Pasar al contenido principal

Elon Musk y Trump están promocionando una pastilla de 1940 contra la malaria como un potencial tratamiento contra el coronavirus: el desabastecimiento amenaza al fármaco a medida que se disparan las recetas

Elon Musk and Trump are touting a 1940s malaria pill as a potential coronavirus treatment. But supplies are already running short as prescriptions spike.
Crystal Cox/Business Insider
  • La demanda de pastillas para la malaria se ha disparado con la esperanza de que el fármaco pueda tratar el COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.
  • La demanda ha crecido tanto que los medicamentos cloroquina e hidroxicloroquina ahora escasean, según un grupo de farmacias que hace un seguimiento de los suministros de medicamentos.
  • La hidroxicloroquina es una versión más segura y más ampliamente utilizada de la cloroquina.
  • Los pacientes que dependen del medicamento para tratar su artritis o lupus han tenido dificultades para conseguir las píldoras debido al aumento de la demanda.
  • "El miedo, el caos y el pánico es una amenaza mucho mayor para la humanidad que un virus, especialmente para una terapia que puede o no funcionar", asegura el fundador y director ejecutivo de Rx Savings Solutions.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando Mary Louise Luczkowski llamó el martes a su farmacéutico para que le renovara sus recetas de medicamentos para el lupus, obtuvo una respuesta sorprendente.

La pequeña farmacia de South Lyon, Michigan, no había podido conseguir las píldoras. Luczkowski ha estado tomando hidroxicloroquina para el lupus desde 2010, y esta es la primera vez que ha tenido problemas para conseguir su medicación, según cuenta a Business Insider.

La cloroquina y la variante más segura y más ampliamente utilizada llamada hidroxicloroquina han entrado rápidamente en escasez a medida que la demanda se ha disparado, debido a informaciones de que las pastillas podrían funcionar para tratar el COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

No hay datos clínicos revisados por pares que avalen que estos antiguos medicamentos genéricos funcionen contra COVID-19. Pero eso no ha impedido que las noticias anecdóticas de que la cloroquina funciona, hayan creado esperanzas en torno el medicamento, que tanto el presidente Donald Trump como el CEO de Tesla, Elon Musk, han alentado.

Leer más: Hacienda, Seguridad Social y el SEPE permanecerán cerrados: así es como debes hacer las gestiones

Y las recetas en EE.UU. también se han disparado.

La cloroquina, que es fabricada por un fabricante en EE.UU. y fue aprobada en el país en 1949, lleva en desabastecimiento desde el 9 de marzo, según la Sociedad Americana de Farmacéuticos del Sistema de Salud. La hidroxicloroquina, vendida bajo la marca Plaquenil, entró en situación de escasez el jueves, según el grupo de farmacias, con 4 de sus 8 proveedores afectados.

Y aunque aún está por verse si estas píldoras funcionarán para COVID-19, han sido aprobadas por los reguladores como un medicamento seguro y eficaz para la malaria, el lupus y la artritis reumatoide.

Los reumatólogos, los pacientes y las organizaciones médicas que se ocupan del lupus y la artritis están "muy preocupados" por la amenaza de escasez, explica la Dra. Karen Costenbader, directora del programa de lupus del Hospital Brigham y presidenta del consejo asesor médico-científico de la Fundación de Lupus de América. Asegura que es necesario aumentar los suministros de hidroxicloroquina y que el gobierno federal debería considerar subsidiar su producción.

"Es imperativo que nuestros pacientes con enfermedades autoinmunes como el lupus continúen teniendo acceso a estos medicamentosy que los pacientes de COVID-19 tengan acceso a estos fármacos potencialmente útiles pero que todavía no está comprobado que sirvan para su enfermedad", dijo Costenbader.

