Pasar al contenido principal

Las consecuencias del 'hachazo' de Competencia a la retribución de las eléctricas: se abaratará la factura de la luz para el consumidor, pero supone recortes de 5.000 millones de euros a eléctricas y gasistas

Electricidad operario
American Public Power Association/Unsplash
  • La retribución que reciben las compañías eléctricas por la distribución de electricidad se reducirá una media de un 7% y disminuirá un 17,8% en el caso de las distribuidoras de gas. 
  • La CNMC trabaja en una reforma de los pagos que reciben las redes de distribución y transporte de electricidad y gas que podría recortar más de 5.000 millones a las retribuciones que reciben estas compañías.
  • Los títulos de este grupo de compañías energéticas suman tres días consecutivos con una caída media del 5,3%. en Bolsa. El grupo acumula pérdidas por valor de 3.700 millones de euros.

Competencia pasa la tijera por la retribución regulada de las eléctricas y gasistas. La retribución que reciben las compañías eléctricas por la distribución de electricidad se reducirá una media de un 7% y disminuirá un 17,8% en el caso de las distribuidoras de gas si llega a implementarse la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).  

La CNMC tiene entre manos un plan que supondrá un cambio histórico en los pagos de luz y gas en España. El organismo, presidido por José María Martín Quemada publicó, el pasado viernes, siete circulares que abordan la metodología de fijación de los peajes energéticos para los periodos entre 2020 y 2025, en el caso de la luz, y de 2021 a 2026 para el gas.

De implementarse supondrían un varapalo millonario a las retribuciones que reciben las compañías eléctricas. En total, el recorte superaría los 5.000 millones de euros

Y se traduce a efectos prácticos...

La CNMC trabaja en una reforma de los pagos que reciben las redes de distribución y transporte de electricidad y gas en España. Un cambio que tendrá un impacto directo especialmente sobre Endesa, Iberdrola, Naturgy y Red Eléctrica (RRE), y en compañías gasistas como Enagás, Redexis, Nortega y la Madrileña Red de Gas. 

El mayor recorte impactará a las redes de distribución eléctrica, que operan empresas como Endesa, Iberdrola o Naturgy. Las circulares de Competencia recogen un tijeretazo a la retribución para las compañías de distribución eléctrica del 7%, por lo que se pasaría de los 5.455 millones de euros actuales a 5.073 millones de euros, es decir, 381 millones de euros menos.

El recorte que se aplicaría al transporte de electricidad sería de un 8,2% y la retribución pasaría de los 1.656 millones de euros actuales a los 1.520 millones de euros, o lo que es lo mismo, 136 millones de euros menos. 

Leer más: Por qué España podría convertirse en un paraíso para las renovables antes de lo que pensamos, según un catedrático de la visionaria Singularity University

Las segundas empresas que se verán más impactadas por esta reforma serán las compañías gasistas. La medida supondría recortes a compañías como Naturgy, Redexis, Madrileña Red de Gas, Nortegas y Gas Extremadura del 17,8%, lo que implicaría 253 millones de euros menos. La retribución actual de 1.420 millones de euros pasaría a 1.167 millones de euros. 

A estos 253 millones de euros menos se sumarían otros 259 millones de euros por el recorte en el pago por el transporte de gas y regasificación que es del 21,8%. Todo ello se traduce en que la retribución a Enagás caería hasta los 930 millones de euros, frente a los 1.186 millones de euros actuales. 

Subiría, sin embargo, la retribución al gestor técnico del sistema gasista (Enagás), hasta un 7,9%, pasando de los 24 a los 26 millones de euros al año. En el caso del operador del sistema eléctrico (REE), se elevaría un 21,6%, pasando de 58 a 70,5 millones de euros.

Estas circulares serán sometidas a consulta pública, con un periodo de alegaciones, que se extenderá hasta el próximo 9 de agosto. La previsión es que  entre en vigor en diciembre y su aplicación implicaría un recorte superior a los mil millones de euros al año de las retribuciones percibidas por las compañías eléctricas y gasistas. 

...también en una rebaja de la factura del consumidor

Este cambio se notará también en los bolsillos de los consumidores.  Según los cálculos de la CNMC, el recibo de la luz bajaría un 3% para el consumidor doméstico y un 6% para el industrial. Por su parte, la factura del gas se reduciría un 10% en los hogares y un 20% en las industrias. 

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), José María Martín Quemada, ha afirmado que espera una rebaja en el precio de la luz y el gas "a partir de enero de 2020.

El golpe ya lastra a las energéticas en Bolsa

La propuesta que dejó sobre la mesa la CNMC no tardó en hacerse notar en el parqué. Los títulos de Enagás cayeron en bolsa un 7,2% en la jornada del viernes, un  3,77% las acciones de Red Eléctrica, otro 3,37% descendieron los valores de Naturgy, las acciones de Endesa cayeron un 1,5% y un 1,17%  las de Iberdrola. 

Actualmente, las acciones de este grupo de compañías energéticas suman tres días consecutivos en rojo con un descenso medio del 5,3%. El resultado es que, en estas tres jornadas de cotización, el grupo acumula pérdidas en Bolsa por valor de 3.700 millones de euros

Las tres empresas más penalizadas han sido Enagás y Red Eléctrica, con desplomes del 12,5% y el 4,4%, respectivamente. Además, Naturgy es de hecho,  la segunda más afectada con descensos del 6,11% en sus títulos por su mayor exposición al sector del gas. 

...que no han tardado en salir con la artillería pesada

Que la acogida por parte de las eléctricas y gasistas no iba a ser muy positiva, estaba bastante claro claro. En un primer momento cargaron contra estas propuestas argumentando que el negocio de la distribución requiere mucha inversión que tarda en rentabilizarse y adaptarse a los objetivos del Plan de Energía y Clima exige mantener el nivel retributivo actual. 

Leer más: Radiografía de las renovables en España, Iberdrola lidera mientras Endesa trata de cogerle la pista

Las grandes eléctricas no han dudado en poner todas sus armas sobre la mesa y así han convertido en un pulso con el Ministerio de Transición Ecológica su rechazo a la propuesta de recorte regulatorio propuesto el viernes por la CNMC. 

Las compañías del sector energético argumentan que el programa implica inversiones por parte del sector privado por valor de 131.000 millones de euros. Una cifra de inversión que corresponde exclusivamente al sector eléctrico mientras que la partida prevista por el Ministerio de Transición Ecológica supera los 41.800 millones de euros en la próxima década. 
 

Contra una iniciativa con independencia política

Se trata de la primera vez que Competencia aplica criterios exclusivamente técnicos, sin condicionamientos políticos. Esta metodología está basada en el WACC (Weighted Average Cost of  Capital o Coste Medio Ponderado de Capital), que es la que utilizan los reguladores europeos.

La CNMC ha destacado que reduce la incertidumbre regulatoria por ser fácilmente replicable y facilita la predictibilidad de las tasas de retribución futuras.  La reformulación parte de las nuevas atribuciones de la CNMC en materia energética, que recuperó competencia tras un pulso con el Gobierno. 

Y además