Euro 7: así es como Europa puede acabar con los coches diésel y gasolina en 2025

Coches circulando en carretera
Reuters
  • La norma Euro 7 se ha convertido en una amenaza para los vehículos de combustión, y dependiendo de la aplicación de la misma podrían incluso desaparecer en un plazo de 5 años.
  • Esta regulación va a endurecer los protocolos anticontaminación, afectando a la homologación de los motores de los automóviles. Así es como podría acabar con los coches diésel y gasolina en 2025.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace ya unos años que la Unión Europea trabaja  en la adopción de medidas para reducir las emisiones de CO2 de turismos y furgonetas, con el objetivo de reducir la contaminación cada vez más.

La normativa actual vigente a este respecto es la que se conoce como Euro 6, que se aplica a todos los vehículos registrados a partir del 1 de septiembre de 2015, obligándoles a emitir un máximo de 80 mg/km de óxido de nitrógeno (NOx), o 60 mg/km para los coches de gasolina.

Pero la regla está cerca de actualizarse, ya que la Comisión Europea trabaja en la futura normativa Euro 7, que si las previsiones se cumplen podría entrar en vigor en 2025, según apuntan algunos medios como Bild

Según estas fuentes, la Unión Europea piensa endurecer los requisitos de homologación de los motores de turismos y furgonetas, provocando incluso que el máximo de NOx que puedan emitir sea de 30 mg/km. Es decir, menos de la mitad que ahora para los diésel, y la mitad para los gasolina.

El plan estratégico de Repsol hasta 2025: 18.300 millones de inversión, más renovables y abre la puerta a un socio o al salto a bolsa de su división de energías limpias

Y puede ocurrir también que esas cifras sean todavía menores. Automotive News Europe  también explica que el Grupo Asesor sobre Normas de Emisiones de Vehículos (AGVES) está aconsejando a la Comisión Europea que el límite de emisiones de óxido de nitrógeno sea de entre 10 y 30 mg/km.

Además, también han propuesto reducir las emisiones de monóxido de carbono de cada vehículo a un máximo de entre 100 y 300 mg/km. Actualmente se sitúan entre 500 y 1000.

Los fabricantes que no cumplen estas normas tienen que enfrentarse a sanciones millonarias, por lo que deben adaptarse por completo a la ley.

Estos rumores ya han levantado revuelo en la industria, ya que se considera que los coches diésel y gasolina podrían dejar de ser rentables con estas medidas, y que tendrían que venderse a un precio que pocos clientes se pueden permitir para así compensar la inversión en tecnología.

La Asociación Alemana de la Industria Automotriz (VDA) ha explicado a Bild que la entrada en vigor de Euro 7, en las condiciones que se están estudiando, prohibiría de facto la venta de coches de combustión. 

 La parte más rica del mundo debe reducir su huella de carbono 30 veces para mitigar el cambio climático, alerta la ONU

La misma asociación también argumenta que una transición tan corta a la conducción eléctrica no es posible, ya que falta infraestructura para que este tipo de vehículos pueda sustituir por completo a los de combustión.

En cualquier caso, todavía hay que esperar a que la Unión Europea tome la decisión y apruebe oficialmente Euro 7 para conocer todas sus cláusulas al detalle, algo que no va a suceder hasta 2021. 

LEER TAMBIÉN: Las multinacionales son las culpables del 20% de todas las emisiones de carbono, según un estudio

LEER TAMBIÉN: ¿Vives en una zona con altos índices de contaminación? Así puedes comprobar la calidad del aire que te rodea

LEER TAMBIÉN: La contaminación del aire aumenta un 15% las muertes por COVID-19 a nivel mundial, alerta un estudio

VER AHORA: Instagram incorpora las pestañas de Reels y Tienda en su nuevo diseño