Leer más: El día a día de los síntomas del coronavirus muestra cómo la enfermedad, COVID-19, puede agravarse rápidamente

El desabastecimiento se produjo rápidamente cuando surgieron las esperanzas de que podía tratar el coronavirus

Los fabricantes de fármacos están trabajando ahora para satisfacer la demanda. Amneal está trabajando para aumentar la producción, según una persona familiarizada con los planes de la compañía. Mylan ha asegurado que reiniciaría la fabricación de hidroxicloroquina en una planta de Virginia Occidental.

Sandoz, el brazo genérico de la compañía farmacéutica Novartis, afirma que tiene un buen suministro de hidroxicloroquina en Estados Unidos. Advanz Pharma asegura que el medicamento está en stock, y está vigilando la situación de cerca.

"Incluso con 8 proveedores, el enorme aumento de la demanda está creando una escasez absoluta", explica Erin Fox, experta en escasez de medicamentos y directora de farmacia del sistema de salud de la Universidad de Utah.

Fox cuenta a Business Insider que tomó la decisión el martes de restringir las recetas de hidroxicloroquina después de que un farmacéutico señalara que estaba recibiendo recetas inusuales con dosis altas para personas que no habían tomado el medicamento anteriormente.

El sistema de salud, que incluye 4 hospitales y 12 clínicas de venta al público, está preservando los medicamentos para los pacientes con enfermedades crónicas como el lupus o la artritis que los necesiten. También quiere tener un suministro a mano en caso de que los medicamentos se necesiten para pacientes hospitalizados.

"Creo que es preocupante tener este gran aumento de demanda", dice. "No creo que estos proveedores estén preparados para aumentar la producción".

La Administración de Alimentos y Medicamentos no registra ninguno de los dos medicamentos como fármacos en situación de desabastecimiento. Los fabricantes de medicamentos están obligados a informar de la escasez a la FDA, pero no se enfrentan a sanciones si no lo hacen, señala Fox.

Leer más: El coronavirus puede sobrevivir "durante horas o un día entero" sobre la superficie de algunos objetos, según una epidemióloga: así debes desinfectarlos

El desabastecimiento dejará a los pacientes sin el medicamento que necesitan

Si el lupus se deja sin control, la enfermedad puede restringir la vida de una persona e incluso convertirse en mortal. Luczkowski lo sabe de primera mano: tenía un amigo con lupus que murió de una insuficiencia renal después de que la enfermedad progresara.

Según ella, la enfermedad autoinmune a menudo trae brotes, durante los cuales decía que sentía mucho dolor en músculos y articulaciones y como si su piel estuviera ardiendo. En la lucha sin resolver para conseguir su medicina, el estrés, un desencadenante clave de los brotes, ha sido particularmente alto.

"La gente confía en este medicamento", insiste Fox. "Tienen enfermedades crónicas, y realmente dependen de esto. Una vez que estás estable gracias a estas terapias, no es algo fácil de cambiar".

Michael Rea, el director ejecutivo de Rx Savings Solution, que anteriormente fue farmacéutico, asegura que está muy preocupado por el pánico que podría invadir a la gente en situaciones extremas como ésta.

"El miedo, el caos y el pánico es una amenaza mucho mayor para la humanidad que un virus, especialmente para una terapia que puede o no funcionar", dijo a Business Insider.

Rea aconseja a todos los trabajadores de la salud que actúen de manera profesional en estos tiempos, dice.

"No dejéis que el miedo dicte vuestras decisiones", pide Rea. "Sólo usa el medicamento, prescríbelo, obténlo si realmente lo necesitas".

Fox, que ha estudiado de cerca el desabastecimiento de fármacos durante unas dos décadas, está preocupado de que haya más por venir, ya que continúa la furiosa lucha por encontrar tratamientos efectivos contra el coronavirus.

"Me preocupa la probabilidad de otras situaciones de desabastecimiento mientras esto dure", admite Fox. "En EE.UU., no estamos acostumbrados a tener un gran número de pacientes muy, muy críticamente enfermos en nuestros hospitales. No estamos acostumbrados, e implica una cantidad completamente diferente de medicamentos que la gente va a necesitar tener a mano".

Y además