Pasar al contenido principal

Las claves de la nueva estrategia de DIA en medio de su tormenta bursátil

Edificio Dia
Dia

La cadena de supermercados DIA ha comenzado a aplicar el primer cambio sustancial en su operativa diaria justo cuando el magnate ruso Mihail Fridman, dueño de la cadena rusa Pyaterochka, toma el control absoluto de la empresa en medio de su peor crisis que esta semana ha terminado con la salida de la presidenta Ana María Llopis y el director financiero Amando Sánchez.

Tras la mayor caída en bolsa y el despido en agosto del consejero delegado Ricardo Currás, la multinacional española comienza a aplicar cambios de los nuevos dueños rusos. El plan contempla duros ajustes, ventas y despido de personal, según fuentes cercanas a la compañía.

La compañía quiere aumentar la rentabilidad antes de que la crisis sea más profunda y ya ha tomado la primera medida palpable para los clientes. Las tiendas DIA & Go, con productos de mayor calidad y variedad, se expanden con un horario mucho más amplio en Madrid que el que han tenido las tiendas DIA hasta ahora. Se trata del nuevo horario ruso, que impone el socio mayoritario Mihaíl Fridman.

Leer más: Quiénes son Stephan DuCharme y Karl-Heinz Holland, los hombres de Fridman que quieren transformar Dia

Las tiendas tradicionales de DIA, con escaso surtido y mucho producto de marca blanca con ofertas, han trabajado hasta ahora con un horario de 12 horas y media. De las 9:00 hasta las 21:30, un horario similar al de Mercadona, Lidl y Carrefour. Pero las modernas DIA & Go, con una selección de productos orgánicos, platos para llevar, bocadillos hechos al momento y máquinas para zumo recién exprimido, ya han comenzado a trabajar con un horario prácticamente calcado al de los supermercados rusos Pyaterochka, líderes en ese mercado.

15 horas diarias de lunes a domingo

La cadena de supermercados de Mihail Fridman tienen un horario generalizado en Rusia: de 8:00 a 23:00 horas, es decir 15 horas con horario ininterrumpido, lo que supone una jornada de trabajo diaria que excede en dos horas y media al que se hacía hasta ahora en la cadena de supermercados española.

En España, las tiendas DIA & Go ya trabajan con horario idéntico: de 8:30 hasta las 23:00 horas. De lunes a domingo (en las comunidades autónomas donde se permite como, por ejemplo, Madrid), con lo cual se ha eliminado el horario limitado del domingo, que hasta ahora era de 10:00 a 14:30 horas.

La cadena rusa ha comprado DIA con el convencimiento de que la marca y la operación diaria necesitan muchas mejoras. Y la primera que ha aplicado es un horario mucho más extendido. Las primeras tiendas DIA & Go superan el horario de El Corte Inglés y compiten ya con las tiendas Supercor, con más amplitud horaria y también con precios más elevados.

Leer más: Por qué Goldman Sachs y Norges Bank han decidido reforzar su apuesta por Dia

Actualmente las tiendas DIA & Go operan bajo el mismo esquema horario de la mayoría de tiendas de Moscú, con la única diferencia que en España abren media hora más tarde: a las 8:30 en lugar de las 8:00, la hora generalizada de apertura en Rusia.

Los nuevos gestores están convencidos de que una amplitud de horarios superior al de la competencia compensa los mayores costes operativos por hora de producción, ya que una buena cantidad de trabajadores se encuentran con el supermercado cerrado los días de semana que salen de su trabajo.

La cadena ya asegura que las nuevas tiendas, con horarios más extendidos, son mucho más rentables que los viejos supermercados DIA. La cadena ha aumentado la rentabilidad en 40% en este modelo de tiendas. Y por eso, extenderá la fórmula de los horarios ampliados.

El precedente de Alcampo y Carrefour en Cataluña

Alcampo y Carrefour ya intentaron abrir en un horario más extendido en las comunidades autónomas con mayores restricciones de aperturas como Cataluña.

En plena crisis, en 2012, las cadenas ampliaron su horario para trabajar 13 horas al día, una hora más que la permitida en Cataluña, que fija un máximo de 12 horas diarias, según la norma autonómica.

Las empresas justificaron la ley española que les permitía una hora más de funcionamiento. Pero finalmente, las presiones de la Generalitat se impusieron y las multinacionales recularon.

 

  Artículo Original de Economía Digital

Te puede interesar