Esta será la clave para atraer talento en 2021, según el CEO de Glassdoor

Christian Sutherland-Wong, CEO de Glassdoor
Christian Sutherland-Wong, CEO de Glassdoor

Glassdoor

  • Christian Sutherland-Wong es CEO de Glassdoor desde enero de 2020.
  • Sutherland-Wong ha explicado a Business Insider lo que ha aprendido y lo que ha cambiado desde que ocupa el puesto.
  • "Los datos son claros en cuanto a que no puedes salirte con la tuya siendo un jefe 'medio' o malo, pensando que el dinero resuelve todos los males", incide.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Christian Sutherland-Wong es CEO de Glassdoor desde enero de 2020. En marzo, los empleados de la compañía, especializada en ofertas de trabajo y en las reseñas y opiniones de empresas, empezó a trabajar en remoto.

Sutherland-Wong, de 40 años y residente en Marin (California, Estados Unidos) explica que ayudar a la gente a encontrar trabajo es su misión personal.

Tiene una gran ventaja a la hora de analizar cómo se dirigen las empresas, gracias a los 70 millones de reseñas de Glassdoor de más de un millón de empresas.

En una entrevista con Business Insider, ha explicado lo que hace que un empleador sea bueno, el futuro del trabajo y cómo se convirtió en CEO.

Menudo año has elegido para convertirte en CEO. ¿Qué ha cambiado desde que empezaste y qué desde que empezó la pandemia?

Ha habido un gran cambio, y no es algo que piense solamente yo como CEO de Glassdoor. Lo vemos en nuestra página web, en cómo los empleados hablan de sus jefes. Al salir y hablar con otros CEO, creo que todos estamos pasando por un cambio radical en muchas cosas distintas. Trabajar en remoto es algo a lo que, por supuesto, todos nos estamos adaptando.

Como líderes, nos centramos en la diversidad, igualdad e inclusión. De toda la locura y negatividad causada por el COVID-19, creo que es algo bueno que podemos sacar de la situación.

Has mencionado que los usuarios de Glassdoor han cambiado la manera en la que hablan sobre los jefes y el liderazgo. ¿Qué ha pasado?

La gente está hablando sobre lo que está pasando. Hemos visto una subida enorme del COVID-19 en las opiniones, al igual que en lo relacionado con la diversidad, igualdad e inclusión. Con el asesinato de George Floyd, registramos una subida del 63% de las menciones en diversidad, inclusión y justicia racial.

Las obligaciones de los empresarios para proteger a sus trabajadores en la prevención de riesgos laborales

Eso es lo que estamos viendo y lo que la gente está mostrando. Esperan que los líderes sean capaces de alzar la voz en estos temas y también actuar de una manera comprometida y atenta con sus empleados.

Que los directivos quieran ser buenos jefes no es algo nuevo. Es un movimiento tras el que ha estado Glassdoor en los últimos 13 años — que los empleados esperen de sus líderes algo más que un sueldo: crear un ambiente extraordinario para que ellos puedan desarrollar su carrera.

Ha habido mucho debate sobre si los líderes deberían alzar la voz en cuestiones sociales o sobre si volver a los postulados de Milton Friedman y maximizar el valor para los accionistas. Es muy poderoso ver cómo los números muestran lo que los empleados quieren de una forma tan explícita.

Hay tantas razones económicas reales por las que estas cosas importan que incluso Milton Friedman tendría que coincidir. Hay una oferta y una demanda de trabajo y, en mercados competitivos, concretamente en puestos para los que se requiere formación, las compañías que quieren atraer los mejores talentos tienen que tener los mejores jefes.

La gente suele pensar que esto último depende solo de que te paguen bien, una razón económica. Eso es importante, pero no es el factor más importante. Creemos que los más relevantes son la cultura y valores corporativos, los jefes que ya llevan tiempo en la compañía y cómo los empleados se relacionan con ellos y, por último, el crecimiento y desarrollo.

Los datos son claros en cuanto a que no puedes salirte con la tuya siendo un jefe 'medio' o malo, pensando que el dinero resuelve todos los males en un mercado laboral competitivo.

Me gustaría saber más sobre tu aventura personal, ¿qué decisiones han hecho que te conviertas en CEO?

Desde el principio, tuve una relación muy fuerte y buena con el fundador y CEO de Glassdoor, Robert Hohman. Todos los fundadores necesitan hacer una decisión sobre el tiempo que van a ser líderes de la compañía — en qué punto está bien ceder el puesto a otra persona.

