Pasar al contenido principal

La colección Join Life de Zara no es tan sostenible como parece: el sueldo de los trabajadores que la fabrican es de 2,10 euros por prenda

Fábrica textil en Dhaka, Bangladesh
Fábrica textil en Dhaka, Bangladesh Reuters
  • Las grandes compañías de fast fashion, como H&M o Inditex, han comenzado a lanzar colecciones para lavar su imagen hacia una más sostenible.
  • Un estudio concluye que las prendas de la colección sostenible de Zara, Join Life, no son tan inocuas ya que los trabajadores de las fábricas continúan siendo los más perjudicados, con sueldos tan bajos que apenas pueden vivir de ellos.
  • Según las estimaciones de Public Eye, el sueldo del conjunto de trabajadores que entraron en la cadena de producción de una sudadera de la gama Join Life fue de 2,09 euros.
  • Inditex desmiente que las cuentas de este grupo especializado en derechos humanos sean correctas. Te contamos los detalles.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta, sólo por detrás de la energética. Será por ello que las grandes cadenas de moda rápida han comenzado a lanzar colecciones para lavar su imagen hacia una un poco más verde. Lo ha hecho Inditex pero también otros gigantes del fast fashion como H&M en un intento por atraer a una red de consumidores más concienciados con los derechos humanos y el medio ambiente.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Y es que una reciente investigación revela que las prendas con el sello de sostenibilidad que vende la gama Join Life de Zara no son tan inocuas como parecen. El eslabón más débil, de nuevo: los trabajadores del textil, apunta el estudio que llevó a cabo Public Eye, un grupo de investigación suizo especializado en derechos humanos y corrupción que analizó la cadena de producción de la marca. La conclusión es contundente: 2,10 euros es el sueldo del conjunto de empleados implicados en toda la cadena de producción de una sola prenda. 

Se centró, este equipo, en seguirle la pista a una sudadera de la línea Join Life de Zara, desde la recogida de la primera bola de algodón a la fábrica que estampa las letras al final. Y la investigación, finalmente, concluye que esta prenda no solo fue elaborada de la mano de proveedores que ocupan los primeros puestos en las listas de auditorías sino que, además, los sueldos de los trabajadores son muy bajos. 

La transparencia tras las cifras...

Para poner sobre la mesa la transparencia del gigante de la moda, Public Eye pidió a Zara información sobre las compañías implicadas en las fabricación de sus prendas. Hubo suerte y, si bien el jefe de sostenibilidad de Inditex le dio los nombres de estas empresas, descartó puntualizar su ubicación. Con todo, Public Eye afirma que fue sencillo dar con las fábricas proveedoras de Zara. 

Zara tampoco quiso dar respuestas concretas acerca de cuál es el sueldo que paga sus proveedores. Así es que Public Eye se lanzó a visitar las fábricas textiles y descubrió que, por ejemplo, la instalación que se encargó del corte y la confección de las sudaderas recibió un pago 1,5 euros (9 liras turcas) por cada prenda. 

Leer más: Uterqüe y Stradivarius: las cadenas de Inditex que más crecen en el primer semestre aunque Zara sigue siendo la estrella

Public Eye estimó los costes de producción una sudadera de la mano de otras organizaciones que luchan por los derechos de los trabajadores como Clean Clothes Campaign o Le Basic, considerando que su precio de venta puede oscilar entre los 25,95 euros en España y los 39,50 euros en Suiza. Las conclusiones apuntan a que por cada sudadera, Zara obtuvo unos 4,20 euros de beneficios antes de impuestos.

Si los costes de producción de cada prenda fueron 7,76 euros, el sueldo del conjunto de los trabajadores que entraron en la cadena de producción, desde los productores de algodón en la India a los trabajadores de los hilos en Turquía, se quedó en torno a 2,09 euros. En cualquier caso, todos los trabajadores juntos cobrarían por cada prenda una cifra inferior al margen de beneficio que Zara obtiene por ella. 

El desglose de los salarios por cada eslabón de la cadena daría el siguiente cuadro: los productores de algodón cobrarían 0,21 euros, los trabajadores que separan la semilla de la fibra cobrarían 0,01 euros, los que fabrican los hilos, 0,06 euros, los que fabrican el textil 0,62 euros, los empleados de confección, cortar y coser 1,10 euros y los de la impresión 0,09 euros. Lo que resulta en un total de 2,09 euros por cada sudadera entre todos los empleados. 

Al analizar los costes derivados de la producción de esta sudadera con capucha, el estudio de Public Eye hace hincapié en que los salarios de los empleados de las fábricas no alcanzan para vivir. A la luz de tales cifras, la investigación pone de relieve que la retribución de los empleados debería duplicarse o triplicarse para cumplir con los estándares de conducta que establece la propia Zara de cara a sus proveedores.

Leer más: Qué es Uniqlo, el gigante japonés de la moda que aterrizará esta semana en Madrid para competir con Inditex y H&M

Pese a ello, Zara se escuda en la falta de precisión del estudio. La cadena estrella de Inditex afirma que produce el 57% de sus prendas en Turquía, Portugal, España y Marruecos, pese a que muchas compañías de moda tienen sus fábricas de producción en el Sudeste Asiático. 

El eslabón más débil de la cadena: los trabajadores

El estudio concluye así que, incluso en la fabricación de la línea Join Life de Zara, que lleva por bandera la sostenibilidad, la presión sobre los precios de los productores es tan grande que quienes pagan el precio más alto por las ganancias de Inditex son aquellos que lo hacen posible en negocio en primer lugar, es decir, los empleados de las fábricas. 

Es más, Public Eye argumenta que el modelo de negocio de Zara fue diseñado para mantener los precios bajos. Tanto, que las cifras de la compañía prosperarían a expensas de los empleados de las fábricas.

Leer más: Primark avanzará en España y Francia para comerle terreno a Zara y H&M aunque alerta de una reducción de márgenes por los tipos de cambio

Inditex se defendió argumentando que los cálculos en los que se basa Public Eye son inexactos. Los precios de aprovisionamiento de Inditex son superiores a los mencionados en el informe, aseguran desde la compañía de Amancio Ortega, defendiendo que el sueldo de los trabajadores de estas fábricas también es más elevado que las cifras que menciona el informe. El gigante de la moda añadió que las fábricas cuentan con representantes de los trabajadores implicados en la defensa de los derechos sociales y laborales. 

No obstante, Public Eye advierte de que no fue Zara o Inditex quien contrató a las fábricas directamente. En su lugar lo hizo un intermediario llamado Spot Tekstil, que tampoco tiene poder para fijar los salarios sino que lo hacen los gobiernos locales. Con todo, los sindicatos apuntan que compañías como Zara pueden empeorar las condiciones de los salarios a través de la presión que ejercen sobre sus proveedores. 

Y además