Pasar al contenido principal

El cohousing senior: ventajas y desventajas de esta alternativa de vivienda para mayores

Una pareja de jubilados en un teleférico.
music4life / pixabay

Dicen que la soledad es la enfermedad del siglo XXI. Hay incluso quien se refiere a ella como epidemia o plaga, especialmente cuando aquellos que la sufren son personas mayores. Frases grandilocuentes a un lado, lo que sí resulta innegable en este último caso es que hace tiempo que la ausencia de acompañamiento humano se ha convertido en un problema de salud pública y de organización residencial.

Baste un puñado de cifras para que te hagas una idea de la situación. La población nacional de más de 50 años ronda los 19 millones de ciudadanos, lo que significa más de un 40% del total. Asimismo, España cuenta en la actualidad con cerca de nueve millones de personas que rebasan los 65 años de edad.

Pero las previsiones auguran un diagnóstico todavía más grave: en 2066 serán más de 14 millones los individuos que estarán más allá de la actual edad de jubilación. Por si fuera poco, esa cifra representará más de un tercio de la población, que tendrá cinco millones y medio de integrantes menos, según las previsiones. Con todo, España cogerá seguramente el testigo de Japón como el país más envejecido del mundo.

Esa elevación de la esperanza de vida va unida, como ya se ha explicado, de la falta de acompañamiento entre personas. No en vano, cerca de dos millones de mayores viven solos, siendo siete de cada diez mujeres, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Leer más: Por qué sube el precio de la vivienda: 8 factores que encarecen los pisos

Así que la tesitura actual es que los mayores viven cada vez más tiempo y más solos. Si eres una de esas personas, ¿qué opciones de residencia tienes? Pues, obviamente, permanecer por tu cuenta, ir a vivir con familia o amigos, o trasladarte a una residencia. Al menos, son las tres posibilidades más habituales. Sin embargo, hay una cuarta vía que va tomando cuerpo progresivamente: el cohousing senior.

Qué es el cohousing 

El cohousing a secas surgió en la década de los 70 del siglo pasado en Dinamarca, teniendo también otro foco de nacimiento posterior en EE.UU., como un modelo de vida en comunidad. Se trata de combinar la residencia en grupo, con espacios comunes, manteniendo la privacidad en apartamentos particulares.

Esa forma de vida se popularizó rápidamente entre las personas mayores, que vieron en el cohousing una respuesta a sus especiales necesidades: conservar un ámbito propio, pero teniendo compañeros en la misma comunidad y, sobre todo, distintos servicios y actividades de ocio a su disposición.

Para que te hagas una idea de cómo funciona este modelo, el cohousing senior no implica la compra de la vivienda en la que residirías ni el alquiler de la misma, como ocurre, por ejemplo, en las distintas modalidades de VPO, sino la formación de cooperativas en régimen de cesión de uso.

De este modo, el futuro residente adquiere el derecho para utilizar tanto la vivienda como los espacios comunes, quedando la propiedad del inmueble en manos de la cooperativa. Eso sí, ese derecho vitalicio puede ser transmitido o heredado.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes

Ventajas del cohousing senior

Si estás pensando en vivir bajo esta fórmula de vivienda colaborativa, ten en cuenta los siguientes aspectos positivos.

  • Es autopromovida, codiseñada y autogestionada. Es decir, que puedes unirte a quien quieras, edificar la comunidad como desee el grupo y establecer los derechos y obligaciones que os parezcan.
  • Al ser en régimen de cooperativa, su precio suele ser asequible. Más aún si la comunidad se edifica en suelo público, opción que es posible tanto en cesión como en régimen de arrendamiento por parte de una administración municipal. Lo habitual es un pago al principio entre todos los cooperativistas y después, mensualidades.
  • Como ya se ha explicado, los apartamentos son privados: individuales, para parejas, hermanos, amigos, etc.
  • Las zonas comunes están pensadas para el disfrute de los residentes y para tratar de que ayuden a la relaciones sociales y al ocio.
  • El cohousing no es como una residencia, ya que no se trata de una habitación para cada cual y una serie de estancias comunes. Además, los horarios para las comidas, ver la televisión o realizar la actividad que fuere no son tan rígidos: en estas coviviendas cada uno se organiza como considera.
  • Muchas personas mayores tienen su vivienda en propiedad. Si es tu caso y optas por el cohousing senior, puedes ponerla en alquiler.
  • Respecto a una vivienda al uso, el cohousing senior incluye distintos servicios en función de cada cooperativa; los más habituales son:
    • Servicio de cocina, comedor y limpieza.
    • Enfermería 24 horas.
    • Lavandería y planchado.
    • Guardias y sistemas de seguridad.
    • Coordinador de actividades físicas y ocio.

Desventajas del cohousing senior

A primera vista puede parecer que el régimen de covivienda es idílico, pero tiene también sus pegas:

  • Ya hemos mencionado que resulta habitual entre las personas mayores poseer una vivienda. Obviamente, si te decantas por el cohousing senior, deberás dejar de vivir en ella, aunque no tienes por qué venderla. 
  • Los proyectos de cohousing senior no abundan por el momento, así que es posible que te toque desplazarte a vivir a otra zona, que puede ser más o menos cercana a tu lugar habitual de residencia.
  • Un número importante de personas mayores se queja de la soledad que sufre. Sin embargo, si eres muy celoso de tu privacidad y prefieres ir a tu aire, el cohousing senior seguramente no es para ti.

El cohousing senior en España

El modelo de covivienda no está todavía desarrollado a escala nacional. Apenas hay una docena de comunidades cohousing senior en funcionamiento, aunque sí hay más vivienda colaborativa centrada en otros colectivos.

En la fórmula dedicada a los mayores existen algunos ejemplos en Barcelona, Tarragona, Madrid, Valladolid, Cuenca, Cáceres, Jaén y hasta tres en Málaga, que es la provincia en la que más se está apostando por el cohousing senior.

Te puede interesar