdida", señala Nick Cammack, jefe de terapias contra el COVID-19 en el Wellcome Trust. "Habrá otros, dirigidos a regiones del virus que al virus no le gusta cambiar, porque compromete su capacidad de crecimiento".

Todo lo que debes saber sobre los casos de gripe H5N8 detectados por primera vez en humanos en Rusia

Esto es lo que ha ocurrido con el desarrollo de terapias monoclonales y por qué las compañías rechazan aparcar esta alternativa, según recoge STAT

Las grandes compañías llevaban tiempo investigando los anticuerpos monoclonales, pero las variantes han tirado por los suelos algunos de los esfuerzos 

La realidad es que, aunque las vacunas han acaparado la atención, las grandes farmacéuticas llevan tiempo apostando por explorar esta vía.

De hecho, el Instituto de Inmunología de La Jolla (California, Estados Unidos) está dirigiendo una iniciativa global que ha sido financiada con 1,7 millones de euros por la Fundación Bill y Melinda Gates para seleccionar los mejores candidatos en este campo. 

Las principales compañías investigando esta vía son Regeneron, Eli Lilly y GSK. 

Regeneron lideraba en la carrera. Especializada en este tipo de tratamientos, inició pronto un ensayo en humanos para sus anticuerpos neutralizantes. La compañía ya aplicó esta estrategia con éxito para crear un fármaco contra el ébola.  

La vacunación reduce drásticamente las hospitalizaciones por coronavirus, según un nuevo estudio en Escocia

En abril, Eli Lilly y AbCellera se aliaron y anunciaron el desarrollo de un anticuerpo que se había demostrado capaz de neutralizar al virus. 

Por su parte, una pequeña biotecnológica, Vir Biotechnology, recibió el apoyo de la farmacéutica GSK que ha invertido 250 millones de dólares para financiar su investigación con anticuerpos que empezará a ensayarse en humanos en junio de 2020.

La clave de estos anticuerpos es que acaban con el virus, mientras que otros simplemente sirven para atraer la atención del sistema inmunitario. 

Sin embargo, la aparición de las nuevas variantes en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica ha echado por los suelos las esperanzas depositadas en este tipo de tratamientos. 

Aunque los primeros  estudios sobre la variante original sí demuestran una gran eficacia para prevenir y tratar la enfermedad, las farmacéuticas han investigado la eficacia de sus anticuerpos en las variantes y las noticias no han sido buenas. 

Lorena Sánchez-Felipe, la investigadora española que persigue una vacuna monodosis que proteja contra el coronavirus a largo plazo

"La mayoría de las terapias con anticuerpos para el COVID, que son las terapias de vanguardia para el COVID, se pierden con las variantes sudafricanas y brasileñas", señala Nick Cammack, que dirige el acelerador terapéutico COVID-19 en Wellcome, a The Guardian.

Las variantes han dejado sin efecto los anticuerpos de Eli Lilly y GSK. En el caso de Regeneron, aunque un anticuerpo ha disminuido su eficacia contra las variantes, un cocktail de dos ha mostrado la misma capacidad de neutralizar el virus. 

No está todo perdido: esta es la apuesta de las compañías 

Para desarrollar una terapia con anticuerpos monoclonales, los científicos analizan todos los anticuerpos generados contra el coronavirus y seleccionan cuál parecer ser el más efectivo para acabar con él. 

Sin embargo, en este caso, las terapias de anticuerpos han optado por el mismo objetivo que las vacunas: la proteína S. La proteína es vital para que el virus entre en la célula, pero ha sufrido importantes mutaciones en las variaciones y es lo que podría estar reduciendo la eficacia. 

Por eso, las farmacéuticas aseguran que la clave radica en buscar una zona del virus que no mute y permanezca estable. 

"Podemos imaginar que el virus probablemente tiene ciertas áreas que realizan funciones absolutamente vitales que no pueden permitirse el lujo de ser cambiadas", Andrew Adams, líder científico de la plataforma anticovid-19 de Eli Lilly.

Lola Priego, la joven ingeniera española que ha pasado por Amazon, Facebook e Instagram y ahora ha fundado una startup para revolucionar la idea de la medicina

Su empresa está trabajando en un anticuerpo, basado en uno de un paciente que se recuperó de la cepa inicial del virus, pero que parece funcionar bien también contra las nuevas variantes.

La idea es buscar un trozo de proteína tan útil que siga pasando sin cambios de una variante a otra y esto se replica en la estrategia de todas las farmacéuticas que apuestan por estas terapias. 

"Los sitios muy conservados, se conservan por una razón, por lo que si hay una mutación, a menudo es tan devastadora para el virus que no puede sobrevivir. Ciertamente, esa fue la idea que se tuvo al elegir un sitio altamente conservado", explica también Amanda Peppercorn, líder de desarrollo de medicamentos del programa de anticuerpos monoclonales COVID-19 de GlaxoSmithKline, que ha iniciado una nueva investigación en esa línea. 

Las compañías apuntan a tener un arsenal de anticuerpos monoclonales

A pesar de todo, los científicos no descartan que incluso las zonas que parecen no mutar podrían luego variar en el futuro, ya que no es posible predecir con precisión cómo evolucionará el virus. 

"Lo que hemos aprendido es que esta será una guerra cíclica de desgaste con el virus. El virus cambiará, y aparecerán nuevos anticuerpos", señala Adams. 

Por eso, las compañías podrían optar por trabajar en diferentes terapias de anticuerpos monoclonales que apunten a distintas partes del virus. 

"La evolución es algo que no podemos predecir necesariamente", Christos Kyratsous, líder de la Regeneron en la investigación de medicamentos COVID-19. 

Aunque los detalles regulatorios todavía están en el aire, el objetivo, señala, es tener a mano copias de seguridad bien elegidas: "Si uno de nuestros anticuerpos pierde completamente su eficacia, tendremos opciones para cambiarlo".

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

LEER TAMBIÉN: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”