Si vas a ceder las riendas, tienes que hacerlo con una persona de tu confianza. Y esa es la relación que hemos formado Robert y yo, así que cuando Robert pensó que era el momento para hacerse a un lado, quiso dejar la compañía en buenas manos. Eso lo primero y más importante.

La otra cosa que me ayudó fue trabajar en la compañía durante unos 4 años antes de ocupar el puesto. Entender el negocio de una manera muy íntima, tener una relación fuerte con el equipo directivo y tener buena reputación. Liderar una compañía cuando no tienes esas relaciones o conocimiento del negocio es mucho más complicado.

¿Qué hace que un CEO sea efectivo?

En mi caso me ha ayudado ser la mano derecha de Robert como CEO. Complementarle donde había cosas que él quería apoyar. Como el fundador visionario, quería centrarse en el producto y en la siguiente fase de su desarrollo.

Pero hay mucho que gestionar en el día a día, lo que llamo el ritmo del negocio, y que necesita hacerse de una manera efectiva. Así es como me incliné más como director de operaciones, y creo que es bastante común. Mucho de lo que pasa entre bastidores y las cosas de la vida diaria recaen en un director de operaciones efectivo.

¿Qué tendencias crees que se darán en el futuro del trabajo? ¿Qué podemos esperar para el tercer o cuarto trimestre de 2021?

Esto es algo que hemos estudiado profundamente en la compañía. Vemos 4 tendencias clave que se darán en la segunda mitad de 2021 y es probable que también años después. Una es trabajar dentro y fuera de la oficina; la segunda, relacionada con la forma y distribución de los salarios; la tercera, son los puestos que desaparezcan y puede que no se recuperen, y la cuarta, especialmente importante para Glassdoor, lo que la cultura corporativa significa en un mundo pos-COVID-19.

Ha habido un aumento en el trabajo en remoto de un 236% y se han abierto 38.000 puestos para este tipo de puestos en un momento en el que el mercado laboral se ha contraído. Creemos que no es algo que vaya a acabar con el COVID-19.

No obstante, creemos que la gente va a querer seguir teniendo algún tipo de conexión con la oficina. De hecho, cuando encuestamos a nuestra gente, el 70% decía que prefería una mezcla entre trabajar fuera y dentro de la oficina, en tanto que un 26% estaría contento trabajando desde casa todo el tiempo.

Estas son algunas cuestiones que la tecnología no ha resuelto, particularmente en términos de innovación y tareas creativas. Estar en la oficina tiene sus ventajas.

La moderación de contenido se ha convertido en un problema para cualquier compañía que se considere una plataforma. ¿Cómo controláis la autenticidad de las opiniones?

Nosotros estamos muy centrados en ello. Al final, el valor que damos se basa en la autenticidad de estas opiniones. Y creo que hemos hecho un buen trabajo por mucho y que hemos creado una experiencia muy auténtica para nuestros usuarios.

Glassdoor, la web en la que los trabajadores ponen nota a las empresas, llega a España: todo lo que debes saber

Cada pieza de contenido se modera tanto de forma automatizada como humana antes de publicarse. Además, también hay formas de que la comunidad nos transmita que esa opinión no es auténtica. Creemos que el proceso funciona muy bien.

También tenemos algunas normas no solo en cuanto a autenticidad, también en cuanto al valor que aporta a la comunidad. Nos aseguramos que si algo no cumple con las directrices de la comunidad, lo eliminamos.

Estuviste 10 días en un retiro de meditación silenciosa en la selva de Malasia. ¿Con qué partes de esa experiencia te has quedado?

Ha sido una de las experiencias más reconfortantes que he tenido en mi vida y también una de las más duras. No tanto el no hablar, sino tener la mente en silencio.

La mayor reflexión que tuve fue sobre lo mucho que controlo mi felicidad en mi vida. Eso ha sido algo que, ciertamente, he mantenido conmigo. Tiempos en los que te sientes estresado, tiempos en los que sientes que la infelicidad te arrastra. Al final, estás en control de eso, de tu reacción a las circunstancias que definen tu felicidad. Puedes controlarlo. 

LEER TAMBIÉN: "LG se mantendrá en 2020 igual que en 2019 en la mayoría de las categorías en las que opera pese a la pandemia", según su director general en España, Jaime de Jaraíz

LEER TAMBIÉN: La pandemia ha acelerado aún más la digitalización de los bancos: por qué los expertos creen que los robots han llegado para quedarse y las oficinas tienen los días contados

LEER TAMBIÉN: Hacer que Facebook o Google se responsabilicen más de lo que publiquen los usuarios, el mayor desafío de la nueva regulación europea: "A veces, el legislador se equivoca"

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Trabajo
  2. CEO Insider
  3. Trending