Los coches eléctricos ya no interesan: los inversores quieren oír hablar de software

Nora Naughton
| Traducido por: 
Coche Rivian

REUTERS/Joel Angel Juarez

  • Hoy en día no basta con un coche eléctrico para atraer la atención de Wall Street: el hype se ha desplazado al software.
  • El último acuerdo entre Rivian y Volkswagen muestra cómo han cambiado los intereses de los inversores.

Un coche eléctrico ya no basta para entusiasmar a los inversores de Wall Street: muchas empresas están ahora en igualdad de condiciones en cuanto a autonomía de los vehículos eléctricos, tiempos de carga y capacidad para producirlos en serie, lo que hace que los inversores busquen algo más que diferencie a un fabricante de vehículos eléctricos: el software. 

A la cabeza de este cambio en el interés de los inversores se encuentra, una vez más, Tesla

Este año, la desaceleración del crecimiento de las ventas de coches eléctricos ha acabado por afectar a la empresa automovilística de Elon Musk, por lo que el multimillonario ha puesto el acento en el potencial del software de Tesla para desarrollar una flota de robotaxis autónomos, lo que crearía una fuente de ingresos totalmente nueva justo cuando los ingresos por ventas se están reduciendo.

Los planes han ayudado a revertir una caída de varias semanas en el precio de las acciones de Tesla en bolsa. Musk ha vuelto a promocionar la idea de "una combinación de Airbnb y Uber" que permitiría utilizar los coches de los propietarios cuando de otro modo estarían estacionados. Eso les ayudaría a ganar valor con el tiempo, lo contrario de lo que suele ocurrir con los vehículos nuevos. 

A medida que la demanda de vehículos eléctricos disminuye y los planes de Tesla para un modelo más asequible se alejan,  los inversores se han fijado en los planes de Musk para la empresa en materia de software.

"La clave para las acciones de Tesla de cara al futuro es que la gente reconozca que Tesla tiene el software inteligencia artificial más infravalorado del mercado", escribió Dan Ives, un veterano alcista de Tesla, en una carta a los clientes. 

Tesla tiene programado un día en torno al concepto del robotaxi el próximo mes de agosto. Ives dice que "establecerá las bases hacia un futuro autónomo". 

Todos a bordo del tren del hype

Parece que los competidores de Tesla están reconociendo el mismo fenómeno de cambio en el ciclo del hype

Rivian, que se ha enfrentado a sus propios problemas con una caída del precio de las acciones y unos resultados financieros decepcionantes, está ahora en la cresta de la ola tras anunciar una colaboración de software con Volkswagen.

Las empresas han comunicado que Volkswagen realizará una inversión inicial de 1.000 millones de dólares en Rivian como parte de un acuerdo de desarrollo de software. Se trata de la segunda empresa conjunta de Rivian con un gran fabricante de automóviles desde que irrumpió en escena hace unos años. 

La primera fue una inversión de 500 millones de dólares de Ford para fabricar vehículos eléctricos. Rivian la anunció antes incluso de iniciar la producción, pero aquel acuerdo acabó fracasando y las empresas no llegaron a fabricar un coche juntas. 

Ahora, de cara a la segunda generación de su gama de camionetas y SUV, Rivian une fuerzas con Volkswagen para fabricar el cerebro del vehículo. Tras perder su esplendor posterior a la salida a bolsa, Rivian ha tenido dificultades para aumentar el precio de sus acciones en los últimos años a pesar de la buena demanda de sus coches y la buena acogida de los rediseños y nuevos modelos anunciados a principios de este año.

En una señal de que el tren del hype ha pasado de los vehículos eléctricos al software que los impulsa, las acciones de Rivian experimentaron una subida del 49% en las operaciones posteriores al anuncio del acuerdo con VW. 

Las startups de vehículos eléctricos siempre han seguido los intereses de Wall Street para recaudar dinero 

Las colaboraciones como la de Rivian y Volkswagen se han convertido en algo habitual en los últimos años y, aunque el contenido de estos acuerdos suele cambiar, la motivación sigue siendo la misma. 

El día después de que Rivian y Volkswagen anunciaran la asociación, John Murphy, analista de Bank of America, elogió el acuerdo como un movimiento inteligente para recaudar dinero para Rivian.

Murphy dijo que el acuerdo, por un total de 5.000 millones de dólares en inversión de VW a lo largo del tiempo, ayudará a Rivian a financiar la producción de la línea R2 en Normal, Il, así como una segunda fábrica en Georgia que albergará la plataforma de vehículos R3.

"Hemos asumido que Rivian necesitaría recaudar más capital, y la inversión de VW en Rivian resultará valiosa para ayudarle a alcanzar la escala necesaria y tener un flujo de caja positivo", escribió Murphy. 

Aunque el precio de las acciones de Volkswagen no ha disfrutado del mismo paseo triunfal que el de Rivian, los inversores están encantados de ver que el fabricante de automóviles alemán se centra en mejorar sus programas de desarrollo de software. 

El analista de JP Morgan José Asumendi ha calificado esta colaboración como "un paso positivo en la dirección correcta para acelerar la transición del grupo VW para convertirse en una entidad más ágil". 

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.