Pasar al contenido principal

El genio detrás Microsoft que acaba de vender el coche más caro del mundo en una subasta

Ferrari 250 GTO 1963

Patrick Ernzen ©2018 Courtesy of RM Sotheby's

  • El Ferrari 250 GTO de 1962 puede desde hoy ser considerado el coche más caro del mundo por su rareza y belleza a partes iguales.
  • Una de las únicas 36 unidades fabricadas acaba de ser subastada por 48,2 millones de dólares por RM Sotheby's durante el Concurso de Elegancia de Pebble Beach. 
  • Desde el año 2000, esta unidad del Ferrari 250 GTO ha sido propiedad de otra leyenda, pero en este caso de Sillicon Valley: Greg Whitten, quien desarrolló un software clave en el éxito de Microsoft.

El Ferrari 250 GTO de 1962 es el Santo Grial de los coleccionistas de clásicos, o uno de ellos. Llevado al plano puramente crematístico, se trata sin duda del coche más caro del mundo, pues nunca en la historia ningún otro había alcanzado un precio mayor en una subasta: 48,2 millones de dólares.

El lugar fue un evento único: el Concurso de Elegancia de Pebble Beach en Moterrey, California, cuya subasta organiza la casa RM Sotheby's. Sí, más de 38 millones de euros por un coche. Lo que puedes llevarte si te toca el Euromillón. Además, en este caso, se da la casualidad de que es uno de los genios detrás Microsoft el que acaba de vender el coche más caro del mundo en una subasta. 

Se trata de Greg Whitten y si no conocías su nombre, es porque lleva desde 1998 dedicado casi en exclusiva a su mayor pasión: coleccionar coches. Whitten es un personaje clave en la historia de éxito de Microsoft, empresa de la que fue rival a finales de los 70 y que acabó contratándolo en 1978.

Desde entonces, se dedicó a desarrollar el lenguaje de programación en el que se basaron los primeros programas de éxito global de la compañía de Bill Gates y Paul Allen: el GW-BASIC —una versión del rudimentario lenguaje que lleva las letras GW delante, precisamente, por ser las iniciales del nombre de Greg Whitten—.

Tras ponerle el biberón a la primer gigante global del software, Whitten trabajó como jefe de arquitectura de software de Microsoft durante dos décadas. De hecho, se le considera también uno de los padres de los primeros Office del sistema operativo Windows de Microsoft. Aunque hacia final de los 90, Whitten debió considerar que ya había hecho el suficiente dinero y se jubiló para dar rienda suelta a su pasión por los coches clásicos. 

El coche más caro de la historia vendido en una subasta

La cifra alcanzada por el coche subastado por uno de los genios de Microsoft es, en realidad, es peccata minuta para algunos de los asistentes al Concurso de Elegancia de Pebble Beach, un evento en el que multimillonarios coleccionistas de clásicos se dan cita para ver quién ha sido capaz de aprehender el coche más bello, la pieza más preciada del año. La subasta organizada por RM Sotheby's durante el evento ha sido uno de sus platos fuertes y quien traiga este Ferrari 250 GTO de 1962 de aquí a dentro de unos años será la envidia del resto. 

Leer más La empresa española que podría dominar la carga inalámbrica de coches eléctricos

Y es que el GTO de 1962 combina las dos cosas que hay que tener para ser el coche más caro del mundo: rareza y belleza a partes iguales, además de un impecable pedigrí en competición. De hecho, se cree que en una venta privada, una unidad del año 1963 que había logrado victorias en carrera, alcanzó el astronómico precio de 70 millones de euros, aunque este es un dato que Autoweek no pudo confirmar. 

En todo caso, es una suerte que un clásico salga a subasta a través de RM Sotheby's porque esta casa siempre se encarga de hacer un reportaje gráfico del modelo, rescatar su historia e, incluso —como es este el caso—, de hacer un vídeo del mítico Ferrari 250 GTO de 1962, en circuito. Eso sí, con un extremadamente cuidadoso piloto profesional a sus mandos. Esto lo más que la mayoría de los mortales jamás se acercarán a él, pero se agradece, y bajo este párrafo puede verse. 


¿Qué hace del Ferrari 250 GTO el coche más caro del mundo? Se trata de la última generación del Ferrari 250 GTO, del que subsisten un par de cientos de unidades todas ellas por encima del millón, y considerado el diseño más icónico de Ferrari en toda su historia. A final de los 60, este modelo acumuló fama tras conseguir la victoria hasta en 300 carreras. 

En parte olvidado durante los 70, cuando los diseños empezaron a ser más angulosos, el precio del Ferrari 250 GTO comenzó su escalada en 1982, cuando cuando un grupo de coleccionistas franceses empezaron a organizar un evento anual, que tiene lugar desde entonces cada cinco años y al que solo se puede acudir conduciendo un 250 GTO. 

Ferrari 250 GTO 1963

Patrick Ernzen ©2018 Courtesy of RM Sotheby's


Si este Ferrari 250 GTO con el número de chasis 3413 GT se convertirá en el coche más caro del mundo, solo lo dirá el mercado, pero se trata de la tercera unidad fabricada y que fue conducida por Phil Hill en la Targa Florio de 1962. 

Whitten lo ha tenido en su extensa colección hasta ahora y como lo ha utilizado en carreras sin alterar su estado original, el precio de este coche ha ido en aumento estos años. No se sabe si comprar el coche más caro del mundo es la mejor inversión que hacer con 48 millones, pero lo que parece seguro es que su precio no hará sino subir. 

Ferrari 250 GTO 1963

Patrick Ernzen ©2018 Courtesy of RM Sotheby's

"Estamos encantados con la rara oportunidad de ofrecer el legendario Ferrari 250 GTO en una subasta. Con la evolución de la tecnología y las normas de seguridad, el GTO es en esencia el último coche de pilotos de verdad, que marcó el final de una era en la que los conductores se ensuciaban las manos. Entonces podían sacar el coche de su garaje, conducir hasta el circuito, ganar la carrera y luego volver con él a casa", afirma Shelby Myers, especialista en clásicos de RM Sotheby's.

Te puede interesar