Los vehículos eléctricos serán pronto tan populares como los teléfonos inteligentes, según sus defensores, pero los fabricantes no han logrado sortear 2 problemas clave

Un hombre mira su móvil mientras carga un coche eléctrico en Sant Cugat del Vallés (Barcelona).
Un hombre mira su móvil mientras carga un coche eléctrico en Sant Cugat del Vallés (Barcelona).

Reuters/Albert Gea

  • Según algunas predicciones, los vehículos eléctricos se convertirán en un producto tan popular como los teléfonos inteligentes.
  • Sin embargo, la falta de variedad y comodidad frenan su crecimiento.
  • Los eléctricos necesitarán una década o más para superar a los vehículos de combustión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando Apple comenzó a trabajar en su proyecto de vehículo eléctrico en 2014, pareció validar la idea de que los coches eléctricos sucederán a los smartphones como la próxima gran tecnología que cambiaría el mundo. Según dijo en 2015 Jeff Williams, ejecutivo de la compañía dela manzana, el coche es que "el último dispositivo móvil".

Sin embargo, 7 años después, no existe el Apple Car, que según varios medios no llegaría, como pronto, hasta 2024. Entretanto, los vehículos eléctricos son apenas una pequeña parte de las ventas de vehículos en Estados Unidos y en la mayoría de paises.

Durante años, varios especialistas de la industria de la automoción han prometido que la revolución de los eléctricos está a la vuelta de la esquina, con compañías como Ford o General Motors en peligro de ser el próximo Nokia si no consiguen ir más allá de los motores de combustión interna.

Los teléfonos inteligentes necesitaron apenas 5 años para pasar de una cuota de mercado del 17% al 75% en Estados Unidos en la década de 2010.

Según varias predicciones, los coches eléctricos podrían seguir la misma trayectoria.

Una vez los costes de las baterías han reducido el precio de los coches eléctricos, las ventajas de cambiar a uno —más espacio de almacenamiento, aceleración más rápida, capacidad de recarga en casa— serían obvias.

2021 podría ser el año del despegue de los coches eléctricos: se espera que sus ventas crezcan un 70% solo en Estados Unidos

"La decisión entre tener un coche eléctrico o uno de combustión será similar a cambiar de un teléfono móvil tradicional a un smartphone, algo que ocurrió de forma natural", señalaban los autores de un documento de trabajo del Fondo Monetario Internacional en 2017. "Conforme los precios vayan igualándose a los del vehículo de combustión, la sustitución será rápida", añadieron.

Pero los vehículos eléctricos apenas supusieron el 2% de las ventas totales de coches en EEUU durante 2020. Y varias compañías alejadas de la industria, desde empresas tecnológicas a startups, han fallado al intentar replicar el éxito de Tesla. Mientras los eléctricos son claramente el futuro de la industria, no parece que haya iniciado su dominio del mercado.

Los coches eléctricos no han evolucionado como los teléfonos inteligentes por varias razones. En primer lugar, son más caros que los de combustión interna, los concesionarios no hacen ofertas tan agresivas por ellos porque les aportan menos ingresos por servicios, y los consumidores suelen confiar en sus coches durante más años que en sus teléfonos.

Pero los mayores problemas son 2: la falta de variedad y la menor comodidad que ofrecen a sus conductores.

Los fabricantes todavía no están ofreciendo a los consumidores una variedad de eléctricos asequibles en los dos segmentos más populares en Estados Unidos: los todocaminos (SUV) y las camionetas pickup.

"Por el momento no hay una variedad de eléctricos que cumplan las necesidades del mercado", admite Loren McDonald, responsable del blog EVAdoption, a Business Insider.

La factura medioambiental del coche eléctrico de la que no se habla: el impacto climático de sus materiales es mayor porque tienen más peso, debido a las baterías

Y aunque ya se pueden cargar en casa, es mucho menos cómodo recargar un vehículo en carretera que repostar uno de combustión interna. La infraestructura de recarga en Estados Unidos es relativamente pequeña (unas 32.000 estaciones, comparadas con las 150.000 gasolineras) y hay distancias muy amplias entre estaciones en algunas partes del país.

Incluso si hay estaciones de carga bien repartidas por tu trayecto, el tipo de cargador más habitual requiere más de 3 horas para llenar por completo la batería.

"Los smartphones no tenían este problema de autonomía, ni requerían el despliegue de una infraestructura", admite a Business Insider Gene Munster, socio director de Loup Ventures, que investiga sobre coches eléctricos y tecnología.

Las empresas del sector están trabajando en ambos problemas: la variedad de producto y los problemas de carga, pero pese a todo los expertos admiten que hasta la década de 2030 (si no más) los eléctricos no llegarán a ser la mitad de ventas de coches.

Y mientras llega ese tiempo, no es impensable que los actuales gigantes de la automoción sean desplazados por otras compañías, como Nokia y Blackberry lo fueron por Apple y Samsung.

Por el momento, ninguna gran tecnológica parece cerca de lanzar su propio coche eléctrico, y Tesla es el único fabricante estadounidense fundado más tarde de 1930 que está produciendo una cantidad relevante de eléctricos cada año.

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

La factura medioambiental del coche eléctrico de la que no se habla: el impacto climático de sus materiales es mayor porque tienen más peso, debido a las baterías

Un 70% de los puntos de carga de coches eléctricos instalados en la Unión Europea están concentrados en 3 países: los fabricantes llaman a la acción para evitar una Europa de dos velocidades

Desarrollan una batería para coches eléctricos capaz de lograr una carga completa en apenas 10 minutos

Te recomendamos

Y además